Novedades
Clases de Hogwarts
Oclumencia [Inscripciones] Vuelo [Abierta]Vuelo [Inscripciones] Astronomía [Abierta]Pociones II [Inscripciones] Clase [Estado]Astronomía [Inscripciones] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]
Censo del Foro
09
06
10
10
01
13
00
29
20
Novedades
21/01
Apertura del Foro! Hay Personajes Canon disponibles. Recuerda que puedes pedir cualquier apellido Canon de la saga.
30/01
Nueva entrega de 'El Profeta' y 'Corazón de Bruja'. Se han abierto los eventos y mini-tramas. No olvides pedir tus banderines.
28/02
Trama Global #1: 'Día de San Valentín'. Finalizada!
15/03
Awards de Marzo: Abiertos! Nuevas ediciones del Profeta y Corazón de Bruja. Nuevos Eventos Abiertos.
29/03
Mini-Trama 'Una mano a la comunidad' Finalazada, gracias por participar!.
02/04
La Mini-Trama 'De vuelta a la normalidad' continua, !ah comenzado un ataque en Hogsmeade!
Playlist
Puntos y Premios
Puntos de las Casas
Gryffindor: 20200
Hufflepuff: 6350
Ravenclaw: 21200
Slytherin: 16620
Jefes de las Casas
APELLIDO, Nombre
[Gryffindor]
APELLIDO, Nombre
[Hufflepuff]
DELACOUR, Gabrielle
[Ravenclaw]
APELLIDO, Nombre
[Slytherin]
Menciones Especiales
WEASLEY, Dominique
[PJ. Femenino]
ROVENSKY, Robin
[PJ. Masculino]
POTTER, James
[PJ. Destacado]
WEASLEY, Rose
[Mejor User]
WEASLEY, Rose
[Mejor Roler]
LONGBOTTOM, Alice
[Mas Popular]
ROVENSKY, Robin
[Mas Travieso]
MALFOY, Scorpius
[Mas Malvado]
FINNIGAN, Fiorella
[Mejor Jugador]
Guía de Usuarios
Tumblr
Facebook
Últimos temas
» Cierre del Foro
31st Mayo 2015, 7:27 am por Robin Rovensky

»  •Mini-trama: ¡Comida que no corre, vuela!
30th Mayo 2015, 7:46 am por Harlem Sonke

» El precio de la libertad [Robin]
30th Mayo 2015, 7:31 am por Robin Rovensky

» Cuidado con el ¿gato? // Brunette Moreau
16th Mayo 2015, 12:35 pm por Brunette Moreau

» Manos a la obra » Heeni A.
14th Mayo 2015, 2:07 am por Rose M. Weasley

» ciudad silenciosa, elite
13th Mayo 2015, 4:31 pm por Invitado

» Tokio University *Af. Normal*
13th Mayo 2015, 7:01 am por Invitado

» How long it's been? // Joanna Miller
12th Mayo 2015, 10:56 pm por Richard V. Malloy

» Fiendfyre | Afiliación Normal (Cambio de Botón).
11th Mayo 2015, 2:19 pm por Cunning

Hermanos
Directorios
Elite [55/55] {CERRADO} Última Limpieza 07/04

You know me so well - Avy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You know me so well - Avy

Mensaje por Rosy E. Aldridge el 24th Marzo 2015, 8:22 pm

Otra vez el vacío en su estómago, regresaban de nuevo los miedos, las sombras, desde aquel día no pudo volver a dormir, no el hecho de dormir como tal, de cerrar los ojos y caer en el sueño, Rosy no pudo dormir como antes lo hacía, de una manera plácida, soñando cosas realmente agradables de colores y con rostros familiares, desde ese momento a duras penas pudo recordar dormida los buenos eventos que habían rodeado su vida o que últimamente estaban ocurriendo, la mayoría de los sucesos eran oscuros y caminaban con pasos torpes, la golpeaban y se centraban en un solo punto haciendo que abriera los ojos de golpe, que despertara sudada y agitada y que le costara volver a dormir. No había estado comiendo muy bien, tampoco podía decir que se estaba concentrando al máximo en sus tareas, aunque no había sacado malas notas, incluso a veces terminaba tremendamente cansada de las rondas que hacía por el castillo, no era ella, no era la Rosy Aldridge que caminaba por los pasillos con andar despreocupado, con un uniforme pulcro, con su insignia en el pecho y ese aire de frescura que demostraba que incluso de lo malo se puede sacar algo bueno. Solo bastó que leyera esa nota, justo cuando el sol caía, para que la alegría del día se viniera abajo y la poca calma que trató de mantener, aún cuando la intriga la había dominado esa semana, desapareciera. Era Avy, Rosy estaba estudiando en su habitación cuando una nota llegó, había decidido no bajar a cenar. La castaña se inclinó, tomó el papel y solo ver la pulcra caligrafía hizo que los poros de su piel se erizaran. Cerró sus libros, buscó su túnica y salió de la habitación sin más, dando tiempo a que la noche cayera, esta vez no se verían en el interior del castillo. Rosy sentía que las cosas no iban del todo bien.

Bajó por las escaleras, se perdió en algunos pasillos, le dirigió la palabra a unas cuantas personas, incluso al chico que había llevado a la enfermería el día que se vio con Avy, todo para hacer tiempo, hacer tiempo y que en el fondo la castaña no estaba muy convencida de querer llegar, de querer encontrarse con la rubia, precisamente porque era Avy, por ella era rápida, valiente, no dudaba que ya tuviera respuestas y Rossana no sabía hasta que punto quería saber esas respuestas. Si, había sido ella misma la que había dado pie a todo el asunto de la búsqueda, ella y nada más que ella había prestado su sangre, su linaje, todo lo que era para saber el paradero de su padre, es verdad Avy lo había propuesto, pero sin su permiso jamás se hubiera dado ese encuentro y Rosy hubiera tenido indicios de su familia o por menos para de ella. Cada paso le pesaba más, en especial cuando se acercaba al lugar de encuentro, en su mano cargaba el papel, ya estaba doblado, no había querido hacerlo pero a medida que caminaba parecía ser más sencillo apretar la carta que drenar con cualquier otra cosa. Tomó un respiro al salir del castillo, tuvo que detenerse, ¿estaba segura de querer seguir?, podía regresarse, estaba segura que Avy entendería, después de todo era su elección y su tutora siempre lo había entendido, dio un paso atrás, el castillo estaba cálido, la llamaba con sus colores y grandeza. El rostro de Rosy gira, podía volver y seguir su vida, la de la chica adoptada, la de aquella que fue feliz sabiendo que lo era y que no tenía secretos de su pasado, o eso aparentaba. ¿Realmente quería seguir viviendo así?

Estaba por llegar al círculo de piedra, no había ninguna figura, entonces Rossana vio su reloj, ella se había adelantado por más tiempo que quiso hacer caminando por corredores extra. Se sentó en una piedra, sus ojos se perdieron en el infinito, pero estaban vacíos, estaba preocupada y no sabía la razón, quizás Avy regresara sin noticias, sin nada nuevo, o que su padre estaba muerto y fue un mago más, Rosy se estaba predisponiendo. Pasó una mano por su rostro y tomó suspiró. —¿Qué estás haciendo, Ross?



I could be the one
avatar
Rosy E. Aldridge
#Hufflepuff - Prefecto
#Hufflepuff - Prefecto

Lechuzas :

70


Ingreso :

11/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: You know me so well - Avy

Mensaje por Z. Avy Breckenridge el 26th Marzo 2015, 11:26 pm

Pocas veces se había sentido fuera de lugar. Avy había pertenecido a las personas que callaban cuando dudaban sobre que decir, sobre si era lo correcto mantener o no el silencio. Jamás había llamado demasiado la atención, jamás había pedido ser el foco del tema, pero en ese momento se había sentido totalmente fuera de lugar. Había vestido ropa muggle casi todos los días desde que había echo aquella promesa a Rosy. En su vida había probado tantas prendas de tantos colores, ese día justamente había ido con un saco negro que le llegaba por encima de las rodillas, el pantalón color terracota se apretaba a sus piernas flacas. En sus zapatos llevaba unas botas de media caña, y la boina gris en su cabello combinaba perfectamente con el pañuelo que ocultaba bajo su saco, y que ocultaba parte de su cabellera dorada clara. Y nada de eso, era lo que la hacía quedar fuera de lugar en aquel sitió, era un factor, pero lo mas importante, era que allí dentro, ella parecía viva, todos los demás estaban moribundos, deliraban, y decían cosas sin sentido, rogaban por una salvación, gritaban al verla y estiraban sus brazos para poder tocarla. Se encogió en aquel pasillo y camino entre las celdas procurando no ser tocada por ninguno de esos enfermos. Intentando parecer discreta, se tapo su cara con su pañuelo para poder sobrevivir de esa manera al olor putrefacto, intenso y penetrante que había en el lugar. Le habían señalado ese psiquiátrico como el lugar donde encontraría a Antoine Wadlow. Dicho establecimiento, a cargo del gobierno muggle, se caía a pedazos, desde las paredes rotas y con falta de concreto, hasta los vidrios rotos que dejaban pasar al viento como si fuera un invitado. La poca luz y la humedad eran notable, la poca limpieza aún mas. En sus interiores solo pudo pensar que no se podían curar a las personas en ese estado, solo se las podía hacer enfermar mas. Al final de todas las celdas, en una oscura, por fin encontró a quien buscaba, ovillado en una esquina, susurrando palabras por lo bajo, rezando a Merlín y a Morgana que lo sacaran de allí. ─¿Señor Wadlow? ¿Es usted el señor Wadlow?─

—¿Madame Breckenridge?— Pregunto la joven a la que la rubia le estaba hablando. La enfermera regreso a la realidad, y le sonrió calidamente. Se disculpo y siguió con su trabajo. Hacía tres días que había localizado a Antoine Wadlow, había ido un par de veces tratando de recolectar toda la información posible, recién esa mañana había logrado dar con casi toda la información que creía necesaria para poder informar a Rosy de todo lo que sabía, pues había encontrado que había pasado con aquel señor, pero sus posibilidades de contactar a la castaña y mas aún de verla a solas se acordaban cada vez que alguien nuevo entraba a la enfermería. Cuando creyó que acabarían de llegar personas, trajeron a un chiquillo que se había lastimado al correr. Avy lo atendió, pero cuando acabo noto a tres personas en la enfermería, que pasarían ahí toda la noche. Una joven entró para preguntar sobre uno de los enfermos, y Avy la dejo, pero se quedo observando el escudo en su pecho. Entro a su salita, todo un papel y escribió en tinta purpura una nota a Rosy. La vería fuera de la enfermería, no quería comprometerse a que alguno de los presentes escuchara algo. Se acerco a la muchacha y le indico que tenía que regresar a su sala común, esta asintió, y antes de que se fuera, Avy le entrego la nota para su aprendiz.

El resto de la tarde, la enfermera se la paso dando saltos de un lado para otro tratando de atender a todas las personas. Al acabar noto su reserva de medicamentos casi vacía y se lamento de haber pasado tanto tiempo fuera de ese lugar. Se arremango la túnica y se puso a trabajar ligero para poder terminar a tiempo. Cuando la hora del encuentro llego, bajo el fuego a mínimo. La poción debería mantenerse en ese estado por cuatro horas, regresaría a tiempo, se dijo observando su reloj de plata, y saliendo casi al trote de la enfermería. Saludo a los estudiantes y profesores con los que se cruzo, y fue directo al punto donde había indicado en la nota. Al llegar noto a la joven, y se acerco mostrando una sonrisa. ─Siento la demora, justo hoy se decidió la gripe que era un buen día para explotar, y todas las personas recordar que yo existía─ Le dijo dejando un beso en su mejilla y dando un corto abrazo a la niña. ─¿Cómo has estado?─ Pregunto rápido y de manera corta. Hacía tiempo que no veía a esa joven, la última vez había sido en la misma enfermería, donde habían echo una promesa, que se estaba por cumplir.




Begin Again:


avatar
Z. Avy Breckenridge
#Wizard - Personal de Hogwarts
#Wizard - Personal de Hogwarts

Lechuzas :

45


Ingreso :

04/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: You know me so well - Avy

Mensaje por Rosy E. Aldridge el 28th Marzo 2015, 11:40 am

En lo más profundo de su alma quería verla. Avy era, en el fondo, como uno de esos deseos que están ahí presentes pero que puedes desear que se cumplan como a la vez no quieres que se hagan realidad, pero que la curiosidad es tanta que a veces terminas decantando por la segunda opción solo para presenciar que puede ocurrir, mera curiosidad humana, de esas de la que las personas son esclavas y admiradoras a la vez. Por muchos sucesos que ocurrieron durante ese tiempo, malos o buenos, Rosy siempre estuvo pendiente de Avy, o por lo menos la enfermera siempre estuvo presente en sus recuerdos de alguna manera u otra. Cuando estaba con Alice, Rosy se martirizaba por estarla engañando y no decirle nada, lo mismo pasaba cuando estaba con Miles, solo que la calma de su mejor amigo la perturbaba mucho más. Cada vez que estudiaba se daba cuenta que sus ojos grises se perdían en el vacío. Lorcan había sido la única persona que había logrado distraerla y sin embargo se sentía marcaba frente a él con todo el asunto de haber presenciado magia negra, y eso que no había sido un ritual meramente puro o completo. En cualquier escenario Rossana acababa por sentirse culpable pero sus pensamientos tenían un mismo horizonte y era volver a ver a Avy para saber las respuestas, solo que la chica de cabello castaño no estaba muy segura si esas respuestas eran las que quería obtener. ¿Si su padre tenía otra vida con una mujer hermosa y muchos hijos?, ¿si estaba muerto?, ¿si nunca la quiso? Rosy creía estar lista para cualquiera de las opciones o por lo menos uno de los elementos de esa pesada rutina era imaginarse en cada suposición y como sería su reacción. Terminó cediendo a los pocos días, se estaba martirizando más de la cuenta y todo el peso estaba recayendo en su rutina y en sus rondas de prefecta donde las sombras se ceñían a ella con mayor facilidad.

El Círculo de Piedra le gustaba, le traía buenos recuerdos y era uno de los exteriores del castillo que más apreciaba, precisamente porque muchos no le daban la atención que merecía, Rosy por su parte podría sentarse a leer por largas horas o terminar ahí luego de un largo paseo. Apreció mucho que ese fuera el lugar elegido por Avy, por lo menos podía sentirse más relajada entre los muros de piedra, su tutora la conocía muy bien, más de lo que algún día imaginó. No estuvo ahí mucho tiempo, de hecho los nervios le hicieron pensar que necesitaba estar sola un poco más para prepararse para la noticia que Avy le daría. Sin embargo su corazón dio un vuelco cuando la voz musical de la medimaga hizo eco a sus espaldas, enseguida Ross volteó y no pudo evitar sonreír cuando vio la figura de su amiga, porque ahora la consideraba así más allá de su tutora. La tejona correspondió a su gesto de saludo y soltó una risita tímida ante su comentario. —Las cosas pasan los días más inesperados, Avy, creo que la vida es así—. Termina por encogerse de hombros mientras se muerde el labio y rueda los ojos, habían muchas anécdotas que contar y ella sentía que podía compartirlas con la sanadora pero no era el momento, no quería perderse puesto que su corazón ya sabía lo que quería y las otras historias podían esperar, por lo menos un poco, tenían el tiempo necesario para todo aquello. —Pues… ya sabes, han pasado muchas cosas en estos días, pero ya te las contaré, nada preocupante, supongo que lo mejor es pensar que todo va para mejor—. Confiesa con su misma actitud positiva de siempre, como era ella, como era Rosy.

La castaña toma un respiro y pasa una mano por su cabello algo nerviosa, las hebras se quedan en la misma posición que estaban antes. La chica estaba ansiosa, era evidente. —Avy, antes que cualquier cosa quiero agradecerte lo que has hecho por mí, no importa el resultado ni… la magia que hiciste en la enfermería esa noche, honestamente agradezco que hayas tomado parte de tu tiempo para ayudarme cuando ni yo misma sabía por dónde empezar—. Admitió con honestidad viendo a los ojos a la enfermera. La vida no le alcanzaría a Rosy para terminar de encontrar las palabras adecuadas para agradecer ese gesto, hablaban de sus orígenes, de su vida antes de lo que ella conocía, era de suma importancia. —Tu… ¿cómo te fue?, ¿supiste algo de papá?—. Y sin quererlo el tono salió con mucha familiaridad, como si ese fuera Alexander y no el desconocido que la había dejado, después de todo era su padre.


I could be the one
avatar
Rosy E. Aldridge
#Hufflepuff - Prefecto
#Hufflepuff - Prefecto

Lechuzas :

70


Ingreso :

11/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: You know me so well - Avy

Mensaje por Z. Avy Breckenridge el 30th Marzo 2015, 1:58 pm

Mostró una suave sonrisa a la palabra de la muchacha. Le recordaba a Maika, quien había llegado acompañada de Daen el día que Avy regreso a casa luego de terminar sus estudios y dijeron deliberadamente que se iban. Fueron unos quince minutos, no debió pasar mas. Sina y Sea ya decían que ellas se iban con nosotros porque Juul era su madre y no la iban a dejar, por mas que no compartieran sangre. La madre de los cuatro fue la más difícil de convencer, pero al final accedió. Una hora mas tarde se aparecían en Londres, dispuestos a comenzar una nueva vida. Avy se preguntaba cómo era posible que, con la posibilidad de aparecer en cualquier parte del mundo, nadie nunca se fuera cuando las cosas iban mal, se lo pregunto, una vez tras otra, porqué su madre no se había ido, porque no había abandonado a aquel hombre, pero luego dejo de hacerse esa pregunta, porque si ella no se hubiera quedado, Daen y ella no existirían, y Sina y Sea estarían al cuidado de ese hombre. Si, las cosas pasaban cuando menos las esperabas y cuando menos querías que ocurrieran, pensó para sus adentros, y se arrepintió en ese preciso momento. ¿Qué pasaba si ese no era en verdad le momento oportuno para contarle a lo joven lo que había visto? Sus pensamientos recorren aquellos pasillos abandonados, ver esas caras desesperadas, el olor a humedad, el olor al olvido. Mantuvo su sonrisa en su rostro de alguna manera u otra, la mantuvo por Rosy.

─Sabias palabras─ Le dice a cambio de decir algo que no sea sobre el padre de la chica, siente que es demasiado pronto para contar todo, y que si empieza a hablar sin control, no tendrá filtro para decir ciertas cosas que sería mejor decirlas con cuidado. ─Me recuerda a cuando llegué por primera vez a esta ciudad, no la sentía como en casa, pero entonces vi a niños correr por un parque, parejas caminar de la mano por las calles, amigos que se seguían a todos lados. Un día pase de decir que no me gustaba a decir que me encantaba, y nunca supe bien que fue lo que cambio ese pensamiento en mi. Calculo que así es todo, con las cosas importantes al menos. Simplemente pasan─ Comentó con un poco de nostalgia hacía su antiguo pasado, hacia su pueblo que tanto le había gustado, el olor de jazmines en primavera, la resina de los árboles. Siempre había considerado su rusia su hogar, pero cada vez que se daba cuenta, tenía menos intenciones de regresar, muchas menos intenciones de dejar ese lugar donde ya se había asentado y donde su vida era feliz, al menos la mayor parte del tiempo, cuando no se ponía nostálgica. Vuelve a sonreír. ─No me hagas caso, aspire muchos bálsamos hoy en el trabajo─ Agrega para soltar una risa que sonó tal como si saliera de una cajita de música, y solo pensar en eso le causo mas gracia. Avy siempre había sido avida con la música y las canciones, recordarlas, cantarlas, le salía fácil. Su hermana mayor siempre la comparaba con eso, con una caja de música, siempre cantando canciones que parecían salir de un cuento de hadas. La rubia siempre reía de aquellos comentarios.

─No tienes nada que agradecer Rosy, todos merecemos saber de donde venimos, a veces nos ayuda a saber a donde vamos o quienes somos en realidad. El pasado es nuestra marca, es lo que nos hace diferentes. Mereces cubrir esa mancha negra y vacía que tienes, incluso si solamente es para seguir adelante. Tienes que saberlo porque lo necesitas, incluso cuando ahora no sepas la razón, lo necesitas o lo necesitaras en algún momento, y cuando ese momento llegué no quiero que pienses que es demasiado tarde. Se de pasados duros y padres que no son lo que queremos, prefiero ayudarte antes que dejarte sola con esto, prefiero ayudarte para porque una mancha mas a mi expediente no hará gran cosa, pero prefiero ser yo quien haga eso y no tuvo. Mantente pura Rosy, es lo que puedas hacer, si quieres agradecerme, pero hago esto con placer por ayudarte, para eso estoy, no dudes en pedirme ayuda mi niña─ Su rostro muestra una sonrisa tranquila, pero habla con seriedad, con la seriedad de una persona que hace las cosas por el amor que adquirió a esa jovencita. ─Esta bien, todo estará bien, ya verás─ Le aseguro mientras lanzaba una mirada hacia el castillo y los alrededores para asegurarse que no hubiera nada. Luego volvió su mirada clara a Rosy. La analizo por un minuto. Esperando encontrar algún indicio que mostrara que no era buena idea decirle lo que le estaba por contar, pero en cambio solo pudo ver seguridad y fortaleza en los ojos de la muchacha. Asintió lentamente. ─No me fue como esperaba, pero lo encontré─ Dice bajo, y luego se aclara la garganta. ─Lo encontré─ Le asegura en un tono de voz mas alto de lo que había dicho antes. Vuelve a curvar sus labios en una sonrisa, porque sabría que la chica estaría feliz, por lo menos hasta que supiera todo lo demás. Merecía al menos un minuto de felicidad, se dijo para sus adentros, pero no podía abrazarla y mostrar tanta alegría como le hubiera gustado hacer si lo hubiera encontrado en un lugar diferente, si hubiera escuchado una historia mejor.




Begin Again:


avatar
Z. Avy Breckenridge
#Wizard - Personal de Hogwarts
#Wizard - Personal de Hogwarts

Lechuzas :

45


Ingreso :

04/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: You know me so well - Avy

Mensaje por Rosy E. Aldridge el 1st Abril 2015, 8:59 pm

[justify]Por lo general los hijos adoptados siempre muestran indicios desde pequeños por querer conocer a sus padres biológicos; investigan, buscan, preguntan, rondan el pasado como si fuera el presente y no se detienen hasta saber la verdad absoluta de sus orígenes. Entonces cuando el momento llega reina la confusión, el choque de sentimientos y un mar de pensamientos que no tiene norte y que lo que hacen es complicar el presente y el rumbo que puede tener el futuro.

Rossana nunca se había preguntado ninguno de esos escenarios. Desde pequeña la castaña supo la verdad, incluso mientras su madre le cambiaba los pañales le decía lo mucho que la amaba aunque no fuera su hija, que ella tenía otros padres pero que ellos eran sus padres del corazón, que nunca la dejarían y que ella tendría un futuro grande. Cuando fue creciendo el dialogo fue diferente, cambió a uno formal donde la protagonista era la razón y donde Eloise y Alexander querían que su pequeña hija entendiera completamente el asunto para no desviarse u odiarlos en un futuro. En cualquiera de las evoluciones de su persona, Rosy siempre entendió el asunto, ella nunca odió a sus padres, ellos siempre la hicieron sentir como en casa, así la pequeña desde que nació hubiese sido diferente, alejada un poco al margen de elegancia que derrochaban los Aldridge con su fama y posición. Si, tuvo curiosidad, pero la verdad es que nunca logró obtener las pistas necesarias para armas una escena lo suficientemente fuerte para empezar una búsqueda a sus verdaderos padres, y como siempre creció llena de amor y llena de cariño tampoco tuvo la necesidad de explorar en su pasado. Dados los acontecimientos recientes entonces Rosy solo podía justificar la búsqueda que había hecho su tutora con el argumento de que nunca tuvo la oportunidad de abrirse y preguntarse si en verdad era necesario buscar a su padre y saciar su curiosidad por la magia, es decir, nadie nunca le había dado las herramientas para que solo con una gota de sangre y una piedra lunar pudiese buscar al hombre que seguramente le heredó toda la magia que tocaba su sangre y que la hacía ser lo que era, ella solo vio la oportunidad y le dio la mano antes de que esta se fuera y no se presentara de nuevo, porque si algo era obvio es que no solo Avy se estaba arriesgando, ella también al ayudarla con todo ese ritual y callarlo cada día, a fin de cuentas no le importaba con tal de lograr su objetivo, así hubiese tenido que sacrificar unos buenos días donde las dudas invadían su mente y donde no le podía concentrar en otra cosa, siquiera en los últimos sucesos buenos de su vida; sus amigos, y ¿por qué no? Lorcan.

Pero luego de toda esa historia, ¿en verdad estaba preparada para lo que iba a recibir? La respuesta era no aunque sonara incoherente. Si, era verdad que Rosy se había preparado por días para la noticia, en su mente y en cualquier lugar pintaba los diversos escenarios que se podían presentar, incluso había ensayado respuestas a solas para cada historia que Avy pudiera contarle, desde que su padre la abandonó por no tener más opción hasta el límite de que nunca la deseó porque nació en el momento indicado. Ella creía estar lista para todo y preparada para luchar con cualquiera que fuese la respuesta, pero la verdad es que nunca esperó que su cuerpo despertara de esa forma, si, porque cuando Avy abrió sus labios para responder ella no pudo escuchar más y todo lo que había dicho la sanadora antes y las respuestas que ella había programado para agradecerle desaparecieron de su mente para centrarse en una sola cosa: Avy había encontrado a su padre.

Los ojos de Rosy brillaron aunque ella no se diera cuenta, un rayo de luz apareció en su iris grisáceo que permanecía abierto mientras solo tenía su concentración puesta en Avy. Su corazón, bombeaba pero ella no podía escucharlo, estaba muy aturdida, su piel estaba erizada y había palidecido pero lo más notorio era la sonrisa que se formó en sus labios, una amplia, una hermosa, una pura, una llena de alegría. A penas tuvo voz para hablar, porque Rosy dudó que podría hacerlo, entreabrió sus labios no muy segura de querer hacerlo, no quería estropear las cosas con su entusiasmo. —¿Qué?—. Susurró, sus labios temblaban y solo pudo caminar hacia Avy para darle un gran abrazo y aferrarse a que todo aquello no era un sueño. —No puede ser, no puede ser, Avy, ¿cómo…?—. Rossana se separa aún con la misma sonrisa, aparta sus cabellos de su cara, siente calor, siente que lo que único que desea es salir corriendo y buscar a su padre, que quedarse ahí solo la sofoca más de la cuenta. —¿Cómo es?, ¿le hablaste de mi?, ¿en dónde está mi papá?


I could be the one
avatar
Rosy E. Aldridge
#Hufflepuff - Prefecto
#Hufflepuff - Prefecto

Lechuzas :

70


Ingreso :

11/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: You know me so well - Avy

Mensaje por Z. Avy Breckenridge el 7th Abril 2015, 8:29 am

El asombro, que sensación tan peculiar. Se veía en niños todo el tiempo, mas en navidad y cumpleaños, Avy estaba encantada cuando veía a alguien de esa forma, los ojos abiertos y brillantes, la expresión que mostraban que no era fácil describir con palabras, pues estas siempre lograban quedarse atascadas, asombrándose del mismo asombro. La rubia enfermera era de esas que observaba aquellos gestos con cariño, de pequeña no era de las que se asombraban con destreza, en realidad, casi nada la podía llegar por sorpresa, una capa cubría su ser con nostalgia y tristeza y le impedía ver mas allá, como si se tratara de una bruma cabalgando en la mañana. Le hubiera gustado tanto complementar aquel sentimiento que Rosy demostraba, pero en vez de eso solo podía sonreír con mas tristeza. Sintió el abrazo que la joven le dio y lo correspondió. Apenas le sacaba unos centímetros la enfermera a la niña, y se sorprendió a si misma pensando cuanto crecían los niños, cuando era algo que veía todos los días, todos los años y prácticamente, a todas horas. Acarició el cabello castaño lo que la joven le permitió, y le sonríe cuando se vuelven a separar. Estaba lista. Rosy iba a poder con eso. Sus pensamientos alentaban y apoyaban a la castaña en la que tanta confianza tenía. Avy jamás dejaría que la joven se deprimiera, jamás la dejaría caer sin tender una mano, ella estaría allí para ella, nada podía salir mal estando las cosas así. Nada podía salir tan mal, se corrigió mentalmente, y cruzo sus brazos frente a ella entrelazando sus dedos para no comenzar a gesticular como hacía cada vez que se ponía nerviosa.

─No creo que quieras ir a verlo─ Comenzó a decir con tono cauto, y se arrepintió al instante de haber comenzado de esa manera, había cientos de formas de hablar de eso, Avy había elegido la peor. Cerró lo ojos un segundo, y alzo la mano para comenzar de nuevo, solo que esta vez desde el principio. ─Permiteme explicar─ Pidió y busco algún punto donde centrar su vista mientras hablaba, terminaron siendo los ojos claros de Rosy, así podría ver cuando era prudente dejar de hablar, cuando era apto seguir hablando. ─No fue tan difícil como creía, encontrar a tu padre. La piedra se iluminaba si estaba cerca, pero no la use, directamente fui a los expedientes, los muggles tienen todo guardado, cada registro esta ahí para cualquiera casi, solo necesite un par de hechizos y ya estaba metida con una de las enfermeras buscando el nombre, pero pateaba de hospital a hospital. No podían sostenerlo y él no se podía sostener a si mismo, antes de encontrarlo ya había supuesto que se trataba de un nómada en este mundo.─ Soltó un suspiro, recordando como los hospitales de ese lugar dejaban aquel olor típico de enfermerías presentes. Olor limpio y desinfectado, no era el mas agradable, y los niños fruncían el ceño al entrar. No le había gustado nada el método en el que se manejaban, mucho menos como trataban a las personas, como si ellos no estuvieran allí para ayudar, como si solo estuvieran porque tenían que estar. Avy se habría enfrascado en una discusión si hubiera tenido sentido hacer algo parecido, si hubiera sido aceptablemente prudente, pero no lo era, y se había tragado todas las críticas que habían pasado por su mente en cualquiera de esos establecimientos. Nada de eso comentó a la castaña, pues seguro le aburría escuchar una versión de algo que ya debía conocer bastante bien.

─Al final, encontré el paradero. Psiquiátrico Lumiere.─ Soltó las palabras más rápido que pudo, no quería asustarla, pero los recuerdos de esos pasillos rotos y carcomidos por el tiempo, el olor putrefacto que emanaba de cada cosa que se moviera, el viento ácido que entraba por una de las pocas ventanas del lugar que no estaba demasiado ventilado, las celdas oscuras, húmedas y cerradas, la persona encogida en una esquina que resulto ser a quien buscaba. ─Pude hablar con él, me contó que fue de su vida una vez que le demostré que era una bruja─ Algo que casi le costaba quedarse encerrada allí también, pero que había logrado esquivar. ─Era... él era un seguidor de Quien tu ya Sabes, lo adoraba y veneraba, tras la caída huyo y se mezclo en un mundo que odiaba, perdió su dinero, su fortuna, todo, al final quedo en la calle sin nada. La caída para él fue lo peor, huía de la prisión, de los dementores y de los besos, pero no sabía que estos fueran relevados de sus puestos, no me creyó. Él tenía que cumplir una larga condena, y se negó de la única manera que pudo, se escapo de ella y lo logro, pero encontró algo peor.─ La locura y la soledad, pensó para sus adentros mientras tomaba aire para comentar lo que seguía. ─Se hizo de varias mujeres, tu madre entre ellas, pero no la recordaba, me dijo que era lo único que lo hacía sentir vivo porque sin su magia estaba muerte, era un muerto con vida que caminaba y moría de hambre. Vivió de esa manera por muchos años, hasta que la locura pudo con él, y lo acabaron internando de un lugar a otro, al final sus palabras lo hicieron mas loco al mencionar la magia y acabo en ese lugar.─ Era la historia, en términos generales, era lo que había. ─Perdona que no le hable de ti, ahora es una persona muy.... susceptible, dice esperar día tras día a que el señor tenebroso regrese al poder, y lo saque del lugar, pero eso no va a pasar, tu y yo lo sabemos. Es difícil hablar con él, repite mucho las cosas y.... lo siento es todo lo que tengo por ahora─ Finalizó, sin mucho mas que decir, había evitado las descripciones a mas no poder para proteger a la muchacha y una idea paso por su mente, no tardo en exponerla para la castaña. ─Creo que deberíamos sacarlo, si me dejas, yo puedo intentar sacarlo, lo dejaría en un lugar seguro, encerrado, hasta que mejore. Digamos que los hospitales muggles no son del todo aptos según mi criterio, son muy básicos y en algunos lugares son hasta groseros a la hora de hablar.─




Begin Again:


avatar
Z. Avy Breckenridge
#Wizard - Personal de Hogwarts
#Wizard - Personal de Hogwarts

Lechuzas :

45


Ingreso :

04/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: You know me so well - Avy

Mensaje por Rosy E. Aldridge el 12th Abril 2015, 11:15 am

La palabra "Psiquiátrico" proveniente de los labios de Avy ya hizo que Rosy considerara que lo que seguiría no era nada bueno, sabía anticipar las noticias, quizás eso fuera porque creció en medio de muchos adultos. Era una niña y los Aldridge además de ser una familia grande eran una familia numerosa, llenos de muchos adultos e hijos mayores que ya no estaban en la edad de compartir con la castaña de ojos grises y curiosos ante la vida. Mientras todos conversaban Rosy se sentaba cerca a jugar con sus muñecas o a hacer que leía sus libros de cuentos, sin embargo siempre estaba muy atenta a los temas de conversación y como todo era política, salud y sociales aprendió a entender o a darse cuenta de lo que venía sin que le dieran muchas explicaciones, a veces Alice o el mismo Miles le decían que era una adolescente con mentalidad de adulta, quizás por eso su aire precavido, responsable, calmado y siempre dotado de algo que decir. Rossana a veces podía ver en los gestos, en la mirada, todo el tema, incluso antes de que surgiera la conversación, solo que en ese momento no hubiera deseado saber hacerlo, lo único que quiso al final fue taparse los oídos y salir corriendo.

Dolor, el dolor no solo es físico, también es emocional, es mental y quizás ese último tipo sea el más poderoso de todos. Un herida física por lo general sana temprano, no tarda mucho dependiendo de la cicatrización, pero las heridas interiores son las peores porque pueden trascender mucho tiempo y quedar grabadas en la mente de manera infinita, el cuerpo no te lo recuerda pero la mente juega una y otra vez tocando esa yaga y haciéndola cada vez más dolorosa. Rosy experimentó el dolor emocional más fuerte de todos, uno que nunca esperó sentir, uno que no creía que fuera a llegar nunca, incluso cuando sabía que su padre la había abandonado, ella recordaba que había pensado que qué podría ser lo peor que podía pasar, pues bien, nunca hubiera imaginado que la respuesta de Avy era algo que nunca estuvo en sus cálculos. —No... puede ser.— Susurró tan bajo que estaba segura que ni Avy se había dado cuenta. Sus piernas empezaron a flaquear, cada palabra era un golpe profundo en su pecho, en su estómago, en cada una de sus extremidades, se sentía tan frágil, tan sola que sus pies perdieron el equilibrio y tuvo que buscar apoyo en une piedra baja para poder sentarse. A esas alturas los ojos de Rossana habían perdido brillo, estaban vacíos, sin esa luz que experimentaron minutos antes, sus labios temblaban y sentía un frío inmenso. Seguramente su habitación estaría cálida, llena de luz y con ese olor a casa, al hogar que no la hacía extrañar al mundo muggle.

El Señor Tenebroso, varías mujeres que pasaron por sus manos, demencia y sed de poder, ¿ese era su padre?, sabía que dejarla abandonada no hablaba muy bien de él pero todos esos adjetivos ya corrompían todo el asunto. Ella, tan buena, tan gentil y tan dulce siendo la hija de un villano peor al de sus cuentos; ¿ella sería como él?, no fue raro que Rosy lo pensara en un primer momento, después de todo si había heredado su magia también podía heredar otras cosas que quizás no estuviesen despiertas en su interior. —No, no, no, no, no puede ser—. Se repetía hundiendo su rostro en sus manos, quería llorar pero sus ojos estaban secos, por alguna razón pasaron por su mente todos los rostros que la rodeaban, incluso el de Avy; Lorcan, Alice, Miles... se sentía sucia, se sentía marcada. La enfermera terminó luego de lo que parecieron extensas horas, Rosy necesitó un momento para poder alzar el rostro y verla con la misma expresión perdida que antes. —Quiero verlo, quiero ir al Psiquiátrico y verlo por mí misma. Quiero saber... si vale la pena sacarlo—. Alexandre había fallado como padre, si, lo había hecho, pero nunca una monstruosidad así, Rosy estaba hablando llena de asco, de rencor, del que en algún momento fue el padre que por un momento quiso conocer. —Después de todo no le haría un bien a este mundo trayendo a un posible asesino serial—. El tono de la tejona es frío, tiene que unir todas sus fuerzas para poder levantarse mientras limpia sus ojos de unas lágrimas que nunca existieron. . —Quiero saber si algo más voy a heredar de él, incluyendo su magia.—.


I could be the one
avatar
Rosy E. Aldridge
#Hufflepuff - Prefecto
#Hufflepuff - Prefecto

Lechuzas :

70


Ingreso :

11/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: You know me so well - Avy

Mensaje por Z. Avy Breckenridge el 14th Abril 2015, 12:31 am

Zanja, en este mundo hay dos clases de dolor. El dolor pasajero que duele y sana. El dolor permanente que es una tortura que nunca acaba. Las palabras de su padre llegaron a ella, y la rubia enfermera se agacho para acabar sentada al lado de la castaña. Espero su reacción. No estaba bien, Rosy no estaba bien. Avy espero a que terminara de hablar y la abrazo con fuerza. Acaricia sus cabellos sin decir una palabra, busca darle un consuelo que sabe que no va a poder darle, busca quitarle un temor por mas que sabe que eso no será suficiente. Luego se aleja y deja que Rosy quede apoyada en su hombro mientras ella acaricia su cabello. Respira profundo porque sabe lo que se viene, y sabe que esa joven necesita escucharlo. La historia que una vez guardo bajo llave en el sótano de su alma, estaba por ser revelada, y eso llenaba de temor a la Rusa que sonrió con cierta timidez a la castaña. Sabía que había sido demasiado para la menor, sabía que esa noticia dicha de manera tan directa había sido un golpe. Sabía que tardaría en reponerse de aquella noticia, y sabía que ella estaría a su lado.

─Nací hace 27 años, mi casa era hermosa. Era una mansión de madera negra. Grandes ventanales por los cuales entraba la luz. A mi padre siempre le gustaron las cortinas blancas. Afuera, en la abadía, ese lugar parecía el castillo de una princesa─ Comenzó a decir intentando que su voz no sonara sepulcral. Vuelve a sonreír, pero la alegría nunca llegaría a sus ojos, ni que lo intentara mil veces. ─Tuve dos hermanos mayores, Daen y Maika, la última me sacaba seis años, Daen solo uno y mi primer recuerdo en este mundo el recuerdo mas aislado que tengo, es mi hermano que me aferraba en un abrazo y me decía que todo iba a estar bien.─ Su voz se quiebra, y no puede creer que este contando aquellas cosas que había jurado guardar para ella y para sus hermanos por siempre. Es por Rosy, pensó en su mente, porque es mi culpa que ella supiera de su padre, porque es por mi que ha pasado esto. Cerro los ojos en una respiración profunda y busco un punto en el cual perder su mirada clara. ─Verás, fui criada como una Reina, mi padre no creía en princesas, creía que nuestra familia estaba destinada a subir al poder y mandar, eramos personas que solo debían dar ordenes y que nunca tenían que trabajar, pero para eso, teníamos que ser educados. La mayoría de las personas creían que nuestras vidas eran perfectas, un padre que se preocupaba por nuestra educación y por nosotros. Una madre humilde que siempre brindaba una sonrisa a todos. Mi hermana mayor, era inteligente, bella y social. Daen era todo un caballero, inteligente, seguro, respetable. Y yo era la niña, el ángel de la familia, en esos tiempos me decían Zanja, es mi primer nombre, solo mis hermanos me llamaban Avy, a falta de un mote mas cariñoso.─

Una sonrisa extiende su rostro, amaba a sus hermanos, siempre lo había sabido. ─Pero no eramos una familia perfecta, mi padre quería que lo fuéramos, eso si. Él era... él es un purista como se lo conoce aquí, un aliado del bando negro. Todas las cosas que él veía tenían que estar en su lugar. Los muebles, los adornos, los cuadros, las alfombras, las plumas sobre el escritorio, incluso el vuelo de las cortinas, y nosotros. El problema estaba que se había enamorado de mi madre, y mi madre había olvidado decir que tenía raíces mestizas. Conocían todos a sus padres, a mis abuelos, sabían todos que eran brujos, pero no sabían que la madre de mi abuela era muggle. Mi madre era mestiza, no era pura, nunca lo sería, y como tantas otras cosas, eso es algo imposible de cambiar. Todos sus hijos serían mestizos, todos sus hijos quedarían manchados. La perfección tirada por la borda. No era el padre ideal, no era amable si estabamos fuera de casa. Mamá le temía, mis hermanos lo hacían, yo lo hacía, el personal huía cuando él entraba a la casa y nos dejaban solos ante su compañía. No te contaré todas las cosas horribles que nos hizo, solo diré que cada error cometido debía ser pagado con sangre y dolor, y todos los castigos nuestros, también los tenía que cumplir mi madre. Es por él por quien se practicar la magia negra, se cosas que no debería saber. Él pensaba que saber las cosas y actuar como las personas que debíamos ser, nos iba a volver puros, pero no era algo que pudiéramos cambiar. Y lo peor, era que solo él nos veía como una mancha negra. Si hubiera sabido mirar mas allá y darnos algo de amor, seguramente hoy aún estaría en Rusia y sería una horrible persona.─ Tuvo que hacer un esfuerzo para no llorar ante tales memorias que callaba a medida que contaba su historia, los golpes, la sangre, el llanto, las noches en vela, como los tres hermanos se aferraban entre ellos para poder buscar una causa para poder sanar. Como trataban de contenerse en vano.

─Mi padre hizo cosas terribles, con mucha gente, conmigo, con mis hermanos, con mi madre. Hizo cosas que me da miedo repetir, porque el solo recordarlas duele, porque hay cosas peores que lo golpeen a uno, y si Rosy, el me golpeaba, es hora de que yo misma lo asuma, pero lo peor es ver como maltratan a una persona que amas y no puedes hacer nada para evitarlo. Al final acabamos por huir de él. Pase cinco años de mi vida, tratando de convencerme que nada de eso había pasado, ¿Sabes que descubrí? Que nuestra sangre no significa nada, Rosy. No eres mala personas porque tu padre una vez lo fue. No mataras a nadie porque tu padre una vez lo hizo. La sangre es la sangre. Tu padre te dio la magia, pero esta en ti que decides hacer con ella. No hay herencia mas grande que la magia, y no hay otra herencia por la que debas preocuparte porque es otra característica física mas, como lo es el color de pelo o el color de ojos. Lo que eres, lo que sientes y lo que haces, esta aquí─ Señalo el corazón de la joven. ─Y aquí─ Señalo en esta ocasión la cabeza. ─No dejes que el pasado de tu padre se vuelva el tuyo. No tienes que temer volverte como él, eso no va a pasar mi hija. No te diré que esta mal asustarse, es lo normal, no te conté una historia de príncipes y princesas. No fue una historia de cartas de amor y desvelo. La vida a veces es cruel, pero las heridas solo están para recordarnos que alguien trato de pasar sobre nosotros y no lo logró. No dejes que te consuma esta verdad, porque seguirás siendo la misma persona que eras hasta hace unas horas, cuando no sabían nada de él, y saber de él no tiene porque afectar tus decisiones.─ Deposito un beso en la cabeza de la joven. ─Yo estoy contigo mi ángel.─




Begin Again:


avatar
Z. Avy Breckenridge
#Wizard - Personal de Hogwarts
#Wizard - Personal de Hogwarts

Lechuzas :

45


Ingreso :

04/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: You know me so well - Avy

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.