Novedades
Clases de Hogwarts
Oclumencia [Inscripciones] Vuelo [Abierta]Vuelo [Inscripciones] Astronomía [Abierta]Pociones II [Inscripciones] Clase [Estado]Astronomía [Inscripciones] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]
Censo del Foro
09
06
10
10
01
13
00
29
20
Novedades
21/01
Apertura del Foro! Hay Personajes Canon disponibles. Recuerda que puedes pedir cualquier apellido Canon de la saga.
30/01
Nueva entrega de 'El Profeta' y 'Corazón de Bruja'. Se han abierto los eventos y mini-tramas. No olvides pedir tus banderines.
28/02
Trama Global #1: 'Día de San Valentín'. Finalizada!
15/03
Awards de Marzo: Abiertos! Nuevas ediciones del Profeta y Corazón de Bruja. Nuevos Eventos Abiertos.
29/03
Mini-Trama 'Una mano a la comunidad' Finalazada, gracias por participar!.
02/04
La Mini-Trama 'De vuelta a la normalidad' continua, !ah comenzado un ataque en Hogsmeade!
Playlist
Puntos y Premios
Puntos de las Casas
Gryffindor: 20200
Hufflepuff: 6350
Ravenclaw: 21200
Slytherin: 16620
Jefes de las Casas
APELLIDO, Nombre
[Gryffindor]
APELLIDO, Nombre
[Hufflepuff]
DELACOUR, Gabrielle
[Ravenclaw]
APELLIDO, Nombre
[Slytherin]
Menciones Especiales
WEASLEY, Dominique
[PJ. Femenino]
ROVENSKY, Robin
[PJ. Masculino]
POTTER, James
[PJ. Destacado]
WEASLEY, Rose
[Mejor User]
WEASLEY, Rose
[Mejor Roler]
LONGBOTTOM, Alice
[Mas Popular]
ROVENSKY, Robin
[Mas Travieso]
MALFOY, Scorpius
[Mas Malvado]
FINNIGAN, Fiorella
[Mejor Jugador]
Guía de Usuarios
Tumblr
Facebook
Últimos temas
» Cierre del Foro
31st Mayo 2015, 7:27 am por Robin Rovensky

»  •Mini-trama: ¡Comida que no corre, vuela!
30th Mayo 2015, 7:46 am por Harlem Sonke

» El precio de la libertad [Robin]
30th Mayo 2015, 7:31 am por Robin Rovensky

» Cuidado con el ¿gato? // Brunette Moreau
16th Mayo 2015, 12:35 pm por Brunette Moreau

» Manos a la obra » Heeni A.
14th Mayo 2015, 2:07 am por Rose M. Weasley

» ciudad silenciosa, elite
13th Mayo 2015, 4:31 pm por Invitado

» Tokio University *Af. Normal*
13th Mayo 2015, 7:01 am por Invitado

» How long it's been? // Joanna Miller
12th Mayo 2015, 10:56 pm por Richard V. Malloy

» Fiendfyre | Afiliación Normal (Cambio de Botón).
11th Mayo 2015, 2:19 pm por Cunning

Hermanos
Directorios
Elite [55/55] {CERRADO} Última Limpieza 07/04

El precio de la libertad [Robin]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 18th Abril 2015, 6:45 pm

Miró su reloj y este marcaba las seis menos diez de la tarde. Brunette no era una chica muy puntual, tampoco era impuntual, pero siempre llegaba a los sitios a una hora muy justa. También había que decir que era una persona más nocturna que diurna, por lo que el porcentaje de llegar tarde en algún sitio era más alto en las primeras horas de la mañana que más tarde. Eso si, siempre llevaba un reloj consigo misma y si no llevaba reloj, llevaba el móbil o el ipad o algún aparato que indicara la hora que era. En Hogwarts las opciones de saber la hora que era quedaban reducidas a solo una; el reloj. Llevaba aquel reloj desde que tenia uso de consciencia. Se acrodaba que se lo había regalado su tía por su décimo cumpleaños y todavía le servía. Respecto el diseño, era todo de color blanco, así que nunca pasaba de moda.

Dejando el reloj a un lado, empezó a correr hacia la galería de armaduras. Esa misma mañana Robin le había enviado una carta diciendo que se encontraran allí. Brunette lo estuvo buscando con la mirada para poder decirle que si, que asistiría. Pero el caso es que entre tanta cabeza de alumno no pudo llegar a visualizarlo y terminó por no decirle nada. Hacía algo más de ¿dos semanas? que no veía al chico, desde la última vez que se enfadaron. La cosa ahora estaba en que Brunette ni se acordaba de porqué se habían enfadado y de hecho, no estaba enfadada.

Ya dominaba bastante el mapa de Hogwarts y no le fue difícil encontrar el lugar indicado. La galería de armaduras era un lugar enorme, lleno de enormes armaduras (eso era bastante obvio) de distintas épocas, tipos y clases. Brunette entró en la sala, la cual parecía que estaba vacía porque no se escuchaba nada. De hecho, si se escuchaba algo; los pasos de la slytherin al caminar. Pero aparte de eso, nada más. Decidió por ponerse de puntillas y caminar así. No quería hacer ruido y no porque estuviera haciendo algo malo, si no simplemente el hecho de solo escuchar sus propios pasos le ponía la piel de gallina.

Finalmente, cuando se indensó un poco más en la sala pregunto por el muchacho para saber si se encontraba allí. No parecía haber rastro del chico-¿Robin?-Esperaba que no fuera una broma o algo así para meterse con ella, porque si lo que quería era hacerle miedo, lo estaba consiguiendo. La galería de armaduras no era el lugar más soleado y transitado de Hogwarts, que digamos. ¿Porqué allí y no, en el gran comedor? A saber.


Última edición por Brunette Moreau el 10th Mayo 2015, 6:25 am, editado 1 vez


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 18th Abril 2015, 7:56 pm

Aquella mañana, Robin se había decidido por fin a mandar la nota.

El asunto llevaba un tiempo rondándole por la cabeza. La despedida de su anterior charla con Brunette Moreau había sido un tanto tormentosa; y eso después de que la muchacha se hubiese mostrado bastante comprensiva con él, que ese día estaba de un humor de perros. Robin no admitiría, bajo ningún concepto, que no estaba muy satisfecho con cómo se habían desarrollado las circunstancias; pero una parte de él le decía que una disculpa, o al menos un intento de reconciliación, estaban a la orden del día. Así que aquella mañana había cogido la pluma y había garabateado un mensaje para la señorita Moreau, citándola en la Galería de Armaduras a las seis de la tarde. Después, con tal de no tener que entregárselo en persona, había subido a la lechucería y había intentado endosarle la nota a la lechuza de la chica, que tenía un carácter de mil diablos y le había pegado un picotazo en una mano.

- Pues no me extraña que no quiera mandar cartas a ninguna parte -bufó Robin mientras salía de la lechucería, recordando un tira y afloja que Brunette y él habían tenido sobre si escribir a sus padres o no. Pese a todo, aquel arisco pájaro había cumplido bien su cometido, y a la hora del desayuno había soltado la nota sobre el plato de su dueña; y esta había vuelto la cabeza, como buscando al autor de la misiva. En ese momento, Robin se había agachado y se había escondido debajo de la mesa, y había contestado con un gruñido a las exclamaciones de sorpresa de los compañeros junto a los que estaba sentado.

Hacia las seis de la tarde, se puso en marcha. Había citado a la muchacha en la galería de armaduras porque sabía que por allí no pasaba nunca nadie, y tenía la intención de cumplir una promesa que requería espacio y tranquilidad: la de enseñarle a Brunette a hacer malabares. (Si ella quería, claro estaba, porque lo mismo le decía que ya no le interesaba; tenía un carácter más que extraño, y a veces por más que lo intentaba Robin no llegaba a entenderla.) Llegó unos minutos tarde, lo que para él era una puntualidad casi sin precedentes, y nada más asomar la cabeza por la puerta vio que Brunette estaba ya allí, paseándose por la galería de puntillas, como si temiese que cualquier ruido fuese a desencadenar un alud de piezas de armadura que pudiera sepultarla.

- ¡Hey! ¡Señorita Moreau! -llamó, a modo de saludo. Avanzó un par de pasos hacia ella y se sacó del bolsillo de la túnica una bola de malabares, dividida en cuatro cuartos de colores diferentes y cubierta a medias por los restos de una mancha de café- ¡Atrápala! -gritó, y se la lanzó a Brunette en un flamante tiro parabólico.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 19th Abril 2015, 11:31 am

Se giró rápidamente al escuchar su nombre. Por como la había saludado, él tampoco parecía estar enfadado. Y es que se habían picado por una tontería sin sentido alguno. Brunette le sonrió como respuesta al saludo. Bueno, de momento aquello parecía que iba bien. El chico iba con buenas intenciónes y eso era buena señal.

El chico sacó una pelota de su túnica y se la pasó a Brunette. y a esta casi se le cayó al suelo, porque en un primer momento no se lo esperaba. Cuando ya tuvo la pelota entre las manos, la rodó con sus dedos y la miró. Era pequeña y colorida, con una mancha de ¿café? o algo así.-¿Una pelota?-Preguntó algo confusa. ¿La habría llamado solo para jugar con una pelota?  Puede que sí, puede que no.-¿Y que se supone que vamos a hacer?-Vuelve a preguntar. La pelota era demasiado pequeña para jugar a quidditch o a futbol muggle, aunque era del tamaño de una pelota de tenis -algo más pequeña, pero más o menos igual- no tenía el típico tacto que tenian las pelotas de tenis, así que no tenía ni idea de para qué servía.

Después de preguntarle aquello, soltó rápidamente como si nada. No quería estar todo el tiempo pensando en si se habían perdonado o no. Porque estaba claro que el muchacho le había enviado una carta para pedirle disculpas, almenos en la carta si lo decía.-Oye Robin, yo no estoy enfadada-Le dijo claramente. Y tampoco el chico era el culpable de aquello, así que tampoco él tenía que pedirle disculpas de nada-Fue un malentendido-Le dice a continuación. Almenos, si lo decía ahora ya estaría todo arreglado y no habrían problemas ni confusiones.


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 19th Abril 2015, 12:39 pm

Brunette reaccionó a tiempo y atrapó la bola. Después la contempló con aire desconcertado, como si no supiera para qué servía, y tras un momento le preguntó qué iban a hacer.

- Te prometí algo y lo prometido es deuda, ¿no? -respondió él, esbozando una sonrisa maliciosa- Tu querido amigo, el bufón de la corte, te hizo dejar a un lado tus modales y pegarle un puñetazo; y como contraprestación tú exigiste que te enseñara a hacer malabares. -llevándose la mano al mismo bolsillo, sacó otras dos bolas iguales a la primera. (Aunque de las tres solo dos tenían manchas de café, recuerdo de aquel día en el que aquel amigo tan loco que se había echado en el colegio había volcado la cafetera hirviendo sobre la mesa. La última bola, en cambio, estaba cubierta de marcas de bolígrafo azul, y eso no tenía más explicación que el aburrimiento.) Se acercó a Brunette con las dos pelotas en la mano derecha, lanzando alternativamente hacia arriba una y otra, y alargó la derecha para recuperar la bola que sostenía la chica; y sin detener las otras dos la incorporó al mosaico- ¿Qué me dices? ¿Te apetece?

Entonces Brunette le dijo de sopetón que no estaba enfadada, y que todo aquello había sido un malentendido. Robin suspiró, y detuvo su pequeña exhibición. En la nota que le había mandado había añadido en el último momento una posdata con un "lo siento", en parte porque le picaba la conciencia y en parte porque no estaba seguro de si ella acudiría en caso contrario; pero malditas eran las ganas que tenía de volver a mencionar el tema, o de tragarse su orgullo y disculparse en persona. Así que cuanto antes se olvidasen de todo aquello, mejor.

- Pues menos mal, porque yo tampoco estoy enfadado -contestó, con una risa un poquito forzada, y le guiñó un ojo para añadir- . ¿Malentendido? No sé de qué me hablas. Todo eso nunca ocurrió -y, tapándose la boca con la mano con la que sujetaba una única pelota, carraspeó sonoramente.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 19th Abril 2015, 2:47 pm

Y se acordó de lo que se prometieron la última vez que se vieron. Claro, le tenía que enseñar a hacer malabares, tampoco era cuestión de vida o muerte no saber mover tres bolas a la vez, pero era divertido y fue una buena excusa para tener algo que hacer. Claro que, aquella promesa tenía su otra parte y era que Brunette tenía que obligar al chico a estudiar para alguna materia. Pero, teniendo en cuenta de que Robin había hecho la excepción de enseñarle a hacer malabares-ya que el trato incluía que si pegaba fuerte lo harían y no pegó demasiado fuerte (aunque ya se sabía que Brunette no iba a pegar demasiado fuerte, porque, era regla que las chicas no pegaran fuerte y en eso que acabo de decir no es machismo ni nada por el estilo, simplemente son diferencias físicas obvias.)- No iba a reprocharle la segunda parte del trato, no era justo. Además que tampoco le apetecía tener que lidiar de mala gana con Robin. Ahora mismo no.-Ah, si, si me acuerdo mi querido amigo-Le contestó ella, haciéndo émfasis en "querido amigo". Le había parecido gracioso.

Entonces el chico cogió dos pelotas más de sus bolsillos y, junto a la tercera que había sacado de las manos de Brunette, empezó a moverlas. La chica miró las bolas por un segundo para después volver a mirar al chico.-Claro, vamos-Le dice ella.-El truco es siempre tener una bola al aire ¿no?-Le pregunta, a ella le habían dicho eso.

-Pues entonces todo bien-Contesta la chica con una leve sonrisa, para luego al decir lo último el chico, soltar una pequeña risa. O el chico tenía una gran facilidad para hacer reír o es que la chica reía mucho. Y conociendo a Brunette y conociendo a Robin, el talento lo tenía el chico. Todo lo que decía lo hacía con tanta naturalidad que uno para decir lo que decía siempre el chico se tendría que estar pensándolo varios minutos, pero a él le salían las bromas como si nada. -Por cierto, tienes buena letra-Le dice.


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 19th Abril 2015, 7:04 pm

Brunette se acordaba del trato, y la idea de ponerse a hacer malabares no la disgustó. Enseguida le preguntó si el truco era tener siempre una bola en el aire.

- Bueno... sí, al menos una, supongo -se lo pensó Robin por un momento. Él había aprendido a hacer malabares de pequeño, y se manejaba bastante bien; pero de teoría de los malabares no sabía nada, ni se había parado a pensar cuándo estaba en el aire qué pelota y por qué. Él las lanzaba y sus manos se movían solas y hacían el resto por él, más o menos. Si se ponía a reflexionar, podía descubrir qué movimiento seguía a cuál, y qué era exactamente lo que estaba haciendo por puro automatismo; pero tenía que pensarlo- . También depende de qué quieras hacer. Lo más fácil... hombre, en realidad no sé si es lo más fácil porque es un poco lioso, pero no sé por qué, siempre se empieza por ahí... lo primero por lo que se suele empezar es la cascada con tres bolas. Esto -intentó aclarar, poniendo las bolas en movimiento y repitiendo el número que había hecho semanas atrás con los papeles y el calcetín, cuando Brunette le había acusado de ser un mal bufón. Pero al cabo de unos segundos paró de nuevo y atrapó las pelotitas; alargó la mano para darle una a la chica, aunque al darse cuenta de que era la más manchada de café dudó por un momento, y terminó retirando de nuevo la mano y entregándole la que estaba pintarrajeada con bolígrafo- . Toma, empieza con una. ¿Eres diestra o zurda? Bueno, en cualquier caso, tienes que pasarla de una mano a la otra haciendo una figura así... como si fuera un ocho tumbado; eso es fácil. -dijo, aunque preguntándose si aquel primer ejercicio le resultaría demasiado sencillo; al fin y al cabo, la chica era guardiana de quidditch, y lo de lanzar y atrapar pelotas debía de tenerlo bastante controlado.

Brunette se rió un poco, y Robin le correspondió con otra sonrisa; estupendo, ya podían olvidar todo aquel percance de la otra semana. Entonces ella comentó que "tenía buena letra", y el chico se sorprendió.

- Ehm... el mérito no es mío -confesó- . Es que la maldita pluma raspa el papel si no escribo despacio. Mi letra de verdad, a bolígrafo, es algo más... digamos... desordenada -explicó, y soltó una risita- . ¿Y la tuya?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 22nd Abril 2015, 2:26 pm

El chico asintió a lo que había dicho Brunette, aunque no muy convencido. Bueno, puede que fuera una cosa demasiada obvia como para que uno se parase a pensar. Si en cada mano solo cabía una pelota, estaba claro que la tercera estaría en el aire.

¿Habían tipos de malabares? Estaría guay que los hubiesen. La chica solo conocía los que el chico estaba haciendo ahora mismo, las tres pelotas que dibujaban algo parecido a un triangulo-redonda. Después de que el chico le hiciese la exhibición fue el momento de Brunette.
El chico le acercó una pelota y antes de que Brunette pudiera cojerla la cambió por otra. La chica cogió la otra y se paró delante del chico, esperando a que él le dijera algo.-Soy diestra-Contestó suspirando. Era una tontería ser diestro o zurdo, pero a Brunette le habría gustado nacer zurda. Todo el mundo era diestro y pocos eran zurdos y, aunque no valiese para nada-ni que para ser zurdo tuvieras más poder o algo así- a ella le habría gustado serlo. Pero al caso, que no iba a cambiar nada suyo para simplemente coger las cosas con la mano izquierda, ya estaba bien como estaba y tenía la suerte de no tener ningún problema ni de salud ni de dinero ni de amigos ni nada de nada. Que a veces pasara malas rachas, vale, pero siempre agradecía la suerte que había tenido de vivir donde lo hacía y de ser quien era.

La expliación que le dio el chico era bastante fácil-De acuerdo-Asintió la chica con la cabeza-¿así?-Le preguntó mientras lo hacía. Era simplemente pasar la pelota de una mano a otra y tampoco resultaba tan complicado.

-Bueno, pero sin duda eres tu el que la mueve-Le lleva la contraria. Parecía que no quería aceptar su cumpido. Aunque en parte tenía razón, a ella también le pasaba. Su letra con pluma era más refinada que con bolígrafo. Aunque le gustara mucho la pluma, había que aceptar que el bolígrafo le encantaba. Siempre llevaba aquel objto muggle encima, era tan práctico..-¿La mía?-Brunette creía que con la letra, las personas expresaban su personalidad y forma de ser-Si escribo en pluma me sale algo más elegante y cursiva, si escribo con bolígrafo o lápiz muggle, más redondita y sin cursiva-Le explicó. No le desagradaba su letra, pero siempre intentaba mejorarla. Quería tenerla más bonita y elegante, no tan "bruta".


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 23rd Abril 2015, 3:35 pm

Brunette tomó la pelota y anunció que era diestra. Robin asintió, satisfecho.

- Mejor -dijo, y enseguida se autocorrigió- . Quiero decir, no es que hubiese algún problema si fueras zurda, pero yo soy diestro también y así todo será más fácil. Además, no nos engañemos, el mundo está pensado para diestros -divagó, con el aire de quien repentinamente constata una gran verdad- . Tiene que ser muy enervante ser zurdo y que todo a tu alrededor esté hecho al revés, y que las cremalleras sean para diestros y los cuchillos sean para diestros y las anillas de la libreta te molesten al escribir porque están en el lado que es cómodo para diestros y no para zurdos. -se enrolló, como era su costumbre, y al final soltó una carcajada- En fin, que hablo como una cotorra. Vamos a lo que vamos.

Como había pronosticado, Brunette realizó aquel ejercicio sin ningún problema. Robin la observó mover la pelota en una figura de un ocho tumbado durante unos momentos, y sin perder más tiempo exclamó:

- Vale, estupendo. Muy bien -cogió de nuevo la bola de manos de Brunette, para enseñarle lo siguiente- . Te veo suelta con esto, así que mejor dejamos los ejercicios previos y te enseño directamente cómo se hace, ¿no? -al fin y al cabo, tampoco quería que la chica se aburriera. Tomó una bola en su mano izquierda y las otras dos en su mano derecha, atrapando una de ellas entre el pulgar y el índice, y sujetando la otra con el meñique y el anular- Esta es la posición inicial. Ten en cuenta que cuando estén en el aire todas las bolas tienen que seguir la misma trayectoria, que es la que has hecho antes. La primera que lanzas es esta -lanzó al aire la primera bola que sujetaba en la derecha, y la recogió con la izquierda- , la segunda es la que tienes en la mano izquierda, y la tercera es la otra que tienes en la derecha. Cada una la recoges con la mano contraria. Y ahora viene el truco: tienes que lanzar la bola siguiente justo cuando la anterior está en el punto más alto de su trayectoria. ¿Me explico? -dudó, porque aquello era un poco confuso y difícil de explicar, y no sabía si Brunette se estaba enterando de algo. Pero como aquellas cosas se aprendían con la práctica y no escuchando a alguien hablar, le devolvió las tres bolas- Toma, lo mejor será que lo pruebes.

Brunette insistió en lo de su letra. Sí, sin duda era él el que movía la pluma, en eso no cabía discusión.

- Yo creo que a todos nos sale una letra más cursiva y lustrosa cuando nos ponen una pluma en la mano -sentenció Robin, tras escuchar que a ella eso también le pasaba- . La verdad es que no sé si es porque uno se siente más elegante cuando escribe con pluma, o porque si intentas escribir con la pluma igual que con el bolígrafo acabas haciendo un agujero en el papel -soltó una risita- . Pero luego el bolígrafo tiene la ventaja de que no dejas manchas de tinta por todas partes. ¿Con qué prefieres escribir tú? -preguntó.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 23rd Abril 2015, 5:39 pm

-Ajá, te entiendo-Dijo la chica.-Mi tía sabe escribir con las dos manos porque era zurda y en el colegio le ligaban la mano y tenía que escribir con la derecha-Le explicó-Y hace así y te escribe con las dos manos a la vez-Y mientras decía aquello, hacía la representación con las manos como si dibujaran al aire-Pero ahora ya hay más cosas para zurdos ¿no? Hay tijeras adaptadas, por ejemplo, que las venden en cualquier papelería-Y dijo expresamente las tijeras porque se acordaba que un compañero de su antigua escuela lo era y traía su propio material, por que si no, no conseguía recortar nada de nada. Había que ver los espectáculos que hacía para recortar un trozo de papel con las tijeras para diestros, el porbrecillo.-Pero, en realidad nosotros somos zurdos y los zurdos son diestros. ¿Sabes porqué? Porque los diestros utilizamos el lado zurdo del cerebro y viceversa-Le explica al muchacho. Pero no se refería a que solo utilizaban un lado, si no se refería a que lo utilizaban más que el otro. Tampoco sabía demasiado de biología humana y era probable que pudiera no estar en lo correcto.

Entonces el chico se cansó o algo, porque fue directamente al grano. Si, la teoría ya se la sabía, lo que no le funcionaba era la práctica.-Perfectamente-Contestó. Después de que el chico volviera a hacerle una exibición, le tocó a ella probarlo.-No te rías-Le advierte con una risilla en la cara. Seguro que parecería una inútil intentandolo, seguro que se le caerían a la primera vez y seguro que quedaría como una tonta que no sabía manejar tres pelotas. Y lo peor de todo es que tenía que hacer buen papel, porque daba la casualidad de que ella era jugadora de quidditch y para ser sinceros lo único que le faltaba al equipo para undirse más en la miséria era demostrar que si, tenían jugadores malos. Porque por ahora la excusa de que no tenían el equipo completo había funcionado para dar pie con cabeza a su mal año en aquel deporte.

Así que, se colocó en buena posición, colocó dos bolas en una mano y la tercera en la otra. Y ante la atenta mirada del chico- que más que nada lo que hacía era intimidarla- se dispuso a mover las bolas. ¿Preparados? ¿listos? Ya.. Que fuera lo que dios quisiera, o más que dios, Salazar. Entonces ocurrió lo que se esperaba, la chica había pasado la primera bola de mano a mano y se le había caído. Aquello iba a ser más difícil de lo que parecía. Bufó y volvió a interntarlo, unas tres o cuatro veces, no las contó. Y como no, todas le salieron mal.

-Oye, ¿y quien te enseñó a hacer malabares?-Preguntó la chica, más que nada para sacar algún tema de conversación y hablar algo más.

La chica pensaba igual que él-Supongo que es por la punta del aparato ¿no? La pluma tiene una punta muy fina y el bolígrafo más redondita-Le dice lo que cree.-Yo prefiero el bolígrafo, como has dicho, no mancha tanto, si se te cae sigue intacto y no derrama tinta por ningún lado-Bueno, si se caía y se rompía muy fuerte, pero no como lo hacía el bote  de tinta-No tienes que llevar la tinta a parte, puedes usar típex..-Esmenta, como si estuviera hablando de la lista de la compra-Sin duda son todo ventajas, hay que ver como nos complicamos la vida a veces-Dice por último.-De hecho, creo que por aquí tengo uno, siempre llevo uno de estos ¿bic? ¿Se llaman así? Es el más típico, almenos en Francia.-Continua hablando, mientras busca por sus bolsillos.


Última edición por Brunette Moreau el 23rd Abril 2015, 5:41 pm, editado 1 vez


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Harlem Sonke el 23rd Abril 2015, 5:39 pm

El miembro 'Brunette Moreau' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Quidditch' :

Resultados :
avatar
Harlem Sonke
#Colaborador
#Colaborador

Lechuzas :

731


Ingreso :

20/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 24th Abril 2015, 6:43 pm

- Sí, creo que sí -Robin se rascó la cabeza cuando Brunette dijo que ya vendían muchas cosas para zurdos- . Pero aún así me imagino que tiene que ser un poco problemático. -escuchó con atención lo de los distintos lados del cerebro, y se echó reír- ¿En serio? ¿Eso es verdad? No lo sabía. ¿Cómo funciona eso, y por qué usamos el lado contrario al que deberíamos?

Antes de probar a lanzar las bolas, la chica le advirtió que no se riera. Robin alzó ambas manos, como si quisiera excusarse de algo, y después se pasó una por la boca, en el gesto de cerrar una cremallera. Se echó hacia atrás, cruzó los brazos y observó con atención, perfectamente dispuesto (aunque, siendo honestos, le costaría algo de trabajo) a no burlarse si ella lo hacía mal, y a maravillarse si lo hacía bien en su primer intento. Y, en efecto, ni siquiera cambió de expresión cuando a ella se le cayó la primera bola, ni cuando en intentos subsiguientes se le desorganizaron todas. Aquello era completamente normal, así que no había por qué desanimarse.

- Tranquila, a nadie le sale al principio -dijo al fin, tras repetir el gesto de la cremallera, pero esta vez en dirección contraria- . A alguna gente le resulta más fácil si van contando en voz alta; cuando la primera bola llega al punto más alto cuentan "uno", cuando lo hace la segunda cuentan "dos", y así. -sugirió, aunque no sabía si aquello la ayudaría. Entonces Brunette le preguntó quién le enseñó a hacer malabares; Robin se llevó la mano al mentón, y tardó un momento en contestar- Pues... fue un colega de mi madre, hace muchos años. Ni siquiera me acuerdo de cómo se llamaba... era un tipo un poco raro, con la cara muy chupada y un corte de pelo algo desordenado, y una barba de tres días que tenía aspecto de ser muy rasposa. -se encogió de hombros, y pareció recordar algo- Puede ser que se llamara Donald... aunque creo que no, creo que Donald era otro que estaba en la entrada, y además, este tipo no tenía cara de Donald; más bien de Marius, o quizás de Flinn.

A continuación, siguieron discutiendo sus preferencias en útiles de escritura. Brunette prefería el bolígrafo, como cualquier persona sensata que no tuviera el seso sorbido por el espíritu romántico del siglo XVIII.

- Buah, típex -bufó Robin, que no había usado típex en su vida y probablemente moriría sin haberlo hecho- . Nunca entendí eso del típex; si te sale algo mal, lo tachas y ya está, lo mismo da que sea a pluma o a bolígrafo. -y se extrañó un poco cuando la chica empezó a buscar un bolígrafo en sus bolsillos- Bic, eh... ¿siempre llevas un bolígrafo encima? ¿Para qué? -preguntó, con buen humor.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 25th Abril 2015, 7:16 pm

-Bueno, tampoco es nada grave-Dijo ella ante la respuesta del chico. Estaba claro que habían cosas mucho peores que ser zurdo, la verdad. Pero su primo era zurdo y no tenía problemas para nada. Al fin y al cabo todo el mundo se acostumbra a como vive; es decir, si a mi desde que he nacido me han dicho que no puedo comer pasta, no la como y si la gente te pregunta que como puedes vivir sin ella, pues francamente dices que no es ningún problema; aunque a la otra persona si le resulte un problema. Y prefería mil veces ser zurda a no sé, tener cualquier enfermedad, eso era bastante obvio. -De hecho no es así, quiero decir el lado izquierdo controla la parte derecha del cuerpo y el lado derecho la izquierda. Entonces unos usamos más una parte que otra, como en el caso de los idiomas y las ciencias, que, creo que la gente que se le dan bien los idiomas tiene más desenvolupada una parte del cerebo y las personas de ciencias otras.-Le comenta a continuación-La verdad es que lo sé porque sí, pero no tengo ni idea el porqué-Le explica-Me lo explicaron una vez en una escuela muggle, pero desde que me cambié a la mágica no he vuelto a tocar la biología ni nada de ese aspecto-Ni ella, ni el chico ni ningún mago[color=#009900-Deberían enseñarnos materias muggles ¿no crees?-[/color]Opinó la chica. Por ejemplo, las matemáticas eran muy importantes a día a día y aunque no le gustaran y más bien las odiara, sabía que era necesario continuar un poco más con dicha materia. Era por eso que sus padres por verano la llevaban a una espécie de colegio muggle donde se enseñaban las materias de todo el curso para gente que había sacado malas notas y eso. Aunque aquél ambiente no fuera el más agradable-más que nada no le gustaba ir allí porque la gente pensaba que era tonta o algo parecido-sabía que eran muy importante esas clases y las tenía que hacer si o si, aunque llevase la palabra imbécil gravada en toda la frente. O por si, como su padre, se decantaba por alguna carrera muggle, en vez de mágica. Aunque ella todavía no sabía lo que iba a hacer.

El chico se comportó y ante los fallos de Brunette no se rió-Aunque nadie decía que no lo estaría haciendo por dentro-. Tras recoger las bolas que le habían caído en el último intento, Robin habló.-¿Y eso sirve? No sé si me servirá, la verdad-Dijo Brunette no muy convencida, pero como el que mandaba y sabía era Robin, no podía cuestionarlo.-Lo intentaré-Dijo la chica. Así que volvió a juntar dos bolas en una mano y la otra en la otra, haciendo los mimos movimientos anteriores pero esta vez con su voz diciendo "uno" "dos" "tres" acompañándolas. Pero no, no funcionó.

Alzó una ceja cuando el chico habló de un tal Donald que tenía más cara de Marius o Flinn, porque Donald era otro. O no entendió lo que el chico explicaba, pero a Brunette le resultó algo raro. Seguramente era ella la malpensada y no, no pensaba en nada malo sobre la madre de Robin, pero por lo poco que había escuchado hablar el chico de su madre, no era, que digamos, la madre ejemplar. Le resultó curioso escuchar todos esos nombres, porque en Francia no se oían nunca, seguramente en Inglaterra eran muy comunes. -Ah, pues que bien-Dice la chica por decir algo.

-Es dependiendo de con que te equivoques, si es una palabra, pues mejor tacharla, si es una coma o accento, pues mucho mejor típex y si es una línea entera.. mejor volver a empezar-Comentó la Sltherin acerca del típex-Lo que si que no me gusta es que a veces es demasiado blanco y depende de que tipo de papel se ve demasiado-Continua con su opinión.

Se encogio de hombros después de la pregunta del Gryffindor, no sabía realmente para qué porque la mayoría de veces no lo usaba, aunque se sentía más segura con uno encima, al igual que con un reloj o con unos pañuelos-Lo llevo por si acaso tengo que apuntarme algo o se me ocurre alguna idea para un trabajo o cosas así, nunca sabes lo que puede pasar, pero más que nada es por eso, por si las moscas-Le explica-Es como llevar pañuelos, nunca sabes cuando los vas a necesitar.-Complementa la explicación-Tenía una profesora que nos decia "une dame sans un mouchoir ne est pas une dame" que viene a ser.. una dama sin pañuelo no es una dama-Le cuenta la curiosidad-Así que si algún día necesitábamos un pañuelo no podíamos pedirlo a nuestras compañeras ni ir al lavabo porque se suponía que teníamos que llevarlo nosotras siempre encima-Como otras cosas de mujeres. Puede que le pareciera una tontería, pero eso ayudaba a las chicas a ser un poco más ordenadas consigo mismas.


Última edición por Brunette Moreau el 25th Abril 2015, 7:18 pm, editado 1 vez


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Harlem Sonke el 25th Abril 2015, 7:16 pm

El miembro 'Brunette Moreau' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Quidditch' :

Resultados :
avatar
Harlem Sonke
#Colaborador
#Colaborador

Lechuzas :

731


Ingreso :

20/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 26th Abril 2015, 2:23 pm

Robin soltó una risita cuando Brunette dijo que tampoco era grave ser zurdo. No, claro, no era para tanto. Y más cuando el problema no tenía nada que ver con ser zurdo en sí o no serlo, sino con que la sociedad estaba más acondicionada para diestros que para zurdos.

- ¿De verdad? -preguntó, asombrado, cuando ella comentó que los hemisferios del cerebro controlaban cada uno la parte contraria, y que uno se dedicaba a las letras y otro a las ciencias- Nunca lo había escuchado. Pero, entonces, ¿puedes atrofiarle a alguien una de las dos partes del cerebro, y que ya solo pueda usar un brazo y una pierna, y dependiendo de la parte que sea ya solo sepa o hablar o calcular? Sería muy raro, en serio.

Entonces Brunette mencionó que desde que había entrado en la escuela mágica no había vuelto a tocar materias "muggles" como era la biología. Robin se encogió de hombros; él tampoco, y a decir verdad al principio no lo había lamentado nada, y seguía sin lamentar el haberse librado de las matemáticas. A veces, sin embargo, cuando alguno de sus amigos hacía referencia a alguna cosa que a su edad entre los muggles ya era cultura general, y él no la sabía y lo miraban como si fuera tonto, sí que lo sentía un poco... aunque no lo suficiente, por supuesto, como para ponerse a estudiar nada por su cuenta.

- Hombre... a mí personalmente no me apetece nada que vengan a darnos la lata con todavía más asignaturas -refunfuñó, cuando Brunette sugirió que deberían impartirse materias muggles también en Hogwarts- . Aunque podrían quitar alguna de las más inútiles, como Adivinación, o Historia de la Magia... supongo que con esto último no estarás de acuerdo, pero vamos, nadie se entera de nada en esa asignatura excepto los cuatro gatos (no te ofendas) que de todas maneras se la estudiarían por su cuenta aunque no la diesen en el colegio... en fin, podrían quitar algunas asignaturas inútiles y sustituirlas por algo más interesante, como biología o química, o hasta literatura, si lo prefieres. Mientras no sean matématicas, por mí lo que quieras.

Brunette pareció algo escéptica cuando Robin dijo que lo de contar en voz alta podía ayudarla; y, efectivamente, aunque lo intentó, no la ayudó mucho. El chico hizo rechinar los dientes, pensativo; no era ninguna autoridad en materia de malabares, y menos aún en didáctica de los malabares, y ya había dado a Brunette todos los consejos que se le ocurrían. Ya solo quedaba que ella lo probase un poco más, y, como no era torpe, lo conseguiría tarde o temprano.

- Bueno, dije que a alguna gente le servía -se excusó, rascándose la cabeza- . Se ve que a otra gente no le sirve tanto. Pero no te preocupes por eso; inténtalo un poco más, y ya verás que al final te sale.

Brunette dijo entonces que llevaba siempre un bolígrafo encima "por si acaso". Bueno, un bolígrafo aún era una cosa razonable que llevar encima por si acaso (y desde luego mucho más útil que el calcetín que Robin había encontrado en sus bolsillos la última vez que se habían visto; aunque el chico tenía que admitir que como kit de supervivencia habría preferido un mechero y una navaja), pero lo de los pañuelos como artículo de primera necesidad...

- In dam sa... ¿qué? -trató de repetir, desconcertado, cuando la muchacha comenzó a hablar en su idioma demoníaco. Pero un momento después se lo tradujo, y el chico respiró aliviado- Ah. ¿Una dama sin pañuelo no es una dama? No, venga ya. Por muy anticuada que esté la idea de dama que tengan en Bobbatons, yo siempre me imaginé que una dama clásica tendría cosas más importantes a las que atender que esa. Como... no sé, la elegancia, y asuntos por el estilo.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 1st Mayo 2015, 12:30 pm

Asintió levemente-Claro-Afirmó lo que decía el muchacho-Cuando la gente tiene accidentes y se dan en la cabeza pierden la capacidad de mover algunas partes del cuerpo. ¿Te acuerdas de Johana Mallow?-Puso por ejemplo a una jugadora muy famosa de Quidditch  del equipo de las Arpías-equipo favorito de Brunette, junto a los Urracas- que hoy en día no podía mover una mano a causa de una bludger que le dio en toda la cabeza-Pues una bludger le dio en la cabeza y justo en ese momento la chica se había quitado el casco ¿te lo puedes creer? Que mala suerte-Concluyó.

-No, no me refriero a tener más asignaturas y tener que estudiar más, si no adaptarlas un poco al mundo muggle-Dijo ella-Aunque no te guste, historia de la magia es, probablemente, la asignatura más importante de todas-Comentó. No sabía donde había sacado su gran afición a la historia. Siempre le decían que había sido por su madre y en parte era verdad porque su madre era historiadora, pero nunca hablaba de su trabajo en casa. Así que todo lo que sabía era porque le gustaba leer libros acerca de eso, no porque su mamá le hubiera dicho nada.-Las matemáticas son un palo, pero es que sirven para todo.. y que un mago vaya a un mercado muggle y no sepa calcular que producto vale menos en comparación de otro es muy muy triste..-Le comenta-Además, que la mayoría de nosotros somos del mundo muggle y muchos harán carreras no mágicas.-Y probablemente Robin la haría porque su vida estaba en el mundo muggle.-Exacto, sería quitar algunas como Astronomía, CCM, Vuelo, Adivinación y la historia de la magia hacerla con la muggle, que esta última es mucho más interesante, aunque van prácticamente ligadas-Le cuenta al muchacho.

Bufó otra vez. No era una chica que se rindiera facilmente, pero en ciertas cosas. Y aquello no parecía ser una cosa que se le diera bien, así que tenía el presentimiento de que si no le salía esta vez, lo dejaría ir.-Venga, vamos- Se autoanimó. Y volvió a hacer los mismos movimientos que antes. Y esta vez le salió-¡Robin!-Le dijo al muchaho-¡Me ha salido! ¿lo has visto?-Parecía una niña pequeña. Se había alegrado demasiado, porque con un movimiento involuntario, agitó demasiado su mano derecha porque sin querer una pelota se le fue de la mano y se dirigió hacia detrás de la chica, hacia unas armaduras. La primera reacción del la chica fue cerrar los ojos y esperar a no oír nunca el choque de la pelota con el metal.

Se rió cuando el chico no entendió lo que dijo-Pero eso se supone que ya se sabe.-Comenta-Es que ni se cuestiona, es una cosa muy obvia-Tenía la costumbre de siempre hablar de Beauxbatons. A veces podía resultar un poco pesada con el temita y la cara del chico lo afirmaba. Pero era lo único que podía decir, no tenía otro pasado.


Última edición por Brunette Moreau el 1st Mayo 2015, 12:36 pm, editado 1 vez


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Harlem Sonke el 1st Mayo 2015, 12:30 pm

El miembro 'Brunette Moreau' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Quidditch' :

Resultados :
avatar
Harlem Sonke
#Colaborador
#Colaborador

Lechuzas :

731


Ingreso :

20/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 1st Mayo 2015, 2:36 pm

Robin se llevó la mano a la barbilla, pensativo. Johana Mallow... le sonaba el nombre de Johana Mallow.

- ¡Ah! -recordó por fin- ¿Esa pobre chica que se quedó medio paralizada por un golpe en la cabeza? Pero tenía entendido que solo había perdido movilidad en algunas partes del cuerpo, no en medio cuerpo entero, ¿no? -preguntó, confundido. Las Arpías de Holyhead no eran su equipo favorito, y no estaba muy enterado de cómo había sido el caso aquel- De cualquier forma, vaya mala suerte.

Brunette aclaró que se refería más bien a adaptar las materias al mundo muggle. Sí, con eso Robin estaba de acuerdo, pero algo le decía que sería muy difícil convencer a los que hacían los temarios de Hogwarts, y que parecían realmente anclados en el pasado. Y más ahora, con la enemistad con los muggles... sugerir aquello podía incluso volverse peligroso.

- Sí, ya sé que las matemáticas y la historia son muy importantes -barbotó Robin- , o al menos eso dicen los que nos las quieren vender. Y no digo que no tengan razón, si quieres hacer algunas cosas tienes que saber matemáticas... si quieres construir edificios, por ejemplo. Pero es que son un rollo, y tampoco puede ser una coincidencia que a casi todo el mundo se le den mal -protestó. A él, por ejemplo, se le daban fatal; aunque probablemente la falta de interés tuviera algo que ver en ello- . De la historia no digo nada. ¿Sabes?, te confesaré un secreto: en realidad, me gusta mucho la historia... es solo que las clases de historia son aburridísimas. -se echó a reír por lo bajo, y después se acercó un poco más a la chica, para decir en voz algo menos audible- De todas maneras, no creo que sea un buen momento para proponer algo así a la dirección. Cuando las cosas estén un poco menos tensas con los muggles, quizás entonces.

La chica le dijo también que lo de la elegancia "ni se cuestionaba". Así que lo del pañuelo sería más bien como un añadido, no la condición indispensable para ser una dama. De todas maneras, Robin no tenía mucha idea de cuáles eran los requisitos para ser una dama.

- Yo de damas no sé gran cosa, la verdad -confesó- . Tengo en la cabeza la imagen de una señora con guantes que no se altera por nada, pero no sé si eso es lo que se supone que es una dama o no. Tampoco tengo ni idea de si tiene que llevar pañuelo, o un bolígrafo, o lo que sea, así que mejor dímelo tú: ¿qué es lo que tiene que hacer una dama?

Después de eso, Brunette siguió intentando la cascada. Robin volvió a echarse un poco hacia atrás, y apoyó la espalda en la pared mientras observaba atentamente lo que ella hacía. Lo probó un par de veces más, y, de repente, voilà! Lanzó las pelotas al aire, las volvió a atrapar y las volvió a lanzar, con buen ritmo. El chico esbozó una sonrisa, que luego se hizo más grande cuando ella se entusiasmó como una niña pequeña.

- Claro que lo he visto -le aseguró, asintiendo con la cabeza- . ¿Ves? Ya sabía yo que tenías talento para esto. Oye, cuidado con esa... ¡eh! -exclamó, abalanzándose hacia delante para atrapar la pelota que se dirigía hacia una de las armaduras detrás de Brunette. Pero estaba demasiado lejos y reaccionó tarde, y solo llegó a tiempo para ver cómo la bola se colaba por la visera abierta de una de las armaduras y caía rebotando dentro de esta con una serie de sonoros "¡clonc!". El casco, que se había tambaleado con el golpe, se soltó del armatoste al que estaba sujeto, y resbaló hacia abajo y cayó al suelo; las demás piezas de la armadura, que estaban unidas entre sí y al armazón mediante unas hebillas, se balancearon ruidosamente, sonando como un metalófono gigante. Por suerte, la armadura al completo no se desbarató; pero con el movimiento de las piezas aquel caballero había perdido por completo su pose majestuosa, y ahora parecía más bien un muñeco descoyuntado, cuyas partes dislocadas no casaban entre sí- Oh... oh, genial -suspiró Robin, al ver aquello- . ¿Y ahora qué hacemos?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 2nd Mayo 2015, 6:52 pm

-Si, bueno, el caso es que es un ejemplo válido-Comentó ella. Válido para lo que había explicado hacía unos minutos. Y la verdad era que había tenido muy mala suerte, pero era el riesgo que corría. Como en todos los trabajos del mundo, algunos más que otros.

-Con eso estoy de acuerdo, son un auténtico  aburrimiento, pero mira, hay gente para todos los colores-Claro que había gente que amaba las mates como gente que las detestaba y eso pasaba con todas las materias. Sonrió al escuchar lo siguiente que dijo-¡lo sabia!- dijo ella mientras alzó una mano para que el chico la chocara. Era una tontería, pero le hacía gracia.-Tenías cara de gustarte la historia, en serio-No, si al final el chico era inteligente pero todavía no se había dado cuenta-Aburridisimas para algunos, porque con el nuevo profesor muchas alumnas  están entretenidas en sus clases. Pero si, nadie se entera de nada-Dijo la Slytherin. Había que aceptar que el profesor era guapísimo, pero vamos, era un profesor. ¿Cuantos años les llevaba? ¿Veinte? Si parecían más sus hijas que sus pretendientes amorosas.

-Uh, si, tienes razón-Le dio la razón al muchacho. Ni siquiera se había acordado de todo lo que estaba pasando, hacía tiempo que no le daba vueltas al asunto. Era como si en Hogwarts quisieran olvidar todo lo que estaba pasando, mantener a los alumnos alejados de la realidad. Eso en parte estaba bien, las intenciones eran buenas, pero tenían que ser conscientes de lo que ocurría, no eran tan pequeños.

-¿que qué tiene que hacer una dama?-Repitió la pregunta y luego se alzó de hombros-Supongo que la idea de dama que pintamos ahora no corresponde a lo de nuestra edad, quiero decir, nos imaginamos la típica mujer con un peinado muy raro y un vestido enorme lleno de abalorios y eso ¿no? Pero de hecho, una dama en nuestro siglo sería algo así como, no sé, educada, amable,  y que tenga buenos modales, lo típico. Como un chico caballeroso y eso- No creía en los cuentos de princesas, pero había algunas cosas que si podían cumplirse.

La chica sonrió contenta.-A la tercera va la vencida- Dijo. Después de que sus premoniciones se hicieran realidad, Brunette se giró a ver el desastre que había provocado, se lo esperaba mucho peor. No contestó al chico, simplemente se acercó hasta donde había el caso de la armadura y con bastantes esfuerzos para levantarlo-porque pesaba lo suyo- colocó más o menos el casco en su sitio y volvió a la posición donde antes, mirando desde lejos la armadura-¿cómo lo ves?- le preguntó. Estaba bastante mal, pero esperaba escuchar algún comentario optimista del chico y pensar que estaba arreglado, aunque sabía que no.-Lo que no sé si podré devolverte es la pelota, si quieres te puedo comprar una..-Dijo mientras se pasaba los pelos detrás la oreja.-puede que haya algún hechizo, no sé.- Terminó por decir.


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 3rd Mayo 2015, 8:21 am

Robin estalló en carcajadas, y fue a chocar la mano que Brunette le ofrecía.

- ¿Que tengo cara de que me gusta la historia? ¿En serio? -repitió, incrédulo; y, llevándose las manos al rostro, se estiró la piel de las mejillas, y compuso la expresión más estrafalaria que pudo- ¿Y ahora qué? ¿Tengo más cara de que me gusta la historia, o se ven mis verdaderos colores y se nota que lo mío es más bien el estilo Quasimodo? -siguió riéndose. No lo decía en serio, pero la idea que tenía de una cara de alguien al que le gusta la historia era la de alguien con las mejillas hundidas y gafas de culo de vaso. Cara que no era exactamente la del nuevo profesor de Historia de la Magia, era cierto, pero Robin tampoco se había imaginado que las chicas estuvieran volviéndose locas por él, como Brunette parecía querer insinuar- No me digas que hay gente babeando por el profesor Selwyn... ¿es eso lo que hoy en día se entiende por un guaperas? Pero venga ya, si ni siquiera está cuadrado ni nada.

Brunette describió lo que uno se imaginaba al hablar de damas, y Robin tuvo que admitir que coincidía con ella. (Aunque lo de los muchos abalorios se lo adjudicaría más bien a una dama falsa, una de estas que a lo mejor tenían mucho dinero pero nada de elegancia, y que se veían siempre en las películas como antagonistas de la pobre muchacha realmente elegante pero caída en desgracia.)

- Educada, amable, y con buenos modales... ¿eso es todo? -musitó. No es que eso pudiera decirse de todo el mundo, pero había muchas chicas educadas y amables que en su opinión no tenían mucho aire de damas- ¿No hay ninguna regla secreta para ser una dama? Algo así como lo del pañuelo, pero más serio. Venga, a tu buen amigo Robin puedes confesárselo; sabes que nunca delataría a vuestra distinguida comunidad subterránea -bromeó.

Entonces la chica intentó arreglar el desastre de la armadura volviendo a colocar el casco en su sitio. Cuando se echó hacia atrás y le preguntó cómo lo veía, Robin hizo lo mismo que ella: se alejó unos pasos y contempló el resultado con aire de crítico de arte.

- Bueno... podría estar peor -admitió, soltando una risilla. En realidad, lo que más le importaba era recuperar su pelota; el que la armadura se quedase desencajada (mientras Filch no se enterase de que ellos habían sido los responsables y en consecuencia los tuviese un par de noches enteras encerando el resto de armaduras) le daba un poco igual. Así que volvió a acercarse, abrió la visera del casco, sacó la varita y apuntó al interior de aquel armatoste- . ¡Accio bola!

Se escuchó otra sucesión de ruidos y golpes, que desestabilizaron aún más la armadura, y finalmente la pelota salió disparada a través de la visera en dirección a las manos de Robin. Aún dio un último porrazo al yelmo, que empezó a resbalar de nuevo; el chico atrapó la bola con una mano, a la vez que con la otra detenía la lenta caída del casco y volvía a empujarlo hacia su posición inicial.

- Ahí está, muy bien -dijo, tratando de enderezarlo un poco y de bajarle la visera, y luego dando un par de palmaditas en sus mejillas de metal, como si quisiera animar al pobre caballero- . Ya vuelves a estar precioso y presentable. Aunque... -bajó la vista, mirando de reojo el desbarajuste que era el resto de la coraza- uhm. Brunette, ¿tienes por casualidad alguna idea de cómo se monta una armadura?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 5th Mayo 2015, 4:12 pm

-Que si.. lo digo en serio, tienes un aire-Dijo la chica sinceramente-Y si estudiases en la escuela muggle.. te pondría en el bachillerato social ¿me equivoco?-Aunque claro, era probable que el chico no hubiese pensado en aquello. A veces Brunette podía hacer un poco de miedo, de tanto callar y tanto escuchar a veces conseguía deducir algunas cosas.-No, no, lo que se nota es que lo tuyo es el teatro-Dijo la Slytherin riendo a lo que acababa de hacer el chico. Y luego pasó a hablar del profesor-Hombre, no vamos a negar que no se conserva bien para su edad, es atractivo pero es eso, demasiado viejo. Seguro que ya está casado y puede que tenga hijos-Vale, tampoco parecía tan mayor como para tener hijos, pero novia seguro que tenía. Claro que no se iba a fijar con unas niñas-porque desde su punto de vista eran prácticamente bebés-. Había que tener cuidado con ser un profesor o profesora cuando tratabas a adolescentes en plena edad pubertal, porque nunca sabías como ibas a terminar. Y lo peor era en Beauxbatons, que eran todas chicas y siempre estaban hablando de que profesor era más guapo. Como en Hogwarts, el de Historia o el de CCM.

Volvieron a cambiar rotundamente de tema-Supongo-Contestó para luego encojerse de hombros a la pregunta siguiente-No lo sé-Dijo sinceramente-Una auténtica dama es una qué..-Bondadosa, generosa.. blah blah blah, eso ya se suponía que lo debía saber el chico-Ugh, por muy bien que me caigas sabes que no voy a decir ni pío acerca de mi casa-Le dice al chico. Tampoco tenía nada que ver el tema que estaban hablando con su casa, también había chicas educadas etc.. en Gryffindor, Hufflepuff y Ravenclaw, claro estaba. Aunque seguramente donde más habría sería la casa azul, no sabía el porqué.. El caso es que como Robin mencionó su casa, por eso le dijo eso, pero realmente no tenía nada que ver-El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada-Citó-si, eso sería, algo así-Comentó la chica-Es de Béquer-Le dice finalmente.-También había un poema que hablaba de damas.. bueno, no, era de princesas, justamente lo trabajé hace poco..-Y empezó a pensar aquel poema-Ah ya, era algo como: La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa? Los suspiros se escapan de su boca de fresa, que ha perdido la risa, que ha perdido el color y ya no me acuerdo de más-Aprovechó para decir lo último como si fuera parte del poema-Era de.. ¿Rubén Delibes, Darío? Uh, no me acuerdo, el caso es que era Español-No sabía si a Robin le gustaba la poesía y todo ese rollo, pero como había citado un día aquello de las aventuras del capitán Alatriste, pues pensó que le interesaba.

Podría estar peor equivalía a no está mal ¿o no? El caso es que se veía fatal, pero no tan tan tan fatal. Bueno, estaba hecha un desastre, para que mentir. En cuanto el chico se acercó a cojer su bola Brunette se sintió un poco tonta-Ah, eso iba a hacer-Mintió. ¿Cómo no se le había podido ocurrir? Por favor, era el encantamiento más básico y simple del mundo. Además que estaba el primero en la lista de hechizos básicos que tenía desde primero, que triste.-Podemos probar con Incarcerous ¿no? Intentamos amarrar la armadura y así se coloca en su sitio. O con el mobilicorpus, pero con este tardaremos más. También podemos probar el piertotum locomotor, le damos vida a la armadura, esta se autoconstruye y luego la volvemos a desanimar con un stupefacto.-


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 5th Mayo 2015, 7:27 pm

- ¿De verdad? -repitió Robin, aún extrañado, aunque dejando de lado su estrambótica mueca- No me lo digas muy alto, que soy capaz de creérmelo... y empezar a andar por ahí como uno de esos profesores chiflados vestidos con pajarita y muy pagados de sí mismos. -lo del bachillerato social le sorprendió aún más, y respondió sin pensar- No, si estuviera en la escuela muggle, estaría expulsado quince días de cada treinta... te lo digo por experiencia -aunque con lo del teatro no iba tan desencaminada; Robin había crecido en aquel mundillo, al fin y al cabo. Brunette le dio entonces su opinión personal del profesor Selwyn: atractivo, pero demasiado viejo- . Pues no sé si está casado o no, pero tampoco sabía que la población femenina del castillo andaba detrás de él; me acabo de enterar de eso. Aunque tampoco hay mucho donde elegir... hay muchas profesoras muy jóvenes, pero los profesores son casi todos unos viejos carcamales.

Por un momento pareció que Brunette iba a revelarle el gran secreto que distinguía a las verdaderas damas de las imitaciones baratas, pero al final se lo calló. Entonces hizo una referencia a su casa, y confundió a Robin por un momento, hasta que se dio cuenta de que lo que acababa de decir (comunidad subterránea, y la Sala Común de Slytherin estaba, bueno, en las mazmorras) también podía interpretarse como una referencia a las serpientes.

- Ah, no, no -rectificó rápidamente- . No me refería a tu casa. Hablaba de... bueno, era una broma: me había imaginado una especie de comunidad secreta de damas, que se reúnen elegantemente en un subterráneo y... uhm... en fin, déjalo -tosió, dándose cuenta de que lo que decía estaba sonando muy ridículo- . A veces me voy por las ramas y me monto mis películas yo solo, ¿sabes? Y... espera. ¿Acabas de confesar que te caigo bien?

Brunette le dio entonces un recital de poesía hispánica. El chico la escuchó atentamente, aunque si su orgullo se lo hubiese permitido habría tenido que confesar que aquello estaba por encima de su nivel. Leía bastante, y especialmente bastante más de lo uno esperaría de alguien con un rendimiento académico tan deficiente; pero no podía decirse que la mayor parte de lo que leía fuera muy sesudo, o que entrase en la categoría de literatura universal. Además, la poesía no era precisamente lo suyo, y menos aún la poesía extranjera.

- So, we'll go no more a-roving -recitó a su vez, sin embargo, porque de alguna forma tenía que competir con Brunette- so late into the night, though the heart be still as loving, and the moon be still as bright... -pero, llegado a este punto, estalló en carcajadas, y tuvo que parar- Está bien, lo siento, me has pillado. Solo estoy intentando disimular que nunca he oído una palabra de esos autores de los que hablas.

La chica tampoco parecía tener mucha idea de montar armaduras, pero en su lugar se le ocurrieron un par de hechizos que podían contribuir a arreglar (o a empeorar, dependiendo de cómo les fuera la cosa) su problema. Robin consideró la posibilidad de probar un Incarcerus o un Mobilicorpus, pero cuando escuchó la tercera opción las dos primeras se le olvidaron por completo.

- ¡Eso es una idea genial! -celebró; aunque no estaba muy claro si era una idea genial para solucionar el desastre que habían organizado, o para meterles en un lío aún mayor- Piertotum Locomotor será, pues. Querida, ¿quiere usted hacer los honores? -sugirió, señalando la maltrecha armadura a la vez que se inclinaba con una pomposa reverencia.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 8th Mayo 2015, 5:49 pm

En serio, el chico tenía un don para hacer reír a la gente. Todo lo que decía siempre hacía gracia. Le salía hacer bromas como algo natural, parte de si mismo y desde luego que le salía naturalmente, porque era imposible inventarse tantas bromas a cada segundo del día. -¿Y porqué aquí no?-Le pregunta algo confusa, confusa por si lo decía porque allí las normas no eran demasiado estrictas o porque le gustaba estudiar en las escuelas mágicas. Lo que si era cierto era lo que dijo el chico a continuación-Pues si, hay poca oferta con la que escojer, así que supongo que será por eso-Confesó la castaña.

-Ah!-Exclamó la chica al entender a lo que se había referido Robin. Aquello había quedado un poco fuera de contexto y por eso se había confundido-Sería gracioso, en realidad pueda que exista y no sepamos de su existencia. ¿Te lo había dicho antes? A veces pienso que hay un mundo donde nosotros somos sus muggles y ellos los magos ¿Te imaginas?-Sí, era la especialidad de Robin, hablar por los codos. Empezar hablando de alguna cosa y terminar hablando de su contrario-No, si ya..-Dijo la chica. Pero en realidad, si no hablaba él, nadie lo hacía-¿Crees que me caes mal?-Preguntó en modo de respuesta. Aquello era obvio, si no le cayera bien no habrían tenido aquella conversación nunca.

Entonces el Gryffindor le soltó un poema inglés pero antes de que la chica pudiera decir nada, él aceptó que no había escuchado nunca las poesías de Brunette-Ah, no pasa nada-¿Ni béquer? Pensó que era reconocido mundialmente, pero se veía que no. Ella tampoco sabía mucho de poesía Inglesa y no le gustaba demasiado. Básicamente porque el idioma era muy facil de aprender y demasiado simple, entonces a la hora de hacer poesía se notaba la simplicidad de las palabras y oraciones.

Aprovecho ahora que no tenían nada de que hablar para preguntarle acerca de lo que tenía muchas ganas de preguntar-Oye, sobre el partido Gryffindor-Ravenclaw, como va la cosa?-Prguntó porque no sabía si ya habían jugado o no-Nosotros perdimos contra Hufflepuff-Le explicó.

¿Porqué era tan prebisible? Ella soltó una pequeña risa cuando el chico eligió la última opción y luego otra cuando hizo aquella reverencia-Allá va-Se puso en posición y lanzó el hechizo-Piertotum Locomotor-Susurró.


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 10th Mayo 2015, 12:21 pm

¿Por qué aquí no?, quiso saber Brunette. La pregunta tenía bastante sentido; Robin reflexionó un momento antes de contestar.

- Bueno, es que las reglas son diferentes -aventuró, al fin- . En la escuela muggle, si haces algo medianamente grave, te expulsan por unas semanas, y luego te dejan volver otra vez. Aquí, en cambio, si haces lo mismo, no te expulsan; te mandan al Bosque Prohibido a limpiar caca de unicornio y rezan para que te coma un troll. Si te expulsan, te expulsan definitivamente; pero tampoco hice nunca nada tan grave como para que me expulsaran definitivamente de la escuela muggle, así que es más o menos lo mismo en un sitio y en otro.

La chica dijo entonces que en realidad podría existir una comunidad subterránea de damas, y que nadie supiera nada de su existencia. Sí, eso sería bastante gracioso.

- Claro, ¿por qué no? Hay casi de todo, así que algo así podría existir también. -se rió Robin. La idea de que ellos eran los muggles de otro mundo más mágico todavía le sonaba; seguramente la habían discutido antes- Eh, eso ya lo hablamos una vez, ¿no? Yo creo que podría ser. De hecho, me encantaría ver la cara que se les queda a los magos si algún día llegan a enterarse de algo así... sería para troncharse. -y, ante la pregunta de ella de si creía que le caía mal, esbozó una sonrisa maliciosa- Mujer, a decir verdad no estaba muy seguro de si te caía bien o solo te entretenía; pero gracias por la aclaración.

Por suerte Brunette no se rió de él porque no conociera a aquellos autores, pero un momento después tocó un tema igualmente espinoso: el próximo partido Gryffindor-Ravenclaw.

- Oh, uhm -carraspeó el chico, y dudó un momento si hacerse el gallito o decir la verdad. Pero acabó bajando la voz- . Bien, bien, aunque... ¿te digo un secreto? No creo que ganemos.

Pero lo más importante en aquel momento era arreglar el desastre de la armadura antes de que llegase alguien. Brunette se puso en posición de combate y lanzó el hechizo, mientras Robin daba un par de pasos hacia atrás, queriendo estar lo menos cerca posible cuando la armadura se animara y viera lo que había pasado con sus miembros. Tras un instante de expectación, se escuchó un tintineo; el yelmo se movió hacia un lado, después hacia el otro, y acabó mirando hacia abajo, hacia sus mal colocadas y desencajadas piezas. Volvió a quedarse quieto por unos segundos; y después (en lo que si las armaduras pudiesen suspirar habría sido probablemente un suspiro de resignación) el caballero se enderezó un poco, se pasó la espada de un guantelete a otro, y con la mano libre se dedicó a recolocar como bien pudo sus propios trozos.

Cuando terminó, seguía sin estar como al principio, pero ya parecía un poco más una armadura, y menos un montón de chatarra desordenada. Entonces, el caballero levantó la vista (o más bien el yelmo) hacia Brunette y Robin, y con actitud amenazadora los señaló con uno de sus dedos metálicos, y comenzó a avanzar hacia ellos.
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Brunette Moreau el 12th Mayo 2015, 4:28 pm

-Ajá-Decía la chica a medida que el chico se iba explicando. Vale, así que se comportaba igual en las dos escuelas-También hay que aclarar que no es lo mismo hacer una broma cuando tienes cinco años que quince, como tampoco el tipo de broma que haces-Añadió ella a lo que decía el chico. Claro que no era lo mismo y por lo tanto el castigo no era el mismo, indiferentemente del lugar donde pasaran los hechos-Y ahora la pegunta del millón-Advirtió al chico para la pregunta que iba a hacer a continuación-¿porqué te saltas las reglas?-Preguntó la chica. Si que habían algunas reglas que eran inútiles y no era difícil saltartelas; como correr por los pasillos cuando uno llegaba tarde a la clase o sentarse al suelo porque no habían más bancos donde sentarse. Pero ella hablaba de normas más difíciles de saltarse. ¿Era porque le divertía ser castigado o porque le divertía ver las caras de enfado de los profesores? Ni idea. Supongo que era un ataque de rebeldía para intentar "ir contra el mundo" de alguna manera u otra.

-Si, creo que sí-Afirmó a lo que había dicho en un principio-O peor aún, imagínate si los muggles saben perfectamente la existencia de los magos pero hacen ver que no. Y tienen unas especies de centrales donde tienen cámaras en todo el mundo mágico y controlan cada paso que hacemos. Eso si que sería bueno-Se rió al imaginarlo.-Hombre, nadie se aburre contigo tampoco-Dijo la chica después. Era difícil aburrirse con el Gryffindor.

-Oh, yo creo que lo vais a hacer genial-Le intentó animar. Si antes de jugar ya estaba así.. Personalmente prefería que ganara Ravenclaw, pero si ganaba Gryffindor se alegraría por Robin.-No pierdas las esperanzas antes de tiempo-Le dijo al chico, esbozando una pequeña sonrisa.

La chica se alegró al darse cuenta de que su hechizo había funcionado. Dio dos pasos hacia atrás para ver mejor aquél espectáculo de metal. Unos instantes después, la armadura había cobrado vida. Hubo un intento de colocación de las piezas, pero no fue efectivo. La armadura había cobrado un poco de forma, pero seguía sin estar del todo perfecta. Aún así, era un buen principio.-Mejor ¿no?-Le comentó al muchacho, que se encontraba un poco más atrás de ella. Después de volver a voltear la cabeza para ver a la armadura fue demasiado tarde. El hombre de hierro señalaba a los alumnos con no mucha amabilidad y con una mano apuntandolos y otra cogiendo su espada se dirigió hacia ellos. Brunette se puso nerviosa-Oh, no pasa nada-Intentó calmar al chico y de paso a si misma. Se acercó a la armadura y le habló como a un perro-Quieta-Al fin y al cabo, la Slytherin era quien la había conjurado y dado vida propia, así que la tendría que obedecer. Al ver que no le hacía caso, repitió la msima acción-Para-Pero la figura seguía acercandose hasta llegar a ponerse justo delante de Brunette-He dicho que pares-Y paró de golpe.-La tengo controlada-Le dijo al chico. -Ahora, ponte bien la armadura-Dijo dirigiéndose otra vez a la pieza metalica. Pero la pieza, en vez de hacerle caso, cogió su espada y la levantó, dispuesta a dar a Brunette. Al verlo, la chica se agachó y por suerte la espada, que iba en diagonal, no le dio. Brunette aprovecho esos momentos de confusión de la armadura para levantarse del suelo y, después de haber gritado empezar a correr-¡Corre Robin!-Avisó al chico.-¡Distraéla mientras lanzo un hechizo!-gritó porque quería deshacerse de aquella armadura y terminar cuando antes con ese asunto.


avatar
Brunette Moreau
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

244


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Robin Rovensky el 12th Mayo 2015, 7:10 pm

Brunette puntualizó primero que no era lo mismo hacer barrabasadas con cinco años que con quince, y luego lanzó una pregunta a la que Robin volvió a tardar un segundo en responder.

- ¿Estás segura de que esa es la pregunta del millón? -preguntó a su vez, no obstante- Porque, para mí, la pregunta del millón es otra: ¿por qué tú no te saltas las reglas? Yo hago lo que quiero cuando quiero, y eso es lo más natural del mundo. ¿Por qué no lo haces tú? -pero después de esta declaración de intenciones, suspiró exasperado- Aunque si lo que quieres saber es lo que decía la psicóloga, es blablablá llamar la atención blablablá mala adaptación al medio escolar blablablá cosas.

La siguiente idea de la chica le divirtió. Lo peor es que quizás no iba del todo desencaminada; lo que estaba diciendo tenía algo de sentido. Robin sabía que al menos el primer ministro británico tenía conocimiento de la existencia del mundo mágico; y pensar que sabiendo eso el gobierno muggle se iba a quedar de brazos cruzados sin hacer nada, y no emplear todos los medios a su alcance para intentar saber qué se cocía entre aquellos infiltrados entre su población, era bastante ridículo. Que consiguieran filmar a los magos sin que se enteraran era otro cantar, pero el que lo hubieran intentado era casi seguro.

- ¿Como una especie de Gran Hermano muggle? -resumió, tamborileando con los dedos sobre su propia mejilla- Oye, no sería imposible. ¿Estás segura de que no has visto cámaras escondidas por ahí?

Robin iba a contestar que sí, que la armadura estaba un poco mejor, cuando de repente esta empezó a acercarse a ellos y se llevó el guantelete a la espada. El chico carraspeó ruidosamente y dio otro par de pasos hacia atrás, mientras Brunette trataba de ordenar al engendro que se detuviese, como si fuese un perrito.

- Sitz! -exclamó Robin, en broma, aunque no las tenía todas consigo; y siguió deslizándose hacia atrás hasta que su espalda chocó contra la pared- Platz! ¡Perro malo!

De pronto, la armadura se paró en seco. Por un momento, pareció que todo iría bien; pero entonces echó otra vez mano a su espada, y dio un tajo diagonal que habría cruzado el torso de la chica si esta no hubiese tenido los suficientes reflejos para agacharse.

- ¡Brunette! -gritó Robin, alarmado. Pero ella se levantó un instante después, al parecer ilesa, y le gritó que corriera; cosa que le pareció una muy buena idea. Aunque luego añadió "distráela mientras lanzo un hechizo", lo que ya no le pareció tan ocurrente, en absoluto- ¿Que la distraiga? ¡¿Has perdido la cabeza?! -pero, pese a todo, le hizo caso. Flanqueó la armadura por el costado izquierdo, aunque manteniéndose a distancia prudencial, y trató de llamar su atención para apartarla de la chica. Como aún sostenía las bolas de malabares, no se le ocurrió nada mejor que tirárselas a la coraza, una por una- ¡Eh, tú! ¡Mira aquí! -exclamó, mientras las bolas rebotaban en el peto metálico con un clonc, y el caballero se volvía pesadamente hacia él- ¡Tu madre era una lata de sardinas, y tu padre una de rodaballos en escabeche! ¿Me oyes?
avatar
Robin Rovensky
#Gryffindor
#Gryffindor

Lechuzas :

262


Ingreso :

08/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: El precio de la libertad [Robin]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.