Novedades
Clases de Hogwarts
Oclumencia [Inscripciones] Vuelo [Abierta]Vuelo [Inscripciones] Astronomía [Abierta]Pociones II [Inscripciones] Clase [Estado]Astronomía [Inscripciones] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]
Censo del Foro
09
06
10
10
01
13
00
29
20
Novedades
21/01
Apertura del Foro! Hay Personajes Canon disponibles. Recuerda que puedes pedir cualquier apellido Canon de la saga.
30/01
Nueva entrega de 'El Profeta' y 'Corazón de Bruja'. Se han abierto los eventos y mini-tramas. No olvides pedir tus banderines.
28/02
Trama Global #1: 'Día de San Valentín'. Finalizada!
15/03
Awards de Marzo: Abiertos! Nuevas ediciones del Profeta y Corazón de Bruja. Nuevos Eventos Abiertos.
29/03
Mini-Trama 'Una mano a la comunidad' Finalazada, gracias por participar!.
02/04
La Mini-Trama 'De vuelta a la normalidad' continua, !ah comenzado un ataque en Hogsmeade!
Playlist
Puntos y Premios
Puntos de las Casas
Gryffindor: 20200
Hufflepuff: 6350
Ravenclaw: 21200
Slytherin: 16620
Jefes de las Casas
APELLIDO, Nombre
[Gryffindor]
APELLIDO, Nombre
[Hufflepuff]
DELACOUR, Gabrielle
[Ravenclaw]
APELLIDO, Nombre
[Slytherin]
Menciones Especiales
WEASLEY, Dominique
[PJ. Femenino]
ROVENSKY, Robin
[PJ. Masculino]
POTTER, James
[PJ. Destacado]
WEASLEY, Rose
[Mejor User]
WEASLEY, Rose
[Mejor Roler]
LONGBOTTOM, Alice
[Mas Popular]
ROVENSKY, Robin
[Mas Travieso]
MALFOY, Scorpius
[Mas Malvado]
FINNIGAN, Fiorella
[Mejor Jugador]
Guía de Usuarios
Tumblr
Facebook
Últimos temas
» Cierre del Foro
31st Mayo 2015, 7:27 am por Robin Rovensky

»  •Mini-trama: ¡Comida que no corre, vuela!
30th Mayo 2015, 7:46 am por Harlem Sonke

» El precio de la libertad [Robin]
30th Mayo 2015, 7:31 am por Robin Rovensky

» Cuidado con el ¿gato? // Brunette Moreau
16th Mayo 2015, 12:35 pm por Brunette Moreau

» Manos a la obra » Heeni A.
14th Mayo 2015, 2:07 am por Rose M. Weasley

» ciudad silenciosa, elite
13th Mayo 2015, 4:31 pm por Invitado

» Tokio University *Af. Normal*
13th Mayo 2015, 7:01 am por Invitado

» How long it's been? // Joanna Miller
12th Mayo 2015, 10:56 pm por Richard V. Malloy

» Fiendfyre | Afiliación Normal (Cambio de Botón).
11th Mayo 2015, 2:19 pm por Cunning

Hermanos
Directorios
Elite [55/55] {CERRADO} Última Limpieza 07/04

La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 28th Febrero 2015, 10:54 am

Sábado 28/02 12:03h
Pasillo cuarta planta
Llevando uniforme + libros

Brunette se levantó como cada día, fue a desayunar en el gran comedor junto a sus compañeras de habitación y luego decidió irse a estudiar a la biblioteca. Hoy era sábado por lo que tenía todo el día libre, pero había pensado en que si iba a estudiar por la mañana ya lo tendría todo hecho y tendría todo el fin de semana para disfrutarlo sin tener que preocuparse por los deberes. Así que así lo hizo, mientras sus compañeras iban a Hogsmeade, ella prefirió quedarse en el castillo.

Fue directa a la biblioteca, había que aceptar que no era de sus lugares favoritos, pero le gustaba pasar tiempo de vez en cuando allí. Era genial entrar allí sin escuchar ningún murmuro de nadie, se podría quedar simplemente en la sala común a hacer los deberes, pero el ambiente de la biblioteca era muy relajante y no había comparación. Estuvo allí una hora larga, casi dos, hasta que se cansó, finalmente había terminado toda su tarea. Recogió sus cosas y se fue del aula.

Cuando terminó de cerrar la puerta-lo hizo poco a poco para no dar un golpe muy fuerte, por eso tardó unos segundos- suspiró y se colocó bien los libros y pergaminos, cogiéndolos con las dos manos y poniéndolos delante suyo.
Decidió empezar a caminar hacia su sala común para ir a guardar el material y de paso quedarse un rato allí. No tenía nada mejor que hacer, de momento.
Los pasillos estaban igual de tranquilos que la biblioteca, podía ver algun que otro estudiante pasear por ahí, pero no era lo mismo que un día de clases normal y corriente. La mayoría de alumnos preferían alejarse un poco del castillo y hacer algo diferente de lo normal y es que la rutina terminaba por cansar. Hogwarts no era una prisión, pero pasar casi todo el año dentro de un castillo, por muy grande que fuera, cansaba. Además, que si no te caían bien tus compañeros por x razón, los tendrías que aguantar durante 7 años y estar con alguien que no te cae bien no era muy agradable.

La Slytherin iba caminando tranquilamente cuando el silencio del pasillo se rompió por completo. Se oían unos pasos apresurados a lo lejos del pasillo, alguien estaba corriendo. A los pocos segundos pudo ver una forma de una persona que se acercaba con rapidez hacia donde estaba ella. Solo pudo ver el color rojo de su túnica. Gryffindor tenía que ser.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 28th Febrero 2015, 12:15 pm

Lo había vuelto a hacer, se dijo Robin exasperado mientras corría a los pasillos por toda velocidad.

Aquel día era sábado, y no tenía nada que hacer. Normalmente, Robin no podía preocuparse menos por sus resultados académicos; nunca hacía sus deberes y faltaba a clase continuamente; pero una vocecita en su cabeza llevaba tiempo susurrándole que estaba en quinto, que aquel año tenía exámenes importantes, y que debería ponerse a estudiar un poco de vez en cuando. Cediendo por fin ese día a aquel interminable runrún, Robin había sacado los libros y se había sentado en su Sala Común a mirarse el de Encantamientos.

Por supuesto, después de media hora de leer insufribles decripciones de hechizos, una tras otra, Robin había decidido que aquello era absurdo, y que estudiaría mucho mejor tratando de practicar alguno de aquellos encantamientos por sí mismo. Así que no se le había ocurrido nada mejor que ir hasta la galería de armaduras y tratar de encantar dos armaduras para se pegasen entre sí, estilo lucha libre no menos. No había sido fácil, por supuesto, pero tras algo de tiempo, y mucho desbarajuste, las dos antiguas armaduras irrumpieron en el pasillo, tratando cada una de hacerle una llave y romperle el "cuello" a la otra.

Entonces había aparecido Argus Filch.

Robin, como es natural, no se había quedado ni un instante a escuchar lo que el celador tenía que decir sobre su magnífico invento; había puesto pies en polvorosa y echado a correr pasillo arriba tan rápidamente como pudo. El señor Filch lo había perseguido, por supuesto, y ahora corrían los dos alocadamente por el laberinto que era Hogwarts.

- ¡Esto no es culpa mía! Sabe usted que tengo TDA, ¿verdad? -gritó Robin a su perseguidor- O quizás era TDH.

Obviamente, ninguna de las dos cosas era verdad; lo único que Robin tenía eran complejos y desfachatez. Pero merecía la pena intentarlo, aunque, por supuesto, no funcionó. Por suerte, el viejo Filch y sus temblequeantes rodillas empezaron a quedarse atrás, y al cabo de poco Robin constató que ya no lo perseguía. No obstante, era consciente de que eso no quería decir que se hubiera dado por vencido; al contrario, Filch sabía perfectamente quién era él, y no tenía necesidad de competir con él en esa clase de alocada carrera. Lo más probable era que más tarde, cuando Robin volviese a la Sala Común, se lo encontrase delante, dispuesto a hacer caer sobre él todo el peso de la ley.

- ¡Eh, Filch! -gritó al aire, una vez estuvo seguro de que el conserje no le oía- Qué injusta es la vida, ¿verdad?

En ese momento vio que alguien se acercaba por el pasillo en dirección contraria, y tras un instante reconoció a la señorita Moreau. Robin frenó en seco, y consiguió detenerse justo un palmo antes de atropellarla; en ese caso probablemente los dos habrían acabado en el suelo, con todos los libros que ella transportaba desperdigados por ahí, y eso habría sido una escena muy propia de un encuentro en una película romanticona, pero no pegaba mucho allí.

- ¡Hey! -la saludó, e hizo un gesto como si sacara un florete y lo apuntara hacia ella- ¡No queda sino batirse! -exclamó, y después de eso se dobló hacia delante, jadeando e intentando recuperar el aliento tras tanta carrera.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 28th Febrero 2015, 1:06 pm

Cuando finalmente pudo reconocer a la persona Gryffindor, se dio cuenta de que era Robin, un chico de la casa Gryffindor que conoció en un castigo que les puso el señor Filch. El único castigo en que ella había estado, para ser exactos.

El chico se paró en seco antes de llegar a chocar con Brunette y la saludó.-Hey-Dijo lo mismo para contestarle. Solo habían hablando una vez y no había sido un diálogo muy extenso, así que prácticamente no se conocían de nada.

El chico se puso en una posición algo rara, parecía un jugador de esgrima apuntando con su arma invisible a la Slytherin, que esta se había quedado sin saber que hacer. Apretó sus libros con sus brazos, para que estos no cayeran.
Segundos después el chico dijo la misma frase que le había dicho en el baño de Myrtle. Debía ser su frase favorita o algo así, porque ya iban dos veces, tal vez lo decía expresamente para recordar el otro día o simplemente porque quedaba bien por la ocasión.-¿Batirnos contra quién, don Francisco? Contra la estupidez, la maldad, la superstición, la envidia y la ignorancia, que es como decir contra España, y contra todo.-Se sabía la frase de memoria, como muchas otras de literatura Española-Las aventuras del capitán Alatriste-Terminó por decir el nombre del libro-Aunque estuve buscando sobre esta frase y hay una canción sobre ella del mago de Oz, pero para ser sincera, nunca he visto la película ni tengo idea de que trata-Comentó la chica.

-Eh, puede bajar el arma, que no voy a atacarle-Dijo medio bromeando, sin estar segura de sus palabras. Era lo único que se le podía haber ocurrido decir en ese momento.

Pensó en que el chico seguiría su camino, pero se quedó delante de ella intentando recuperar las fuerzas de tanto correr-¿Cansado?-Preguntó la chica, aunque era obvio que si. -¿Porqué tanta prisa?-Volvió a preguntar la chica. Seguramente corría por alguna razón. ¿no?
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 28th Febrero 2015, 7:50 pm

- ¿Batirnos contra quién, don Francisco? Contra la estupidez, la maldad, la superstición, la envidia y la ignorancia, que es como decir contra España, y contra todo. -completó la Slytherin la cita del joven, después de mirarlo con una cara un poco rara.

Robin se quedó cortado por un momento, y después se echó a reír a carcajadas.

- ¡Era eso! -exclamó- ¡Claro que era eso! Ya me parecía a mí que esa frase no era de Scaramouche, pero no me acordaba. Un punto para la señorita Moreau -concedió, quitándose un sombrero imaginario y haciendo una reverencia.

La chica agarraba sus libros como si temiese que fuera a quitárselos; y, teniendo en cuenta la fama de Robin, a este eso no le extrañaba nada. Hizo un comentario sobre que podía bajar el arma (también imaginaria), y en general parecía algo confusa con lo que de Robin le estuviera hablando sin que se conocieran prácticamente de nada. No es que eso molestase a Robin; si le diesen un céntimo por cada vez que incomodaba a alguien... tendría bastantes céntimos. Quizás hasta suficiente para comprarse un bocadillo.

- ¿El mago de Oz? -preguntó a su vez, desconcertado- ¿Ese no era el que devolvía a Dorothy a su casa? No sabía que en esa película también se batían en duelo. Definitivamente, tengo que volver a verla. -parloteó, y después añadió- Tranquila, mujer, no vengo a asaltarte y a robarte los libros. Ya sé que alguna gente dice que siempre estoy robando cosas, pero no es verdad; solo lo hago de vez en cuando, y, déjame asegurarte, pese a que últimamente parezco un adicto a la literatura con tanta cita, los libros no son la primera entrada en mi lista de objetos favoritos para hurtar. -comenzó a divagar por su cuenta- No me malinterpretes, no intento quitarle valor a los libros como transmisores de cultura, y todo eso, pero siendo honestos ya puestos prefiero birlar algo con un valor monetario algo más elevado. ¡Ja! ¿Puedes creer que acabo de utilizar la expresión "valor monetario elevado"? Parezco un maldito adicto a la literatura, ya te lo decía yo.

La chica se interesó entonces por el motivo de su carrera. Robin recordó a Filch, y volvió la cabeza, oteando el pasillo por si volvía a aparecer; pero no, parecía que no lo había seguido hasta allí.

- Poff, si yo te contara -dijo- . Digamos que las reglas de este colegio no son muy comprensivas con el estudio creativo. De hecho, lo mejor será que nos movamos de aquí cuanto antes... ¿Hacia dónde ibas? Te acompaño.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 1st Marzo 2015, 2:26 pm

La Slytherin sonrió ante la respuesta del muchacho. Era una cosa muy tonta, pero le hacía gracia -Gracias-Dijo toda orgullosa.
-Si, si, encontré que era una canción dentro de la película, pero puede que esté equivocada, tampoco ni se quien es Dorothy ni nada sobre la pelicula, asi que no lo se exactamente..-Respondió la muchacha.

-¿Y quien ha dicho que yo crea que vayas a robarme los libros?-Dijo algo confusa después de que el castaño hiciera su monólogo.-Pero ahora en adelante, voy a mantener mis cosas a salvo. Gracias por la información-Bromeó. No se imaginaba al gryffindor robando cosas para ser sincera, la primera razón era porque era Gryffindor y nunca se había visto a un Gryffindor robar, eso era más de Slytherins y la segunda y última razón era que solo un tonto diría que robaba cosas, porque si realmente robabas no lo ibas diciendo por ahí. Aunque el chico parecía estar siendo sincero, algo habría robado, pero cosas muy tontas sin importancia. Como todos hacíamos en algún que otro momento, o eso creía ella.-Aunque no creo que ni tu ni nadie en su sano juício quiera robar un libro de Historia de la Magia..-Dijo ella, que era el libro que llevaba ahora mismo encima. El libro de Historia de la Magia era el más grande y pesado de todos los libros de las materias que se impartían en Hogwarts y es que la materia era igual de pesada que el libro, pero a Brunette le gustaba esa materia. Para muchos alumnos era la peor materia de todas, pero para Brunette la historia-de la magia o del mundo muggle- era como si leyeras un cuento, muy extenso, pero un cuento al fin y al cabo.
-Parece más que te hayas leído un libro muggle sobre economía-Añadió.

El chico respondió a la pregunta sin dejar clara la respuesta y Brunette entendió como que no quería decirlo. Luego le preguntó acerca donde iba-No creo que a donde voy sea el mejor lugar donde un Gryffindor con fama de hurtador pueda ir, más bien, es el peor-Contestó refiriéndose a la sala común de Slytherin-Pero de aquí a allí hay bastante trozo, así que puedes acompañarme-Y dicho esto, empezaron a caminar.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 1st Marzo 2015, 4:22 pm

Brunette Moreau no parecía muy habladora; y, lo que es más, aparentemente se estaba tomando todo lo que Robin decía con una pizca de sano escepticismo. Tanto, que Robin se picó un poco, y se preguntó si conseguiría tirarle de la lengua a la chica y hacerla hablar.

- Sí, deberías hacerlo -contestó con buen humor al comentario de ella de que a partir de ese momento procuraría mantener sus cosas a salvo- . Aunque no te servirá de mucho -añadió, medio en broma, medio en serio.

Ella le informó entonces de que se dirigía a la Sala Común de Slytherin, y sugirió que no era el mejor lugar para un Gryffindor, aunque no se opuso a que la acompañara. Robin se encogió de hombros.

- Estupendo, vamos -dijo- . De todas maneras, no puedo volver a mi Sala Común hasta dentro de un buen rato... o, preferiblemente, nunca, así que no tengo mucho que hacer. -soltó otra carcajada, mientras empezaban a andar- En serio, detesto las normas de este colegio. ¡Son tan absurdas! El mundo mágico en general es tan absurdo. Es como si hubieran sacado a toda esta gente del siglo diecinueve y la hubiesen colocado aquí, tal cual... Bueno, no es para tanto, pero ya entiendes la idea. A veces me pregunto, ¿pero qué pasa aquí? ¿De qué va todo esto? Es desesperante. -barbotó, aunque en un tono de voz tan animado que parecía que en vez de sobre algo desesperante estuviese charlando de su afición favorita. Pero entonces se dio cuenta de que otra vez estaba moviendo la boca y haciendo salir sonidos de ella, y que si lo que pretendía era hacer hablar a Brunette, no iba por buen camino.

La observó disimuladamente por un momento, mientras ambos caminaban lado a lado. Era una chica relativamente guapa, probablemente de su misma edad, y con todo el aspecto de ser una alumna excelente en todos los sentidos. Robin reflexionó por un momento; no sabía mucho de ella, y no sabía si ella se había criado como muggle (lo que indicaba el que conociera películas como El mago de Oz, entre otras cosas) o como bruja, en cuyo caso todo lo que acababa de decir estaba realmente fuera de lugar.

- Pero dime tú, ¿qué te parece todo esto? -preguntó, pues- ¿Cuándo supiste que eras bruja? ¿Y por qué estás en Hogwarts con ese apellido francés? Cuéntame.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 1st Marzo 2015, 6:48 pm

-¿Y porque no puedes entrar?-Preguntó. Al menos en la sala común de Slytherin se podía entrar cuando quisieras y tenía entendido que en las otras salas comunes también.

Pensó unos segundos lo que había dicho el Gryffindor. Ella no encontraba las normas de la escuela absurdas, solo eran eso, normas que habían que cumplirse, pero eran normas normales y corrientes, como en todas las escuelas. No había nada en especial que fuera diferente-Yo no lo veo tan mal, son normas corrientes, como llevar siempre el uniforme bien puesto, atender a clases o no correr por los pasillos-Y cuando dijo eso último, miró de reojo al muchacho, como una indirecta.

Asintió con la cabeza cuando el muchacho habló sobre los magos y el siglo XIX, estaba totalmente de acuerdo-Sobre lo que dices, tengo una teoria sobre ello. Yo creo que siempre que hay avances científicos, sociales etc.. es porque la gente busca una mejor calidad de vida ¿no? Entonces, si un muggle quiere que se le limpien los platos solos ¿Como lo hace? Pues crea el lavaplatos, en cambio, si un mago  quiere que se limpien los platos solos, solo realiza un hechizo y lo tiene hecho. Los magos no han abanzado tanto, tecnologicamente hablando, porque no han tenido esa necesidad de crear algo mejor para tener más calidad de vida porque ya la tienen. Los muggles han tenido que sustituir esa magia que les falta por la tecnologia. Y no siempre que hablamos de un siglo posterior a otro equivale a un siglo mejor que el de antes, como por ejemplo las épocas clasicas-DIjo refiriéndose a los Romanos y Griegos-Con la edad medieval. La edad medieval va después y fue peor, cultural, social y tecnologicamente hablando. Es lo que creo yo-Comentó ella. No defendía ni a los magos ni a los muggles, simplemente sacaba las cosas buenas y malas de cada parte, siendo realista.

Tras su gran monólogo explicando su teoria-que podía estar mal y seguramente lo estaba, porque ella solo tenía 15 años y no sabía prácticamente nada y menos para hacer una teoría-siguieron caminando tranquilamente hasta que Robin volvió a hablar.

¿El qué le parecía?-¿El que? ¿Hogwarts?-Empezó-Me gusta bastante-
Y luego respondió  a la pregunta del muchacho-Uh, la verdad es que no me acuerdo muy bien.. tenía cinco años, de eso me acuerdo. Había muchas probabilidades de que fuera maga, fue algo gracioso, porque estaba en casa de mi tía, que tiene un jardín enorme de plantas y me encantaba ayudarla a plantar plantas y un día me pusieron de debres en la escuela de plantar una plantita con unas lentejas. ¿Sabes lo típico de que cada niño de la clase tiene que llevar su plantita, la dejan en un sitio de la clase y al cabo de unos meses las plantas crecen? Pues eso mismo teníamos que hacer. Entonces con mi tía plantamos la lenteja y me pasé el día llorando porque la planta no crecía y para mañana había que traerla crecida. Mis padres me dijeron que no, que eso era imposible, pero yo siendo tozuda hice crecer la planta con magia, y eso es todo-Terminó de hablar cuando se dio cuenta que había hablado un montón, algo no demasiado propio de ella.
-Creo que te estoy aburriendo..-Comentó. Y es que explicar la historia de una niña de cinco años no era lo más apasionante del mundo, para ser sinceros.

-¿Y que hay de tí?-Preguntó, haciendo ver que se había olvidado de la otra pregunta. Pero no se había olvidado.

Off-rol:
TOMA MONÓLOGO xDDD Lo siento por la largura del post, se me fue de las manos.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 1st Marzo 2015, 7:54 pm

((OFF: Tranquila, si para eso estamos aquí... y a mí también me están saliendo unos posts un poco kilométricos xD))

Robin carraspeó cuando Brunette le preguntó por qué no podía entrar a su Sala Común.

- Verás... -musitó- No es que lo que es entrar, no pueda entrar, pero seguro que en la puerta está esperándome mi querido amigo Filch, y si llego antes de que se aburra y se olvide me tocará otra vez limpiar retretes, fregar cagadas de fénix y abrillantar las armaduras que me he cargado. Aunque eso último haya sido por el bien de la Ciencia -se defendió, con un sonoro suspiro.

No se le escapó la mirada que le dirigió ella mientras defendía las normas de la escuela. Se creía que era un alborotador y un zopenco, ¿eh? Bien, tenía toda la razón, y él mismo lo pensaba. Pero eso no lo hacía ver las reglas con mayor simpatía; al contrario.

- ¿Llevar el uniforme bien puesto? -protestó, y se llevó la mano al cuello; ni siquiera sabía dónde había acabado su corbata- ¿A quién le importa eso? Es una tontería como la copa de un pino. Y luego está todo lo de no salir por la noche, y no andar por este pasillo, y no consultar esta sección de la biblioteca... si tienen libros tan peligrosos que no quieren que nadie los consulte, ¿para qué los juntan todos en una sección de una biblioteca escolar? Si esto fuera Mugglelandia, al primer chaval que se hubiera colado allí y le hubiese pasado algo al colegio se le habría caído el pelo. Pero aquí no; aquí pueden hacer con los estudiantes lo que les apetece, más o menos.

Escuchó con atención la teoría de la chica. Le pareció que lo que dijo tenía sentido, y asintió con entusiasmo.

- Quieres decir que la sociedad mágica está estancada -resumió- porque al no necesitar que avance la tecnología, tampoco avanza la sociedad, ¿no? Podría ser. Explicaría muchas cosas, desde luego -rió.

Entonces, pasaron a otro tema. Robin, bastante satisfecho por haber conseguido que Brunette soltase no solo una, sino dos parrafadas, atendió sonriente a la historia de cómo la chica había hecho crecer unas lentejas a la edad de cinco años. No le explicó qué hacía en Hogwarts, eso sí.

- Eso es bastante interesante -sentenció él, cuando ella terminó- . Parece que hay aquí mucha gente con un montón de talento, que empezó a hacer magia o a jugar al Quidditch con muy poca edad. Hace poco me encontré con una chavala que me dijo que su hermano de cinco años volaba mejor que yo... -se tapó la boca para no reírse, recordándolo- Yo no me enteré de que era mago hasta que llegó la carta de Hogwarts. Mi madre sabía que mi padre lo había sido, pero a nadie se le había ocurrido que yo podía serlo también; y entonces llegó la maldita carta y mi madre estuvo a punto de empaparla en vodka y quemarla en la hornilla de gas, y menos mal que no lo hizo porque aquello podía haber acabado muy mal. -se encogió de hombros, divertido ante la idea- Al final, mi madrina la convenció de que me dejara venir, porque entonces tendría una buena educación y me podría hacer dentista, y lo de ser dentista es para ella como el súmmum de la carrera profesional de una persona, me imagino.

La pobre Odette Legoberg no tenía en ese momento una idea muy concreta de lo que era Hogwarts, se dijo Robin, y para él que seguía sin tenerla; pero la intención era lo que contaba. El chico apartó esos pensamientos de su mente rápidamente, y se volvió de nuevo hacia Brunette:

- Pero ¿tú no eras francesa? Digo yo, con ese apellido. ¿Por qué te has venido tan lejos? ¿Es que no hay escuelas de magia en Francia?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 2nd Marzo 2015, 3:32 pm

-Debes tener mucha práctica ya ¿no?-Dijo ella. No bromeaba, simplemente se lo preguntaba, porque había oído por ahí -y con lo que le estaba contando el chico y el hecho de haberselo encontrado en el castigo del baño de Myrtle- que el chico era algo propenso a saltarse las normas. ¿Para que existían las normas? Para romperlas, claro estaba, no para acatarlas, no..

Se encogió de hombros, a ver, llevar el uniforme bien puesto no era lo más importante que hacer, pero si era un pilar fundamental, o almenos así lo creía Brunette. Lo primero que veían de ti era tu aspecto físico y para hacer cualquier cosa habías de estar mínimamente presentable. Y era triste que tuvieran que poner una norma como esa, porque si era una norma, significaba que había gente que no la cumplía, como por ejemplo esas chicas que se bajaban el escote y subían la falda e iban pidiendo guerra a gritos. Pero no solo se llevaba uniforme en las escuelas, también lo hacían los camareros o los pilotos de avión y trabajaras donde trabajaras, siempre estaba bien verte bien vestido.
Era lo mismo que la posición de como estabas sentado en clase, si estabas recto e impecable, eres más receptivo a lo que dice el profesor, en cambio, si estas medio durmiendo en la clase, pues no lo eres tanto. Simple pero efectivo-Pues esta tontería y otras más pueden llegar a marcar una gran diferencia entre dos estudiantes.-Comentó la muchacha-¿Pero que haces de noche que no haces de día? Es que no le veo el problema-Continuó hablando-Porque la palabra nadie es muy general, yo creo que hay alumnos que si pueden consultar ahí, lo que pasa es que lo mantienen en secreto para no levantar quejas de estudiantes incultos que no saben ni de lo que hablan- Ahora parecía una defensora del colegio, pero simplemente era que le gustaba la forma en que llevaban a los estudiantes allí.-Si esto fuera mugglelandia, tendrías una hilera de padres y madres haciendo cola para hablar con el director para quejarse sobre algún profesor o nota de su hijo-Y ahora que lo pensaba, había algún que otro estudiante que sus padres lo hacían-Aquí los profesores son la máxima figura de autoridad y si nos castigan con mil cosas, pues acatamos órdenes-Dijo finalmente.

El chico parecía estar totalmente de acuerdo a la teoría de Brunette y ella asintió con la cabeza cuando el chico habló-Si, sería algo así.-

-No puedo opinar porque no te he visto volar, pero si estas en el equipo de Quidditch, ¿Lo estás, no?¿En que posicion juegas?-Le parecía haberlo visto en el partido Slytherin-Gryffindor, pero no estaba segura. Aún así se lo preguntó y de paso saber cual era su posición-No lo debes hacer mal..-Retomó la frase. Almenos era lo que parecía.-Eh, pero poca broma, que tengo una amiga mía que tanto ella como su hermano menor, no se que edad tiene, pero se que es menor, han jugado a Quidditch desde que respiraron por primera vez y tanto la mayor como el menor van de cabeza a la liga profesional, al igual que su padre hizo-¿Y eso del Quidditch se llevaba en los genes? Entonces ella no tendría nada que hacer.

Entonces, Robin empezó a hablar de su historia.-¿Y como te lo tomaste? Quiero decir.. ¿Sabías que existía la mágia y todo eso?-Preguntó curiosa.-Uh ¿No quería que vinieras?-Preguntó otra vez, refiriéndose a la madre del muchacho.
-Vaya.. dentista, debe ser una profesión muy interesante, pero te aseguro que no es con la que vas a tener una mejor vida-Comentó la muchacha. Pero eso de interesante se lo había patillado, porque solo pensar en que cada día estarías viendo la boca de la gente, le hacían venir arcadas. Y los dentistas no eran los que ganaban más dinero. Pero si a la madrina del muchacho le hacía ilusión y a él también ¿Qué pintaba su opinión allí en medio?

Y volvió a preguntar a cerca de su procedencia-¿Se me nota solo por el apellido?-Preguntó la Slytherin y ahora que lo pensaba, estaba haciendo muchísimas preguntas. Lo preguntaba básicamente porque en lo que ella fallaba más era en el acento.-Oh, si que hay.. pero ¿Quién consigue una plaza en Hogwarts y no va? Es una oportunidad única, porque se dice que es una de las escuelas más buenas del mundo y aunque fuese la quinta mejor escuela, aún así seguiría siendo muy buena-Dijo. Ahora solo iba a decir una cosa más y callaría, porque se estaba volviendo muy pesada-¿Tu entraste en primero?-.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 2nd Marzo 2015, 5:04 pm

- ¿Práctica? ¿Práctica en qué? -preguntó Robin, desconcertado- En limpiar retretes, sí. En lo que es hacer cosas por el bien de la Ciencia... no tanto.

No le extrañó que ella no estuviese de acuerdo con su visión de las normas. No la conocía, pero, por su aspecto, no parecía una persona aficionada a romperlas: llevaba el uniforme impecable, iba transportando un libro de Historia de la Magia que, pese a su tamaño, parecía más bien destinado a ser leído y estudiado que a servir de taburete para alcanzar algo de algún estante muy alto... en fin.

- ¿Que qué hago de noche que no hago de día? -exclamó Robin- Pues cosas como ver las estrellas, salir de juerga, asaltar las cocinas... o, simplemente, seguir haciendo exactamente lo mismo que hago de día, sin interrupción. ¿Por qué tiene nadie que prohibirme salir? ¡Me quitan un montón de horas útiles! -protestó, y como no se le ocurría nada más, cambió de tema- ¿Así que hay estudiantes de primera clase a los que se les permite el acceso a la información, y estudiantes de segunda a los que no? -pinchó, respecto a lo de la sección prohibida de la biblioteca, y soltó una carcajada- Eso suena elitista y decimonónico, pero creo que esa parte ya la hemos cubierto. Y vale que lo de los padres chiflados haciendo cola para quejarse es ridículo, pero lo de que si un profesor te dice que bailes la samba tengas que bailarla sin causa ni explicación tampoco lo es menos...

Entonces pasaron al Quidditch. Por alguna razón, Robin siempre acababa hablando de Quidditch con todo el mundo, lo que le sorprendía bastante. Porque le gustaba, sí... pero tampoco era tan fanático.

- Sí, estoy de cazador -confirmó, y se acercó mucho a ella para susurrarle al oído- , pero déjame que te diga un secreto: soy malísimo. Llevo años de suplente, y solo he conseguido llegar a titular este curso, cuando un montón de jugadores buenos se han graduado o lo han dejado por los estudios. No doy pie con bola, pero me lo paso genial. -se encogió de hombros- ¿Tú juegas?

Se rió con ganas cuando Brunette describió la profesión de dentista como "interesante". Sí, seguro que habría gente allí fuera a los que les pareciese interesante ser dentista; pero Robin, lamentablemente, no era uno de ellos.

- ¿Te parece interesante ser dentista? -preguntó; quién sabía si aquella muchacha era una de esas a las que la odontología le parecía la más elevada de las prácticas- Sí, yo entré en primero. Sabía que existía la magia antes de eso, pero como quien sabe que existen los domadores de elefantes: algo que probablemente nunca vas a ver. Mi madre me había contado lo que sabía, que era lo que le había contado a ella mi padre; pero todo el asunto la disgustaba bastante, y no, al principio no quería dejarme venir. Luego, con el cuento de que era lo mejor para mí, se dejó convencer... aunque sigue sin estar muy entusiasmada, todo hay que decirlo.

Brunette se extrañó de que se le notase la procedencia francesa solo por el apellido. Era verdad que tenía algo de acento, aunque en general hablaba muy bien. Después de eso dio una razón para estar en Hogwarts tan genérica como la podría haber dado; y Robin empezó a sospechar que estaba escurriendo el bulto por alguna razón.

- Bueno, algo de acento sí tienes -reconoció- , pero no mucho. Qué quieres que te diga, no hablas más raro que un irlandés... y espero que no haya ningún irlandés cerca, o me puedo preparar para que me linchen -comentó alegremente, mirando a su alrededor como si esperase ver aparecer algún irlandés rabioso por una esquina del pasillo desierto- . Pero mujer, los franceses son muy suyos -volvió a la carga, para ver si conseguía que ella le explicase por fin cuál era su razón secreta para haber huido a Inglaterra- ; seguro que están muy orgullosos de la escuela que sea que tengan, no sé, la Bobbatons o como se llame. -y, hablando de acentos, el de Robin para el francés no era el mejor; hizo una masacre con Beauxbatons y se quedó tan pancho- Así que suena muy raro eso de que me digas que están dispuestos a cambiarla por un colegio inglés (y encima inglés tenía que ser) a la primera oportunidad. ¿O eres solo tú, que odias tu país, o algo así?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 2nd Marzo 2015, 6:59 pm

Soltó una pequeña risa ante el comentario del muchacho. Desde luego, lo primero que se le venía en mente al pensar con el Gryffindor era la capacidad que tenía este de hacer tonterías por cualquier cosa o hacer reír a la gente. No sabía si lo hacía adrede o no, pero almenos a ella le hacía gracia, bueno, le parecía gracioso, porque Brunette no era la persona más risueña. Si que no le costaba sonreír, pero reír ya era otro tema. Así que pocos la hacían reír de verdad.

Y siguieron hablando sobre las normas de este colegio y demás.-Vamos, tu tienes suerte porque las estrellas las puedes ver desde tu sala común, no hace falta ni que te levantes de la cama.  O si no, siempre tienes astronomía.-Comentó-A no ser que seas un vampiro, necesitarás dormir en algún momento-Dijo después de que el chico dijera todo lo que quería hacer por la noche.-Tenemos opiniones diferentes, pero que se le va a hacer-No quería empezar una discusión porque si el chico no lo dejaba ir, ella tampoco lo haría, así que mejor prevenir que curar.-Es otra teoría mía, porque si no lo hacen, tampoco entiendo el "porqué" de esa sección, la verdad-Con eso si que coincidia con el muchacho-Se lo deberíamos preguntar a algunos alumnos de sexto o séptimo, que seguro que sabrán algo, sobretodo si son Ravenclaws o si no a los profesores, pero estos últimos no creo que nos lo vayan a decir nunca..-Y ahora que lo pensaba, no sabía a que curso iba el Gryffindor-Oye ¿A que curso ibas?-Aprovechó la ocasión ahora que hablaban de edades y luego volvió a retomar la conversación de la biblioteca.-¿Decimo qué?-Habían algunas palabras que a la ojiazul le costaban de entender, como el significado de las mismas.-Puede que sea elitista, pero Robin, es como la vida misma.-Estaba siendo demasiado realista con el muchacho y al paso que iba lo iba a espantar de tanta teoría y tanta mierda que iba diciendo, pero al fin y al cabo eso era ella, almenos una parte.
-Pero no creo que nadie te pida que hagas eso. ¿Quién lo hace?-Preguntó, esperando la respuesta de un nombre de algún profesor.

Y luego volvieron a cambiar de tema, esta vez de Quidditch. Le dijo que era cazador e inmediatamente después se acercó hacia Brunette y le susurró que no era demasiado bueno en ese deporte. La Slytherin no pudo evitar sentirse incómoda en ese momento-¿De eso es lo que se trata no? De pasártelo bien y disfrutar-Dijo ella al mismo tiempo que agarró un tintero que casi se le cayó y lo volvió a poner en su lugar. En cuanto este se apartó, todo volvió a la normalidad. Asintió ligeramente con la cabeza-Justo hace un mes que hice las pruevas y me aceptaron, aunque estoy como tu en un principio de reserva. Me dijeron que no era lo suficiente buena-Y es que no lo era, pero no se iba a dar por vencida-Lo que pasa es que al ser nueva el equipo no confía demasiado en mi-Y eso era verdad, la habían puesto de reserva por una gran parte de confianza, lo que ella estaba dispuesta a cambiar, pero si hubiera estado en la posición de sus compañeros, hubiera hecho lo mismo.-Es lo que hay..-Terminó por decir.

Pues no era la cosa más interesante del mundo,sinceramente, pero no iba a decir que no-Hombre.. tiene su parte interesante, digo yo, arreglan la boca de la gente y hay que agradecerlo-Empezó a hablar-Quiero decir, gracias a ellos llevé brackets y mira ahora, tengo los dientes bien alienados, así que hacen una función importante por la sociedad- Y era verdad, no iba a trabajar de dentista, pero sin ellos ahora mismo no sería la misma, para empezar, tendría todos los dientes torcidos y seguramente eso le haría cambiar su modo de ser, especialmente ella, que era muy perfeccionista consigo misma.

-¿Tus padres estan separados?-Preguntó demasiado directamente. Había hablado sobre su madre y cuando decía algo de su padre era porque su madre se lo había dicho, así que era lo más lógico. Aún así, después de decirlo, se sintió algo mal. Para ella era lo mas normal del mundo, pero había gente que la separación de sus padres se lo tomaba demasiado mal y puede que Robin fuera una de esas personas-No tienes porqué responderme si no quieres-Terminó de decir, para intentar arreglar las cosas.

-Vaya, eso si que es un halago-Y literalmente no era un halago, pero lo mucho que se había esforzado Brunette para ser, al fin y al cabo, una más, había dado algunos frutos y que le dijeran que tenía un poco de accento era el colmo de todo, porque había sufrido mucho con todo ese tema.-Si, lo se, somos muy nacionalistas-Habló. Y dijo "somos" porque ella no era tan nacionalista como los demás Franceses, pero había que aceptar que su Francia era su Francia y no se podía reemplazar. De hecho, cuando terminase Hogwarts, se iría a Francia a estudiar algo y se casaría con un Francés rico y tendría dos hijos con ojos azules, un niño y una niña que hablarían Francés e Ingles y de paso algo de Español, que nunca iba mal, una casa con jardín con piscina y un perro. Todo muy normal.
-Beauxbatons, es Beauxbatons-Pronunció en Francés. Entendía que el chico no supiera pronunciar el Francés, por lo que no le dijo nada malo.-Sí, Beauxbatons es la mejor escuela de Francia y aunque no lo creas es más estricta que Hogwarts, allí las chicas no pueden jugar al Quidditch ni tenemos cuidado de criaturas mágicas, tenemos latín, música, cosas más.. ¿Femeninas? No lo diría así, pero más.. delicadas, ya me entiendes-Obvio que no le iba a decir el porque se había camiado, básicamente porque ella no lo sabía, sus padres no querían que lo supiera y había estado gritándoles muchos días y llorando muchas noches porque no le querían decir lo que sucedía. Si, que puede que fuera una cosa tonta para llorar, pero cambiarse de país, idioma, cultura, amigos era una cosa bastante dura y más sin saber el porqué exactamente. -Pues como has dicho, como Francia es mucha Francia, decidieron que me fuera a Inglaterra a ver un poco de mundo y no se, cambiar mi mentalidad un poco, conocer otra cultura-Dijo finalmente. Ya estaban bajando las escaleras del cuarto piso.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 3rd Marzo 2015, 10:17 am

Brunette soltó una risilla. Robin, satisfecho por haber conseguido enzarzarla en una animada conversación, le correspondió con una amplia sonrisa.

- Uh, huh -dijo- . Pensaba que desaprobarías por completo mi falta de atención a las altas esferas del conocimiento, pero mira qué: te estás riendo y todo.

Entonces ella zanjó el tema de las normas, y probablemente fue lo mejor; porque podrían haber seguido discutiendo por toda la eternidad y no llegar a un acuerdo. Aunque, antes de eso, todavía le confesó que ella tampoco terminaba de entender lo de la sección prohibida.

- Es una cosa muy rara -afirmó él- . Aunque yo tampoco me fiaría mucho de los alumnos de sexto o de séptimo... si saben algo, será por casualidad, y si no lo saben, seguro que nos cuentan alguna chorrada que se inventen, solo por burlarse de nosotros. Una vez me contaron que... -pero se detuvo a tiempo, antes de empezar otra vez a divagar- Yo voy a quinto, ¿y tú? Y hablando de eso, yo también le cuento a veces algunas chorradas a los primerillos, así que no puedo quejarme demasiado de los de séptimo.

Ella pareció no entender algunas de sus palabras; y a Robin no le extrañó nada, porque en el calor de la cháchara estaba empezando a sonar como su tío Holmwood, que soltaba palabrejas incomprensibles cada dos por tres... y al que nadie entendía nunca, pero al que era muy divertido escuchar, en opinión de Robin, al menos.

- Decimonónico -explicó- , del siglo XIX. ¿Elitista como la vida misma? -soltó una carcajada- Sí, tienes toda la razón. El mundo es muy elitista... pero no es así como debería ser. -y, ante la pregunta de qué profesor lo había hecho bailar una samba, tuvo que morderse la lengua y responder- Bueno, vale, ninguno me ha pedido nunca que baile una samba literalmente, pero a veces los profesores se pasan un poco, ¿no crees? Y lo de acatar órdenes porque sí tampoco me ha gustado nunca. Me parece una tontería hacer lo que te dicen sin saber por qué.

Escuchó cómo ella le contaba que había entrado hacía poco en el equipo de Slytherin, y cómo le habían dicho que no era lo suficientemente buena y la habían puesto de reserva. Robin sacudió la cabeza en señal de asentimiento; conocía esa sensación.

- Bah, no te preocupes por eso -comentó, alegremente- . Uno no puede ser bueno en todo; y por lo menos te han aceptado en el equipo, así que podrás jugar. Eso sí, si piensas intoxicar a uno de los titulares para que se ponga enfermo antes del partido y te saquen a ti, ten cuidado con no dejar muchas pistas de que has sido tú, o te meterás en problemas... te lo digo por experiencia -aconsejó, bajando un poco la voz.

Se rió otra vez de lo de los dentistas. La muchacha no parecía, después de todo, especialmente entusiasmada con la profesión.

- No te imagino con los dientes torcidos -confesó- . Bueno, entonces, si no quieres ser dentista, ¿qué quieres ser?

Entonces ella le preguntó si sus padres estaban separados. Robin no se lo tomó a mal, para nada; el tema no le parecía más delicado de lo que le parecería hablar de lo que había desayunado aquella mañana.

- No, no tengo padre -contestó- . Nunca lo he tenido. Al parecer, un día se esfumó sin dejar rastro, y nadie ha sabido nada de él desde entonces. -casi se echó a reír. De niño, siempre se imaginaba que su padre había hecho "¡plaf!" y desaparecido en una nube de humo, como en las películas de ninjas; y, teniendo en cuenta que era mago, la idea no era del todo descabellada, aunque en realidad no hubiese ocurrido así- ¿Y los tuyos?

Escuchó con horror lo que Brunette le contó de Beauxbatons; y, falsamente, creyó haber entendido la razón de que la chica se hubiera cambiado de escuela.

- Boo-baa-ton -lo intentó una vez más, sin que el resultado fuese mejor que antes- . Pues no me extraña nada que quisieras cambiarte. ¡Vaya una idea!, ¿cosas femeninas y delicadas? ¿Latín? ¿No jugar al Quidditch? -se escandalizó- Menuda tontería. Pero ¿también hay chicos allí? ¿O solo hay señoritas de voz aflautada cociéndose en su propia salsa?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 3rd Marzo 2015, 4:46 pm

Bueno, no se estaba riendo por completo, solo había soltado una pequeña risa, que equivalía  a algo que le hacía gracia, pero no demasiada, así que tampoco era demasiado mérito.-Creo que me tienes en un podio o algo, pero no soy más lista que tu, si es lo que crees, ni que nadie-Aclaró ella, porque le parecía que el chico pensaba que ella era muy lista. "Altas esferas del conocimiento" si, se debería referir a la inteligencia. Por algo no estaba en ravenclaw y aunque pareciera muy lista, no lo era tanto a la hora de usar la varita. ¿Qué clase de mago no sabe manejar su varita? Pues la clase como Brunette, aunque debería ser única en su epecie.
Estaba claro que tenía muchos puntos un Gryffindor de sexto y séptimo de Brunette que hacía quinto, pero ya eran mayores y al fin y al cabo solo se llevaban con ellos dos o tres años.-Puede ser, depende de la persona, aunque un buen Huffepuff seguro que no falla-Por algo tenían la fama de ser los más buenas personas y amigables ¿no?-Yo también, seguramente vamos a alguna clase juntos-Dijo después de escuchar de que el castaño iba a quinto.-Yo solo veo la carita de los niños de primero medio asustados medio perdidos y me dan ganas de achucharlos y decirles que no pasa nada, que todo esta bien-Comentó-A veces pienso y me digo a mi misma que tan solo hace cuatro años yo era como ellos y realmente, cuando empecé primero en Beauxbatons, me creía super mayor, pero solo era una enana más del montón-Siguió hablando-Es curioso como según que perspectiva las mires, las cosas pueden parecerte muy importantes o simplemente insignificantes-.

El chico le explicó el significado de esa palabra que no había entendido y finalmente lo entendió.
-Ya.. pero no creo que unos cuantos esten dispuestos a recortar sus privilegios para dárselos a otros-Y hasta ellos tendrían que dejar algunas cosas.

-Si, es una tontería, sinceramente, pero yo creo que siempre ha de haber alguna razón detrás de todo..-O almenos eso era lo que ella creía.

El chico dijo que no se preocupara acerca de ser reserva en Quidditch, pero ella no lo estaba demasiado, de preocupada-De momento estoy contenta con ser reserva, así no tengo que estar en todos los partidos, si no en casos puntuales y si la cago, pues no se notará tanto-Dijo sinceramente. Alzó una ceja después del comentario del castaño-O mejor aún, te lo pido y lo haces por mí. Así si que no me pillaran, si no es que confiesas, claro-

-Mejor que no lo hagas-Le dijo, no habían sido sus mejores tiempos, los de su infancia.

Y le preguntó acerca de su futuro. La verdad era que había estado pensando mucho tiempo sobre eso, todavía le quedaban dos años, pero cada vez le metían más presión encima y tenía que decidir cuanto antes, para encarrilarse y hacer unas optativas más precisas dirigidas a la carrera que quisiera hacer. Pero el único problema es que no sabía que hacer. No quería pasarse todo el resto de su vida trabajando de lo mismo cada puñetero día de su vida y menos de algo que no le gustase. No había nada que le entusiasmara de verdad, como para estar toda una vida ejerciendo de eso.-No lo se.. Estoy un poco perdida con ese tema-Y suspiró-¿Tú ya lo sabes?-Preguntó al Gryffindor.

Y ahora le sabía mal haber preguntado eso. El chico lo dijo sin ningún problema, aunque era un tema delicado.-Vaya..-Iba a decir un: "Lo siento" pero se lo guardó. No se había muerto nadie, así que tampoco hacía falta. Crecer sin padre sería bastante duro, tanto para el niño como la madre.. pero Robin se veía bastante normal-dentro de lo que cabía- y parecía no afectarle mucho.-No, no, mis padres estan casados-Contestó

El chico intentó pronunciarlo otra vez, aunque no sabía si había sido mejor la primera vez o la segunda.-No, no-DIjo mientras se paraba en seco en medio de un pasillo-Es "Beauxbatons" La primera b, como si dejaras salir un poco de aire, como una v y la última o, nasal. La s no se pronuncia.-Le explicó como debía pronunciarlo-"Beaux-baaa-toons"-Repitió por última vez. Era algo tiquismiquis con esas cosas, pero el chico no lo acertaba tan mal, para no saber hablar Francés. Luego siguieron con el camino.
-No está mal, en realidad-Y es que a ella le gustaba mucho la enseñanza en Beauxbatons-En Hogwarts todo es más.. brusco y liberal-Si, eran las dos palabras que definían a Hogwarts en comparación a Beauxbatons-Antes solo era una escuela para chicas, pero estamos hablando de hace muchos años atrás, ahora si hay chicos, pero estamos separados la mayoría del tiempo-Terminó diciendo.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 3rd Marzo 2015, 5:47 pm

- Eh, eh, tranquila -protestó Robin- . No te conozco lo suficiente como para tenerte en un pedestal. Quizás podrías convencerme de que eres un cerebrito espectacular si fueras Ravenclaw, pero eres Slytherin, con lo que lo más seguro es que seas alguna clase de arpía manipuladora -rió.

Pese a sus palabras, la compasión de Brunette para con los niños de primero no hizo sino confirmar la idea que de ella se estaba haciendo de que era una alumna modelo. Asintió a lo que decía, aunque no lo compartiese, por tal de no empezar otra discusión, porque aquel discurso fragmentado se les estaba yendo de las manos. Él no se había sentido mayor cuando entró en Hogwarts; al contrario, se había sentido pequeño y estúpido, tan perdido como un pulpo en un desierto. Quizás por eso le gustaba ahora confundir a los de primero, como si se estuviera vengando de algo.

- No, nadie está nunca dispuesto a perder lo que tiene -coincidió en lo siguiente- , lo que no me extraña nada, porque ¿quién va por ahí dispuesto a regalarle sus cosas a los desconocidos? Si alguien lo hiciese, yo sería el primero que lo llamaría tonto. Solo digo que me parece una pena.

Se extrañó un poco cuando Brunette sugirió que él podría perjudicar a algún jugador de Slytherin por ella. Luego se retractó enseguida, como si temiese que Robin solo necesitara ese pequeño impulso para empezar otra vez a hacer diabluras.

- ¿Sabotear al equipo de Slytherin? Cuando quieras -aceptó con expresión pícara, aunque más por ver cómo reaccionaba ella a eso que porque tuviera intenciones de hacerlo de verdad- . Yo siempre estoy encantado de ponerle palos en las ruedas al enemigo, así que a tu disposición. ¿Para cuándo lo quieres? ¿El siguiente partido? Creo que el siguiente partido no es contra nosotros, así que a mí no me serviría de mucho, pero qué le vamos a hacer. En cuanto a lo de no delatarte, ahí ya no prometo nada; sabes que no tengo ningún aguante, canto enseguida.

La chica no le hizo partícipe de sus planes para el futuro, si es que los tenía; en su lugar, hizo rebotar la pregunta, y quiso saber si él ya tenía claros sus propios planes. Al oír eso, Robin estalló en carcajadas.

- Quiero ser astronauta -se burló de ella, pero un instante después contestó con honestidad- . No tengo ni idea de qué va a ser de mi vida. Pero si no acabo en la cárcel ya será un logro, supongo -comentó, sardónico.

Movió la cabeza cuando ella le explicó cómo pronunciar "Beauxbatons", como si no hubiera esperanzas. Pese a todo, lo intentó una vez más, pero "Foo-baaa-tons" fue lo mejor que pudo conseguir. Pero no pasaba nada, porque un momento más tarde toda su atención se centró en otra cosa.

- ¿Brusco y liberal? -exclamó, muy sorprendido- ¿Brusco y liberal? ¿Este sitio? Por el amor de... no quiero imaginarme cómo será ese Fobatons. Bueno, sí: un internado que enseña música y latín y separa a los alumnos por sexos. -alzó una ceja, y la miró con sarcasmo- Bueno, entonces sinceramente tengo que admitir que no te entiendo. ¿Eres una pobre chica que ha huido de Francia y se ha venido a este colegio tan "brusco y liberal" para que la dejen jugar al Quidditch y comportarse como un ser humano? ¿O eres una señorita francesa escandalizada y mortificada por las relajadas costumbres de los, oh no, bárbaros ingleses?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 3rd Marzo 2015, 6:49 pm

-Eh, eh, tranquilo-Repitió las mismas palabras que dijo el chico-tampoco es eso-dijo algo molesta, no por el hecho de que el chico creyera de que ella era una arpía, si no por el hecho de que él-y casi todo Hogwarts entero- asociaban con ser de Slytherin con algo malo, o tenías que ser mala persona, tramposa, cualquier cosa mala. Para Brunette, Slytherin era la mejor casa de Hogwarts, aunque era probable que si el sombrero seleccionador la hubiera enviado en cualquiera de las otras tres, hubiera dicho lo mismo de cualquier casa en la que estuviera.

Y es que no coincidían en nada, porque cada vez que el chico abría la boca, Brunette pensaba totalmente al contrario de este y no se quedaba callada. -Y por eso el mundo es desigual-Se limitó a decir, para no echar más mierda al asunto.

-Eh, que era broma-Dijo después de ver la motivación que tenía el muchacho con sabotear al equipo de su casa.-Te recuerdo que soy una serpiente, por si te habías olvidado-Recalcó después. No iba a sabotear a su casa de ninguna de las maneras, básicamente porque si le ponías el espejo de Oesed delante suyo, ella vería a su casa ganar la copa de las casas, así que era algo contradictorio.

-¿Enserio?-Preguntó sorprendida ante lo que quería ser Robin, pero pocos segundos después él le dijo que era broma y que no sabía que hacer en su vida. Vamos, no terminaría en la cárcel si el no lo quería, no era una cuestión de que "él es así por naturaleza", uno dejaba de hacer tonterías cuando quería-¿Algo que te guste hacer?-Preguntó. El chico tenía cara de gustarle herbología y cuidado de criaturas mágicas, no sabía porque.

No pudo evitar reírse ante la pronunciación del chico, se le hizo gracioso y juntó esa risa con otra cuando el castaño hizo aquellas preguntas. -Dejémoslo en que soy una chica que se ha cambiado de colegio, como muchos han hecho y seguirán haciendo-Respondió

-¿Porqué solo hablamos de mí?-Se quejó.

off:
Post Corto >.<
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 4th Marzo 2015, 1:21 pm

((OFF: Sorry, a mí me están saliendo más largos de la cuenta...  Neutral ))

Ahora sí, Brunette pareció tomárselo a mal. Se ofendió por lo de la arpía manipuladora, seguramente, y por lo del sabotaje al equipo de Slytherin.

- Pero si lo sugeriste tú -protestó Robin, muy divertido- . Yo solo quería hacerte un favor. Y ¿no se supone que las serpientes sois ambiciosas? Pues si tu ambición es ser titular del equipo de Quidditch, ¿qué tengo yo ahí que decir?

Sabía que estaba metiendo cizaña donde no debía, y que probablemente solo conseguiría que la chica terminase por enfadarse; pero callarse le resultaba muy difícil. Robin estaba tan acostumbrado a decir lo primero que se le pasara por la cabeza, y llevaba tanto tiempo haciéndolo, que a veces le costaba parar.

- ¿Que qué me gusta hacer? -se preguntó a sí mismo- Me gusta dormir, y jugar al Quidditch, y reírme de la gente que se merece que se rían de ellos. Y encantar las armaduras de la galería para que se maten entre ellas, y después huir del conserje a la carrera y gritarle cuando ya no me oye -recordó, con una risita.

Brunette tampoco respondió a su última provocación, y Robin tuvo que resignarse a que, por algún motivo, no pensaba contarle su razón secreta para haberse venido desde Beauxbatons. Incluso se quejó de que solo hablaban de ella, lo que, en opinión de Robin, tenía que ser la estratagema última y final de una chica para que la dejaran en paz.

- ¿Que solo hablamos de ti? -se sorprendió él- ¡Pero si yo llevo largando sobre mí mismo desde que nos encontramos en la planta de arriba! Ya sabes de mí todo lo que hay que saber, básicamente, mientras yo de ti no sé nada todavía. Pero, claro -se quejó, en tono lastimero de mentira- , tú juegas con ventaja, porque sabes que no puedo volver a mi Sala Común y que no tengo ganas de andar dando vueltas sin rumbo hasta la noche, así que por lo menos tengo que exprimir al máximo esta conversación.

Después de esa parrafada, le dirigió una mirada a la chica, valorándola. Había hablado bastante, y mucho más de lo que Robin esperaba; pero, aún así, parecía que se callaba todo el tiempo mucho más de lo que decía. El chico suspiró. ¿Por qué era tan reservada?

- Está bien -dijo, aún asombrado ante el hecho de que Brunette se hubiese quejado de que "solo hablaban de ella"- Bueno, pues entonces, déjame que te cuente una historia, para pasar el rato. Una historia que va sobre un jovencito al que, por conveniencia, llamaremos Robin.
» El pequeño Robin vivía desde hacía ya algún tiempo en un orfanato; no porque no tuviese a nadie que lo quisiera, sino porque la asistenta social y el juez habían decidido que faltaba demasiado al colegio, que la casa de su tía Odette olía mucho a pis de gato para ser higiénica, y que su familia bebía demasiado alcohol frente a sus inocentes e influenciables ojos.
» Al pequeño Robin no le gustaba demasiado aquel sitio, y habría preferido irse a su casa. Por suerte, las señoras Rovensky y Legoberg iban a visitarlo siempre que podían; pero una semana ninguna de las dos pudo ir, y en su lugar mandaron al señor Leonard Tiberius Holmwood, que no solo era el abogado que llevaba el caso de la señora Rovensky en los tribunales, sino también el nuevo novio de la señora Legoberg.
» El pequeño Robin estaba bastante frustrado esa semana, porque los chicos mayores no dejaban de meterse con él; y no recibió al señor Holmwood con mucho agrado. El señor Holmwood le preguntó qué le pasaba; pero Robin se cruzó de brazos y dijo que no se lo contaría.
» "Bueno, tú verás", contestó el señor Holmwood; "pero piensa en esto: ¿qué vas a ganar si no me lo cuentas?".
» El pequeño Robin reflexionó un instante sobre esto y decidió que, en realidad, no ganaba nada con ello; así que se lo contó. El señor Holmwood le dio entonces un consejo, y Robin le hizo caso; y gracias a ese consejo estuvo castigado el resto de la semana, y los chicos mayores no volvieron a meterse con él en muchos, muchos meses.
» Y, a partir de ese día, el pequeño Robin se llevó muy bien con el señor Leo T. Holmwood, y empezó a hablar por los codos y no volvió a cerrar la boca nunca más, ni debajo de agua. Porque, si de todas maneras es raro que alguien en este mundo te escuche, ¿para qué vas a callarte?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 4th Marzo 2015, 6:33 pm

-Ya.. pero hasta un punto. No fastidiaría a mis compañeros de equipo porque entonces sería como fastidiarme a mi misma ¿Y quien se fastidia a si mismo? Nadie que yo sepa-Comentó ella.-Los Gryffindors sois los primeros en hacer piña, así que lo debéis de hacer cada dos por tres-Se refería a que como los Gryffindors eran una casa conocida por hacer mucha piña, en plan que si molestabas a un Gryffindor se te venían todos encima, era probable-por no decir totalmente cierto-que siempre pensaran antes por su casa que por ellos mismos, al hacer cualquier cosa. De hecho, en Slytherin la mayor parte de la gente también lo hacía, y en Hufflepuff y en Ravenclaw seguramente.

Escuchó lo que le gustaba hacer al chico, o es que no había entendido la pregunta o es que estaba haciendo broma o simplemente estaba diciendo lo que le gustaba hacer en realidad-Lástima que ninguna de ellas sirva para ganarte la vida-Bueno, el Quidditch si, pero antes le había dicho que no era demasiado bueno, así que con lo complicado que era ese mundillo, seguramente no iba a conseguir llegar a lo más alto.-Uh, aunque podrías ser probador de colchones, porque alguien tiene que probarlos antes de venderlos ¿no?-Dijo ella. No era muy probable de que ese trabajo existiera, pero bueno, así el muchacho haría una cosa que le gustaba: Dormir.

-No puedes pretender que te explique toda mi vida si no te conozco casi. Y menos siendo Gryffindor, que puede que esto sea alguna clase de trampa-Y cuando dijo esto, se giró y miró hacia todos los lados, por tal de encontrar a alguien siguiéndoles o haciendo cualquier cosa. ¿Y si era todo una trampa? Ahora que lo pensaba no era tan mal pensamiento.-A saber de lo que sois capaces..-Volvió su cabeza hacia adelante y siguió caminando, esta vez para bajar a la segunda planta, cada vez faltaba menos para llegar a su sala común.

El chico se quejó de que ella no había dicho nada de si misma, pero lo cierto es que ella creía que ya había hablado más que suficiente de si misma y más con un Gryffindor.-Bueno, si me sobornas con algo te cuento cual es mi segundo nombre y mi color favorito y así pierdes el tiempo-Dijo ella bromeando. Y es que de hecho no tenía segundo nombre y no era muy difícil adivinar el color, siendo ella Slytherin.

Entonces, haciendo caso a Brunette, el chico empezó a contar sobre si mismo, pero en vez de contarlo como lo haría cualquier otra persona, lo contó como si fuera un cuento, lo cual fue gracioso.

La muchacha entendió que su familia tenía problemas con el alcohol y su tía lo criaba, pero ni aparecía por la escuela, entonces lo llevaron a un orfanato. Entonces allí en una de las visitas conoció a un hombre y este lo ayudó a defenderse, porque los chicos del orfanato lo pegaban. Y ya no lo hicieron más.
Lo primero que hizo la ojiazul fue tragar saliva. El chico parecía estar bien, pero los problemas de Brunette no eran ni una cuarta parte de los problemas del chico. ¿Como pudo tener una infancia así? Almenos, la historia había terminado bien.-¿Para que hablar si nadie te escucha?-Dijo ella, contradiciendo la pregunta que había hecho al final de la frase el muchacho.-¿Es en serio? ¿Es tu historia?-Dijo con un hilo de voz. Esos temas le parecían muy privados y que el chico lo soltase así como así le pareció un poco raro-Lo importante es que ahora estas bien, ¿no?-Dijo finalmente.

Off:
¡Ningún problema!
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 4th Marzo 2015, 8:39 pm

- ¿Por qué sería eso como fastidiarte a ti misma? -quiso saber Robin, al que la lógica de todo aquello le parecía confusa- Si tú lo que quieres es jugar, no te fastidias; es todo en tu provecho. Claro que, si juegas fatal y lo que quieres es que gane tu casa... ya es otra historia.

Sonrió ante lo de "hacer piña". Sí, la gente de las casas muchas veces "hacía piña" de puertas para fuera; pero luego se peleaban y se disgustaban entre ellos como todos los demás, con lo que lo de la piña se quedaba en una cosa un poco hipócrita, una pequeña función que se escenificaba para el exterior.

- ¿Probador de colchones? Ojalá existiese ese trabajo -fue lo siguiente que dijo- . Si me dejasen hacer eso la mitad del tiempo, y lanzar cohetes la otra mitad, creo que sería feliz.

A pesar de la cháchara, seguían avanzando; ya estaban en las escaleras del segundo piso. Brunette expresó su desconfianza ante todo aquello (y con razón: pensándolo bien, el chico prácticamente la había asaltado y empezado a hablarle de un tema tras otro sin motivo aparente), y miró a su alrededor, buscando a algún cómplice que Robin pudiera tener. Pero Robin no tenía ningún cómplice, y aquello no era ninguna trampa, aunque, ahora que ella lo mencionaba, habría sido mucho más divertido si lo fuese. Animado, y mientras ella seguía revisando las cercanías, el muchacho se sentó sobre el pasamanos de las escaleras y se dejó resbalar por él hasta llegar abajo, donde se detuvo con brusquedad y volvió a poner los pies sobre el suelo de un brinco.

- Calma, calma. No hay truco -le dijo, con honestidad, aunque con una expresión que parecía de todo menos honesta- . Mi interés en la historia de tu vida es puramente personal y académico, y con eso quiero decir: me aburro y quiero que me cuentes cosas.

A decir verdad, Robin había alimentado la esperanza de que su "inspiradora" historia sirviese para que Brunette bajara la guardia, y, antes de pensárselo mejor, le contara a su vez algo interesante sobre ella misma o sus circunstancias; quizás incluso la razón ultrasecreta de su traslado a Inglaterra. Pero la chica era dura, y su estratagema no funcionó. Al contrario, tuvo casi el efecto opuesto. "¿Para qué hablar si nadie te escucha?", replicó la Slytherin a la algo dudosa perla de sabiduría que Robin acababa de soltar.

- Pues porque a todo el mundo le gusta hablar -afirmó él, entonces- . ¿A quién no le gusta parlotear y parlotear y escuchar el sonido de su propia voz? Alguna gente se deja detener por el hecho de que, en realidad, nadie los escucha; nadie escucha a nadie casi nunca. Pero eso me parece una tontería. Cuando nadie te escucha es cuando puedes aprovechar para hablar más todavía, y decir todo lo que te apetezca, y no preocuparte apenas por las consecuencias.

Se rió por lo bajo ante la desazón que la chica pareció mostrar ante su, en la opinión de él, alegre y divertido cuento. Al principio estuvo tentado de burlarse de ella, y decirle que no, que aquella historia no tenía nada que ver con él, y que aunque su protagonista se llamase Robin se trataba de una persona completamente distinta; pero habría sido un poco absurdo intentar pretender tal cosa. Así que se limitó a componer su sonrisa más encantadora, mientras esperaba en el rellano a que ella terminase de bajar los últimos peldaños de la escalera.

- Claro que estoy bien -dijo- . Yo siempre estoy bien. ¿Por qué no iba a estarlo? -y, aprovechando un poco el tirón de la compasión, insistió- Pero imagino que mi entretenido relato cuenta como soborno, así que espero que ahora me hables de tu segundo nombre y tu color favorito, y, por qué no, un par de cosas más.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 5th Marzo 2015, 3:13 pm

-Tu lo has dicho, porque yo quiero que mi casa gane, entonces haciéndo eso estaría perjudicando a mi casa y por lo tanto me perjudicaría a mi misma.- Y no tenía mucho sentido lo que acababa de decir, pero ella lo entendía, aunque el Gryffindor no parecía muy aclarado.

Al chico le había gustado la idea de Brunette y en realidad ¿A quien no le gustaría trabajar de eso? Hasta a ella le parecería una buena idea. Trabajar durmiendo, nunca mejor dicho.

Llegaron hasta las escaleras que llevaban al segundo piso y Brunette las empezó a bajar, pero para su sopresa-Aunque no tendría que ser una sorpresa viniendo de Robin- el chico bajó por la barandilla de las escaleras. Era un método más rápido y efectivo, sin duda alguna. Cuando por fin llegó a bajo-porque el chico hacía unos segundos que ya estaba allí- le dijo que no había truco.-Vale, te cuento una cosa, atento-Empezó a contar-Esto era una barco de vela que no podía navegar con el viento porque la vela se le apagaba y ya.-Terminó de decir las últimas palabras mirando hacia el chico, para ver como reaccionaba este. Sin duda había sido la historia más tonta que habría contado nunca.

Siguieron caminando por el pasillo. Se encogió de hombros. Ella no lo creía así.-Pero.. si a mi nadie me escuchara, me ahorraría gastar saliva para nada, quiero decir, si hablas y nadie te escucha, es lo mismo que pensar. Nadie aparte de ti sabe lo que has dicho o pensado-

Y como si nada, el chico estaba bien.-Por nada, olvídalo-Dijo ella y aprovechó que el chico cambiaba el tema-Venga va, me llamo Brunette a secas, no tengo segundo nombre porque en Francia no se acostuman a poner, lo que si que hay son nombres compuestos, como Marie Claire o Jean-Baptiste, pero tampoco es mi caso.-Habló de su nombre y se dirigió a hablar de su color favorito-En cuanto a mi color favorito.. me gusta el verde en todas sus tonalidades, por Slytherin, el color plata, el blanco y el negro.- Y hasta era sencilla a la hora de escojer sus colores favoritos.-Me fascinan el jarabe de cereza y el café-Agregó-Aunque este último con mucha, mucha leche y espumita por encima-Dijo ella.-Y si, odio la cerveza de mantequilla-.

-Tu turno-Le anunció.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 5th Marzo 2015, 5:12 pm

Brunette se decidió por fin a contarle algo a Robin, y eso fue... la historia de un barco que no podía navegar porque la vela se le apagaba. El chico, que por un momento se había hecho ilusiones, miró a la señorita Moreau con cara de tonto antes de estallar en risotadas.

- Merlín, qué chiste más malo -exclamó- . Ganarías un concurso de chistes malos con eso, sin duda.

Por lo visto, la muchacha también sabía contraatacar y burlarse de él; no era una víctima tan indefensa como lo eran muchos empollones, que en su avidez por respetar las normas y creerse que todos los demás tenían que cumplirlas también acababan comportándose de forma muy ridícula en casi todos los aspectos. Sin embargo, Robin no pudo resistir la tentación de, ya que habían entrado en esa dinámica, seguir riéndose de ella.

- Bueno, entonces, ¿por qué hablas? -le contestó, risueño, a su afirmación de que hablar sin que a uno le escuchen es gastar saliva inútilmente- No creerás que la gente te escucha habitualmente, ¿verdad? Tal vez escuchen una o dos cosas que les digas, las que les interesen o les afecten, pero el resto les entrará por un oído y les saldrá por el otro. El mundo es así, y, por lo general, nadie se interesa por alguien que no sean ellos mismos. Yo incluido; aquí estoy, intentando que me hables de ti, pero no porque tenga ningún interés por tu opinión o tu bienestar, sino simplemente porque quiero que alguien me entretenga por un rato.

Pese a todo, escuchó con atención lo que Brunette tenía que decir sobre su (inexistente) segundo nombre, su color preferido, y sus bebidas favoritas.

- ¿No tienes segundo nombre, pero me has dicho que me revelarías cuál era hace un segundo? Venga ya -dijo- , no me engañas. Seguro que lo tienes, pero te avergüenzas de él o alguna cosa así. ¿Es Marie? Seguro que es Marie. Toda Francia tiene por segundo nombre Marie. Hasta los tíos.

Cuando Brunette le informó de que volvía a ser su turno (y a Robin le pareció esto un intercambio un poco injusto; él le había dicho muchas cosas y en cambio ella no le había contado casi nada), se exprimió el cerebro para ver de qué más podía informarla.

- Uh... a mí sí me gusta la cerveza de mantequilla, pero no me gusta nada el jarabe... y... -y se interrumpió. Acababa de levantar la vista; no muy lejos de ellos, paseándose por el pasillo, se encontraba la señora Norris, la gata de Filch. Tiró de la manga de Brunette- ¡Maldita sea! ¡Rápido, ven! -exclamó, apartándose bruscamente del camino y tratando de esconderse detrás de una sólida columna.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 5th Marzo 2015, 6:21 pm

Y si, había sido muy malo, pero había sido gracioso, al menos para ella. El chico se rió y cuando lo hizo la Slytherin se alivió, más que nada porque habría quedado fatal si lo decía y el chico se quedaba igual, sin reír.

Entonces el chico hizo una pregunta retórica, la cual la muchacha no supo si pensar que estaba de broma o lo decía enserio. Optó por la primera opción y le contestó con una falsa sonrisa expresamente para que lo notara-Que gracioso-pero entonces, fue oír lo que dijo a continuación-Pues la proxima vez me avisas antes y no pierdo tiempo gastando saliva- Le había mosqueado mucho el comentario del Gryffindor pero no iba a empezar a decirle de todo por ese comentario, al menos había sido sincero que eso era importante, pero si, para la próxima se ahorraría hablar con él, porque al fin y al cabo, era como hablar sola por lo que el Gryffindor le había dicho. Había gastado tiempo para nada, cuando podría haber estado tranquilamente en su sala común. Pero fue fallo suyo, no debía confiar en un Gryffindor nunca, debería creer más a Leah.

-No tengo segundo nombre y aunque lo tuviera no te lo diría, total, ¿Para qué? Si no me escuchas..-Volvió a "atacarle" con lo que había dicho antes.-Y a propósito, casi nadie tiene ya ese segundo nombre.-Aclaró cuando el muchacho dijo que casi todos los Franceses se llamaban Marie. ¡Como se iban a llamar los chicos Marie! Parecía como si se estuviera metiéndo con Francia.

El chico empezó a hablar de lo que le gustaba ya que Brunette había dicho que era su turno, aunque ahora ya le importaba bastante poco, pero segundos más tarde apareció una sombra de un gato y al ver el gato, Robin cogió a la chica de la manga de su túnica y le dijo que se escondiera detrás de una columna. Su primer impulso fue seguir al muchacho y esconderse detrás de la columna, dándose, pero, antes con la cabeza en la pared-Auch..-Se tocó el pelo donde se había dado el golpe-¿Qué pasa?-Preguntó en un tono flojo. Entonces miró por si había alguien que venía, pero solo vio un gato. Un bonito gato. No era muy fan de los animales, pero tampoco los odiaba.-Solo es un gato-Le dijo al chico-¿Le tienes miedo a un gato?-Preguntó aún en tonos bajos, escondida detrás de la columna.-No hacen nada, ya verás-Y empezó a dirigirse hacia el gato.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 5th Marzo 2015, 6:53 pm

De repente la chica pareció ofenderse, sin que Robin tuviera la más mínima idea de por qué. ¿Qué había hecho?, ¿qué había dicho? Porque seguramente había hecho o dicho algo; con tanto hablar, siempre acababa soltando algo que a la gente le sentaba mal, sin darse cuenta siquiera. Después de que Brunette hiciera un par de comentarios cortantes, sin embargo, se hizo una idea de lo que pasaba: se había molestado porque le había dicho que no la escuchaba y que no le interesaba en lo más mínimo su opinión.

Pero ¿por qué se ofendía por eso? Robin había creído que eso era evidente desde el principio, y tampoco había esperado, ni por un momento, que la muchacha se interesara de verdad por nada de lo que él decía. (Al contrario; más bien había creído que lo estaba soportando lo mejor que podía, como a una molestia de la que no conseguía librarse fácilmente, y que en cuanto llegasen a la Sala Común de Slytherin ella entraría y lo dejaría plantado y se olvidaría por completo de que él existía.) Y eso estaba bien, y le parecía normal, y no tenía ningún problema con ello. Pero, al parecer, ella sí.

¡Mujeres! No había quien las entendiera.

A pesar de todo, Brunette lo siguió detrás de la columna, con tanta precipitación que hasta se golpeó la cabeza contra la pared. Robin ya estaba por felicitarla por tener más instinto de autopreservación de lo que él le habría atribuido, cuando la chica demostró que no tenía ni idea de quién era la señora Norris y le preguntó si tenía miedo de los gatos; así que, básicamente, lo que acababa de hacer era lo mismo que cuando uno cruza un semáforo todavía en rojo, sin mirar, solo porque todo el mundo ha empezado a cruzarlo de repente.

- ¡Claro que no me asustan los gatos! -protestó, en un susurro. Pero ella ya se había puesto en marcha, y se dirigía a la gata del conserje como quien entra despreocupadamente en un nido de hormigas carnívoras gigantes- ¡Quieta, loca! ¿Dónde vas? -exclamó, aún en voz baja, agarrándola de la mano y obligándola a detenerse- Esa es la señora Norris. ¿Nadie te ha hablado todavía de la señora Norris? Es la gata de Filch, el conserje, y dondequiera que ande ella, ese maniático no está muy lejos. Como me pille me tocará otra vez limpiar retretes... retretes portátiles para uso de trolls, en el Bosque Prohibido y a medianoche, tal y como va mi historial; y como no tengas algo de suerte te la cargarás tú también, da igual la confianza inquebrantable que tengas en las normas de este colegio y el buen juicio de sus profesores. ¿Es que ya no te acuerdas de la otra vez?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 5th Marzo 2015, 7:26 pm

Aquello era gracioso ¡Robin tenía miedo a los gatos!-Claro que si que te asustan-Dijo la chica cuando este intentó hacer ver que no le asustaban. ¡Pero si era un solo gato! Tal vez el chico tendría fobia a esos animales o era alérgico o alguna cosa, el caso es que se le veía demasiado asustado. Se le debería haber escapado a algún estudiante. El gato se veía un poco viejo ya.. y no era el gato más bonito que podías encontrarte por ahí, cabe decirlo. Pero era un animal al fin y al cabo que seguramente cuando ella intentase acercarse a él, este saldría corriendo.

Y así lo empezó a hacer, pero el chico le cogió la mano y ella se giró. Entonces le explicó que era la señora Norris, la gata del conserje Filch. Pero no fue hasta que escuchó "¿Es que ya no te acuerdas de la otra vez?" que la chica se movió. Claro que se acordaba la última vez y no quería volver a ser castigada.
Lo primero que hizo fue tragar saliva después de escuchar las palabras del Gryffindor y después, poco a poco, aguantando la respiración-y no sabía porque no quería respirar, tal vez así hacía menos ruido, el caso es que lo hacía- fue yendo hacia la pared donde estaba el chico. Dio tres pasos poco a poco hasta que finalmente pudo llegar hasta la pared, donde allí apoyó su espalda contra la pared.
Al fin volvió a respirar.-Vale ¿y ahora que?-Dijo otra vez en voz baja.-¿Tenemos que esperar hasta que se vaya?-Preguntó, aunque había sido una pregunta bastante tonta, pues claro que tenían que esperar a que se fuera. No estaba acostumbrada a hacer cosas de esas, así que fue talvez por eso que lo preguntó.-No me habían dicho nada de esta gata Morris..-Comentó en voz baja, como llevaba haciendo todo el rato-Cada día estoy más convencida de que Leah me toma el pelo-Terminó por decir.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Robin Rovensky el 6th Marzo 2015, 1:24 pm

Por fin la chica volvió a sus cabales, y con cuidadosa lentitud regresó detrás de la columna. La señora Norris, que estaba cada vez más vieja y más fea, pero que seguía patrullando Hogwarts regularmente, se había detenido en una encrucijada de pasillos, justo delante de donde ellos estaban; se había sentado en el suelo, con las orejas levantadas como si tratase de escuchar algo, y no parecía tener intención de moverse pronto.

- Eso es, eso es -repitió Robin en un susurro, haciendo sitio tras la columna para que Brunette cupiera también. Se asomó un poco, intentando valorar los designios de la gata; cuando esta movió la cabeza, el chico volvió a esconderse bruscamente- . No, nada de esperar; tengo otra idea mejor. Ven conmigo y no hagas ruido.

Aún no había soltado la mano de Brunette, asi que tiró de ella a la vez que se pegaba contra la pared y se deslizaba junto a esta, de puntillas y tan silenciosamente como pudo, de nuevo en la misma dirección de la que habían venido. De momento, la columna los tabapa; pero debieron de hacer algo de ruido, puesto que la señora Norris maulló y se levantó, y echó a andar pasillo adelante hacia donde se encontraban ellos.

Robin volvió la cabeza, nervioso, y se debatió por un instante entre arrancar a correr y no hacerlo. Pero justo unos pasos más adelante había una puerta de madera; avanzó hasta llegar a ella, aún casi arrastrando a Brunette, y trató de abrirla. No estaba cerrada con llave, pero no llevaba a ninguna parte; era el armario de las escobas.

- ¡Maldita sea! -barbotó Robin, aún en voz baja, y urgió a la chica- ¡Entra!

A toda prisa, y con escasa (o ninguna) delicadeza, los atrincheró a los dos en aquel estrecho escobero. Después, se puso de puntillas, para mirar a través de la abertura ornamental en forma de cruz que tenía la puerta; la señora Norris pasaba en ese momento justo por delante. Robin respiró.

- ¿Nadie te había hablado de la señora Norris? -musitó, estresado- Eso es que alguien te quiere muy mal. ¿Es que todavía no te ha dado nadie un tour del castillo y te ha hablado de la guía básica para la supervivencia? -se extrañó, aunque volviendo a su buen humor habitual- Las reglas de oro son: a) si te encuentras a Filch, o a su apéndice la señora Norris, sal corriendo; b) si te encuentras a Peeves, sal corriendo; c) si te encuentras a la profesora de pociones, sal corriendo; y d) es altamente probable que cualquier otra cosa que te encuentres y que no conozcas te mate o te deje tonto, así que cuidado con lo que haces. -enumeró todas estas gesticulando tan animadamente como el reducido espacio del armario le permitía, y se paró un momento a pensar si se le olvidaba algo importante; se acababa de inventar todo eso sobre la marcha, pero así de buenas a primeras le pareció que resumía bastante bien los consejos básicos para la seguridad personal en Hogwarts- ¿Y quién es Leah, y por qué te toma el pelo? -preguntó.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Brunette Moreau el 6th Marzo 2015, 5:06 pm

Pasaron unos segundos quietos sin mover ningún músculo del cuerpo para ver si la señora Norris se iba. Pero al contrario de irse, se acercó aún más. Empezaron a caminar poco a poco a ras de la pared para alejarse de aquella gata, pero el animal no fue tonto-o más bien los tontos fueron ellos, porque debieron de hacer algún tipo de ruido- y se fue acercándo hacia donde se encontraban ellos. Entonces el chico empezó a correr y por ende, la chica también lo hizo-pues seguían cogidos de la mano- y llegaron hacia una especie de cuarto. Rápidamente se metieron dentro. No era el cuarto más grande del mundo, a decir verdad, era bastante pequeño. Brunette se acomodó como pudo en esa especie de sitio mientras el chico miraba por un especie de abertura que había en la puerta.
-¿Se ha ido?-Preguntó la chica en voz baja y al ver la reacción del muchacho, respiró también. Eso quería decir que ya se había ido.

-Nop-Negó con la cabeza.-Se supone que si me han dado el tour, pero terminamos yendo al campo de Quidditch y no hicimos nada. La chica no era una persona muy amigable-Dijo ella haciéndo una mueca. Aunque dentro de lo que cabía, le parecía una chica con un carácter bastante impresionante y seguro que valía la pena conocerla más a fondo.

-Oye ¿por aquí no habrá alguna luz?-Dijo mientras pasaba la mano por la pared, intentando encontrar un interruptor como si fuera una habitación muggle. A penas entraba luz por esa abertura.

-Vale, anotado-Dijo ella mientras escuchaba las indicaciones-Entonces, la gata Morris, Filch, la profesora de pociones, cosas desconocidas, Peeves.. ¿Quién es Peeves? ¿El guardabosques?-Preguntó algo confusa.
Y luego Robin preguntó por Leah-¿no sabes quien es? Leah..-Ahora no se acordaba de su apellido-Flint, si, Leah Flint. Slytherin, de séptimo si no me equivoco, pelo negro, bastante atractiva..-Empezó a describirla tan bien como podía-Ella es la que se supone que tenía que hacerme el recorrido por el internado-Desde que estaba allí, nunca había oído a nadie referirse a Hogwarts como un internado, si no una escuela, pero era un internado así que ella lo decía como era.-Creo que intenta fastidiarme o algo, siempre diciéndome las cosas al contrario como son-Dijo ella medio quejándose.-Como lo del gato, me había dicho que era normal ver a gatos corriendo por los pasillos, que eran de alumnos-.

Se enretiró un poco para poder apoyar su espalda en la pared, pero lo único que pudo hacer era apoyarla en unos palos que pinchaban, es decir, eran escobas.-¿Son escobas?-Le preguntó al Gryffindor. Y si eran escobas, este sitio, sin duda, sería su favorito. Por muy malas y viejas que eran, almenos tendría escobas de sobras para poder practicar Qudditch y no le haría falta comprárse una y menos pedirle dinero a sus padres.
avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: La vida le da las batallas más difíciles a los mejores luchadores, Brunette Moreau y Robin Rovensky

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.