Novedades
Clases de Hogwarts
Oclumencia [Inscripciones] Vuelo [Abierta]Vuelo [Inscripciones] Astronomía [Abierta]Pociones II [Inscripciones] Clase [Estado]Astronomía [Inscripciones] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]
Censo del Foro
09
06
10
10
01
13
00
29
20
Novedades
21/01
Apertura del Foro! Hay Personajes Canon disponibles. Recuerda que puedes pedir cualquier apellido Canon de la saga.
30/01
Nueva entrega de 'El Profeta' y 'Corazón de Bruja'. Se han abierto los eventos y mini-tramas. No olvides pedir tus banderines.
28/02
Trama Global #1: 'Día de San Valentín'. Finalizada!
15/03
Awards de Marzo: Abiertos! Nuevas ediciones del Profeta y Corazón de Bruja. Nuevos Eventos Abiertos.
29/03
Mini-Trama 'Una mano a la comunidad' Finalazada, gracias por participar!.
02/04
La Mini-Trama 'De vuelta a la normalidad' continua, !ah comenzado un ataque en Hogsmeade!
Playlist
Puntos y Premios
Puntos de las Casas
Gryffindor: 20200
Hufflepuff: 6350
Ravenclaw: 21200
Slytherin: 16620
Jefes de las Casas
APELLIDO, Nombre
[Gryffindor]
APELLIDO, Nombre
[Hufflepuff]
DELACOUR, Gabrielle
[Ravenclaw]
APELLIDO, Nombre
[Slytherin]
Menciones Especiales
WEASLEY, Dominique
[PJ. Femenino]
ROVENSKY, Robin
[PJ. Masculino]
POTTER, James
[PJ. Destacado]
WEASLEY, Rose
[Mejor User]
WEASLEY, Rose
[Mejor Roler]
LONGBOTTOM, Alice
[Mas Popular]
ROVENSKY, Robin
[Mas Travieso]
MALFOY, Scorpius
[Mas Malvado]
FINNIGAN, Fiorella
[Mejor Jugador]
Guía de Usuarios
Tumblr
Facebook
Últimos temas
» Cierre del Foro
31st Mayo 2015, 7:27 am por Robin Rovensky

»  •Mini-trama: ¡Comida que no corre, vuela!
30th Mayo 2015, 7:46 am por Harlem Sonke

» El precio de la libertad [Robin]
30th Mayo 2015, 7:31 am por Robin Rovensky

» Cuidado con el ¿gato? // Brunette Moreau
16th Mayo 2015, 12:35 pm por Brunette Moreau

» Manos a la obra » Heeni A.
14th Mayo 2015, 2:07 am por Rose M. Weasley

» ciudad silenciosa, elite
13th Mayo 2015, 4:31 pm por Invitado

» Tokio University *Af. Normal*
13th Mayo 2015, 7:01 am por Invitado

» How long it's been? // Joanna Miller
12th Mayo 2015, 10:56 pm por Richard V. Malloy

» Fiendfyre | Afiliación Normal (Cambio de Botón).
11th Mayo 2015, 2:19 pm por Cunning

Hermanos
Directorios
Elite [55/55] {CERRADO} Última Limpieza 07/04

Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Scorpius H. Malfoy el 6th Febrero 2015, 8:54 am

Otra carta de sus padres: Naerys dejo la carta sobre la cama a los pies de donde el hijo único de los Malfoy leía el catalogo con las nuevas escobas que sacarían el próximo año. La escoba que tenía el propio, era veloz y fuerte y se había amoldado a sus comodidades, pero, ya estaba vieja, habían pasado dos años y los nuevos modelos parecían venir con increíbles mejoras. Eso y Dominique cumplía años dentro de poco quería hacerle un regalo que sus padres seguramente no le comprarían, pero no estaba seguro de cual sería la mejor para ella. Ignoro la carta por un momento, bastante largo, tenía una ligera intuición sobre que diría, siempre era lo mismo, la misma historia con sus padres que se preocupaban por su único hijo. Cuando acabo el catalogo, tomo el sobre, lo abrió, leyó la carta por arriba y se puso de pie. Dejo todo guardado y bajo a la sala común donde la prendió fuego. Costumbres. Odiaba acumular cartas, salvo que tengan valiosa información, por eso las quemaba, todas. Se giro al primer estudiante que estaba cerca. -Weasley, Potter o Nott- Le dijo y el chico se puso en guardia de inmediato. Sus compañeros lo siguieron mientras él se sentaba en los sillones libres esperando a que le indicaran a donde tenía que ir. Volvieron a los cinco minutos. Potter estaba en la biblioteca, al igual que Nott, Weasley en la Torre del Reloj. -Por mas que hayan tardado demasiado...- Les tiro un galeón a cada uno y se fue a buscar a Weasley, ya había pasado mucho tiempo en la biblioteca la noche anterior y aún sentía el cansancio de no haber dormido nada, no quería recordarlo.

Llego a la Torre antes de que el reloj marcara las cuatro, por lo tanto espero afuera hasta que las campanas sonaran indicando que ya eran en punto. Una de las consecuencias de no dormir era que el Malfoy comenzaba a irritarse por nada, y eso incluía que un sonar de campanas casi al lado de la oreja, también lo irritaría, y bueno, casi nadie quería ver al Slytherin de mal humor. -Buenas tardes Princesa- Saludo ni bien entro y se sitúo al lado de la rubia. -Espero que estés pensando en hacer que alguien pagué hoy. Este colegio comienza a parecer una ciudad fantasma, y es aburrido si no hay nadie a quien molestar- Informa apoyando sus brazos sobre el barandal y agachándose un poco para hacer que su peso caiga en estos y así poder quedar un poco mas a la altura de la rubia.
avatar
Scorpius H. Malfoy
#Slytherin - Capitan
#Slytherin - Capitan

Lechuzas :

99


Ingreso :

05/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Dominique C. Weasley el 6th Febrero 2015, 10:07 am

A veces, en medio de tanto bullicio y tantas personas, era necesario un momento de soledad. Dominique no estaba acostumbrada ni a la una ni a la otra, no era la chica que contaba con más amigos en el castillo pero, si se quería, los pocos que tenía siempre estaban a su lado o por lo menos cerca. Sin embargo ese día el silencio y una especie de paz rondaba su andar por los pasillos. Había decidido faltar a historia de la magia, estaría bien perder su tiempo pero claro estaba, con algo que valiera la pena, era evidente que no le gustaba escuchar por otras personas anécdotas de como su famosa familia ayudó a que los tiempos presentes fueran lo que fueran, Dominique no se afanaba a un extremo y a otro, muchos la tildaban de villana por pertenecer a la casa de las serpientes e incluso uno que otro decía que crearía un pedestal a los mortífagos de la guerra, error, ella solo quería dejar el tema atrás, ¿estaban en el presente no?, tenían que dejar de recordarlo por un instante y vivir sus vidas, así como lo hacía la chica Weasley.

Buscó cualquier rincón del castillo para poder leer mientras tomaba gomas rojas de una bolsa que generosamente guardaba en su baúl y que nunca estaba vacía. La quema de brujas incluso antes de los tiempos de su padres llamaba mucho su atención, apenas podía comer, una goma se quedaba por la mitad por varios minutos cuando Dominique pasaba un párrafo interesante. Sin embargo enseguida los tejones y águilas empezaron a salir de clases y a cambiar de aulas, la rubia, un poco exasperada, decidió cambiar de ambiente y fue así como apretó el libro en su pecho y fue a la torre del reloj sin mirar a nadie y tropezando con algunos en su camino.

Parecía estar concentrada, la rubia estaba sentada en el suelo con sus piernas flexionadas, arrugaba la nariz cuando algo interesante pasaba, cual Weasley, y fruncía el ceño cuando no estaba de acuerdo, ¿para que quemaban a las mujeres basándose en diagnósticos de supuestos demonios? Llevaba su pulcro uniforme, la falda y la camisa blanca con la corbata que la distinguía entre muchos, el abrigo reposaba entre su abdomen y su vientre, no tenía frío. Parecía un angel para quien no la conociera. La melena rubia caía por sus hombros y llevaba una especie de tiara bordada que le daba un toque juvenil y fresco, había sido un regalo de Rose.

Tuvo que detenerse cuando sus ojos claros se fijaron en la primera de las campanadas, cerró el libro y se levantó para ver por la baranda y recibir el aire que apenas se topaba con su rostro, quizás el momento se regresar había llegado. Ni bien habían terminado las campanadas cuando alguien se dirigió a ella haciendo que apenas se sobresaltara. El princesa era característico de Malfoy así que volteo con naturalidad mientras seguía en su posición. —No sé si te sirva hacer pagar a los que quemaron a las brujas en un pasado. Si no es así entonces no creo que tenga mucho para ofrecerte, cariño—. Comentó girando su rostro solo para dedicarle una pequeña sonrisa y un guiño de ojo al rubio de ojos fríos. —O quizás si tenga en mente alguien que deba pagar, tu, por ejemplo, apenas nos vemos y creo que te has perdido eventos sumamente interesantes—. Como su encuentro desagradable con Potter, por ejemplo, si se lo había comentado a Callie era demasiado, pero ellos habían sido dos desde el inicio y era obvio que la Weasley necesitaba de Malfoy y esperaba que viceversa por más que no lo demostrara. —¿Ahora te parece desagradable que sea Weasley y buscas evitarme?—. Inquiere mordiendo con cuidado su labio inferior mientras ahoga una risa divertida.




No todos pueden predecir, muchos se jactan de hacerlo a la perfección pero la verdad es que nadie conoce los rumbos que tomará la vida. Un día estas aquí, otro estás allá, el tiempo puede correr a la normalidad, pero incluso en las mejores situaciones siempre va a haber un segundo, uno solo, donde la historia pueda tomar otro curso.



avatar
Dominique C. Weasley
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

142


Ingreso :

21/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Scorpius H. Malfoy el 6th Febrero 2015, 11:28 am

¿Cuándo había comenzado a llamarla Princesa? El joven no lo recordaba, solo sabía que por parte de su familia, Dominique, era semi-veela, y aún siendo joven muchos hombres se la quedaban mirando. Y entonces surgió, si mal no recordaba al principio se había enojado, pero Dominique era así, después se dio cuenta de que no le quedaría otra cosa mas que aceptarlo, y, en ese momento, estaba la prueba. Girando con una sonrisa ante la mención del apodo que yo le había puesto. Hago una mueca al escuchar a quien tenía pensado matar. -Los giratiempos dejaron de fabricarse hace tiempo, y, en caso de que aún estén, dudo que tenga tanta paciencia para darle mil vueltas a esa cosita como para llegar a un tiempo determinado, pero si te hace sentir mejor, podemos buscar donde estaban enterrados, le llevamos un par de cuchillos los clavamos en la tierra y recordamos cuanto se divirtieron las brujas que dejaban que los quemaran por diversión- Explica con naturalidad sin trabarse ni apurarse en ninguna de sus palabras. A diferencia de su padre Scorpius no hablaba entre siseos y susurros, su hablar era normal, fuerte, claro y con autoridad, tanto como su personalidad. No se detiene luego de su interrupción para reírse o defenderse de las acusaciones de la rubia.

-Dom, ¿Es que todavía no te has dado cuenta de que te evito desde primer año?- Pregunta sin inmutarse por el momento. -Lo que pasa es que aún no consigo la forma de deshacerme de ti- Despega el codo el barandal para darle suave al brazo de la Slytherin. -Estoy hablando en serio- Y en ese momento vuelve a sonreír de lado. Los dos podrían decir tranquilamente que era una amistad por conveniencia porque eran los únicos que podían sacar lo mejor y lo peor del otro, pero era posible que hubiera una amistad un poco mas honesta detrás de toda esa fachada que ambos aparentaban, incluso era posible que ambos lo supieran. Incluso el joven podía llegar a pensar que si Dominique no fuera tan... Dominique, la trataría de la misma forma que trata a Heeni, como una hermanita menor que necesita protección, incluso cuando dice que no la necesita. Quizá todo eso surgía de que la podía llegar a entender, tener a los padres sobre uno era desagradable y sacaba las ganas de todo, era cierto que Scorpius no tenía mil primos ni hermanos con los cuales ser comparados, ni era señalado como la oveja negra de la familia, pero si entendía lo de la familia sobre ella, y mas de una vez le dieron ganas de ofrecerle un escape de toda esa pesadilla, pero nunca se podía llegar a anticipar las reacciones de Draco y Astoria.

-Sabes que me pierdo los eventos aburridos, para eso te tengo a ti, para que me pongas al tanto, así que, adelante, ¿De que me perdí rubia?- De un giro se sienta en el barandal de la torre mirando para el lado opuesto que antes miraba. A diferencia de otros, no veía razones para apreciar el paisaje del castillo, la mayor parte era un bosque a los que no les dejaban entrar, pero que entraban de igual manera, y un lago tan helado que amenazaba con matar a aquel valiente que se animara a entrar. Prefería mirar las paredes, los cuadros que se movían aburridos de estar siempre en el mismo lugar, y la campana que aún oscilaba después de haber dado sus campanadas.
avatar
Scorpius H. Malfoy
#Slytherin - Capitan
#Slytherin - Capitan

Lechuzas :

99


Ingreso :

05/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Dominique C. Weasley el 6th Febrero 2015, 12:27 pm

La amistad entre un Malfoy y un Weasley es algo que no tendría cabida en el pensamiento de dichas familias, por lo menos no en tiempos anteriores. Eran tan… diferentes, que lo único que se puede decir que tenían en común era la pureza de su sangre que los Weasley se jactaron de traicionar en la segunda guerra mágica para ser tildados como “traidores a la sangre” mientras que los Malfoy perduraron al lado de quien los podía hacer llegar hasta la gloria. Ninguno de sus padres o abuelos hubieran podido imaginar que Scorpius y Dominique establecieran un lazo tan fuerte desde sus inicios escolares, mucho menos que el apellido Potter y Nott también se hallara involucrado en ese extraño cuarteto que compartía más de lo que decían. Al principio la amistad de Dominique y Scorpius parecía ser por conveniencia, ambos eran fuertes, inteligentes, audaces, sabían ganarse a las personas a su manera, parecían el dueto perfecto para sobrevivir en Slytherin, pero la rubia nunca admitiría que en verdad le tenía cierto aprecio al chico, uno que había llegado a ella pese a la lealtad que este le demostró, su compañía y presencia cuando Dominique lo necesitaba. Era por eso que, aunque le exasperaba en ocasiones, nunca se iba de su lado. La rubia suelta una risa musical mientras niega y sus ojos claros se pierden en el horizonte y su amigo. —¿No te suena complicado?, creo que es demasiado, y si te soy sincera me gusta el presente, eso de retroceder al pasado no es lo mio—. Y bajo lo que decía era claro que se ocultaba una intención silenciosa de no querer recordar tiempos anteriores.

Dominique baja la mirada con la misma curvatura, aún mantiene el libro en uno de sus brazos, presionado contra su pecho. Sabía que mentía y él lo hacía evidente, era el tipo de bromas que compartían, podían pasar mucho tiempo separados o peleando en medio de Heeni y Albus, pero lo cierto es que siempre había tiempo para un encuentro entre Malfoy y Weasley. —Di eso hasta que te lo creas y cuando estés realmente convencido ven a verme, yo te diré si estas siendo honesto—. Comenta cuando gira a verlo, eran tan iguales pero a la vez tan distintos, a veces a Dom le gustaba pensar que era dependiendo de la situación en la que los ubicaran.

La chica arquea una de sus cejas formando un arco notable cuando escucha a su amigo, si, definitivamente era acorde a la situación, por lo menos cuando el ego de Scorp llenaba la habitación era cuando menos podía tolerarlo. Sin embargo toma un respiro, deja su libro en el suelo y pone los brazos en jarra como su abuela Molly, podía jurar que todas sus primas habían heredado ese don, evidente en Rose, Lily y ella. Alza uno de sus dedos y lo señala como si regañara a un niño pequeño. —No te acostumbres, mira que no soy tu reportera de sucesos. Además en lo aburrido pueden haber divertidos detalles—. Se encoge de hombros y empieza a caminar un poco por el área. —Vale, me castigaron por una tontería, le dije algo a la profesora y se puso casi que a llorar, pero no es relevante, mi tía Gabrielle me salvó como es habitual y bueno, no tuve que limpiar armaduras por horas—. Sonríe con satisfacción y chasquea sus dedos cuando recuerda el evento principal, o por lo menos más importante que el anterior. —Discutí con James luego del entrenamiento pasado, ¿ese que te dije que te fueras?, bien, al principio fue algo estúpido pero acabó por decirme bestia y…—. Si, quizás le había afectado que Potter le dijera ese apodo que superaba todas las expectativas y adjetivos que todos podían tener de ella. —… al día siguiente nos encontramos en la casa de los gritos. Quería explorar un poco y él me encontró, fue… algo normal aunque debo decirte que tiene un afán inexplicable de que quieres meterte en mis sabanas todas las noches, o por lo menos lo insinuó un par de veces solo que no tenía ánimos de explicarle cosas que su cerebro no iba a captar. Cree que todos son como él que ven al sauce boxeador con falda y salen corriendo tras el tronco—. Mientras hablaba Dominique movía sus manos y hacía muecas, era una costumbre cuando estaba metida en explicar algo bien. —Creo que presume de muchas cosas y… al final no hace nada bien, esa es la conclusión. De resto tuve que visitar a mi hermano en enfermería, Heeni y yo hablamos en la sala común la otra noche, uno de primero casi hace estallar las cocinas, pero creo que eso no importa demasiado—. Finalizó restándole importancia al asunto con un gesto de sus manos mientras se giraba de nuevo a ver a su amigo.


No todos pueden predecir, muchos se jactan de hacerlo a la perfección pero la verdad es que nadie conoce los rumbos que tomará la vida. Un día estas aquí, otro estás allá, el tiempo puede correr a la normalidad, pero incluso en las mejores situaciones siempre va a haber un segundo, uno solo, donde la historia pueda tomar otro curso.



avatar
Dominique C. Weasley
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

142


Ingreso :

21/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Scorpius H. Malfoy el 7th Febrero 2015, 10:54 am

«No es necesario destruir el pasado, se ha ido;
en cualquier momento, puede volver a aparecer, parecer ser y ser presente.»


Estaban aquellas personas que se aferraban al pasado, aquellas que lo repetían una y otra vez en su mente tratando de encontrar donde estuvo el error o donde quedaron esos momentos. También estaba aquellos que barrían el pasado con la mirada y se olvidaban de él, con el lema de 'la pasado es pisado' dejaban de darles vueltas al asunto y se concentraban en el futuro, como si no quisieran recordar nada de lo que paso. Luego estaban aquellos que usaban el pasado como un libro del cual sacaban algo nuevo todos los días, era un aprendizaje personal, un libro escritos por ellos mismos. Scorpius se encontraba en el primer grupo, siendo dando vueltas al pasado, tratando de sacar de ella algo bueno. Había quienes decían que en el pasado estaba la clave, que era allí donde se tenía que buscar para encontrar las soluciones en el mundo, incluso el joven recordaba leer que había una sociedad, un pequeño pueblo que solo vivía el presente, sin pensar en la historia, sin pensar en nada que haya pasado tiempo atrás, todos salvo uno que recordaba cada recoveco de la historia y era el que aconsejaba sobre las decisiones. Había muchas teorías de que cada cierta cantidad de años las cosas volvían a pasar, el problema no estaba en eso, sino que volvían a caer en la tentación y el miedo, Scorpius lo había notado al leer. -Siempre existe una solución, Dominique. Quizá algo un poco mas simple, como matar a todos los muggles, enviarlos al infierno que creen que existe y acabar con "la nueva cacería de brujas".- Explica como si no estuviera hablando de nada importante, como si solo comentara que su lechuza Naerys le gustaba salir a volar en los atardeceres. -Lo que pasa es que todos son unos cobardes, y nadie quiere ensuciarse sus manos- Se encoge de hombros, la verdad le importaban muy poco los muggles, demasiado poco, y no aplaudía a las mascaras negras por falta de animos, pero estaba de acuerdo con lo que hacían.

-Como decía, es imposible que te alejes, deben ser mis músculos y mi cuerpo, las chicas siempre caen enamoradas ante ellos, incluso las princesas- Agrega con una sonrisa de lado sabiendo lo mucho que le molestaba a la joven que fuera tan así. -No tienes de que preocuparte, no dejaré que caigas en la tentación- Se lleva una mano al pecho, como si jurara que eso no iba a pasar, y, en realidad, no iba a pasar, veía a Dominique mas como una hermana que como cualquier otra cosa, sería ilógico que algo pasará entre ellos dos. Vuelve a sonreír, y le da unas palmaditas en la cabeza a la rubia para picarla un poco mas.

-Eres mi reportera de sucesos, pero si quieres te miento para que no te sientas mal- La interrumpe sin sentirse intimidado por la reacción de la joven, en ese momento sabía que lo mas peligroso que podía pasar era que se atreviera a tirarlo de la torre, pero estaba tan alto que el joven sabía que tenía tiempo hasta para invocar su escoba y dar un par de vueltas antes de estar cerca del suelo. Gabrielle podía aparentar ser las persona mas fría del mundo, pero Scorpius cada vez estaba mas de acuerdo de que en el fondo seguía siendo una niña, esa profesora era como esas personas que no saben quienes son, no lo descubren y al final acaban siendo algo que no quieren, viejas y llenas de remordimiento. Si frunce el sueño cuando escucha hablar del mayor de los Potter, y a medida que la joven habla mas se nota la arruga en el medio de sus espesas cejas rubias. Se queda un minuto en silencio cuando la rubia acaba y luego alza una ceja para luego dejarla caer. Eso si lo había sorprendido. -Lo dices como si le tuvieras afecto.- Comenta relajando su ceño fruncido. -Creí que siempre habías dicho y cito, que era un idiota. Entonces, si crees que no tiene la capacidad de razonar dos ideas al mismo tiempo, ¿Porque te tendría que importar lo que diga? No eres una bestia, tu y yo lo sabemos, él es la bestia que no sabe comportarse. En cuanto al resto, suena como que te gusto que te cortejara, ¿Acaso la princesa se ha enamorado de su primo?- Esboza una sonrisa, no iba a permitir que Dominique se arruinara la vida de esa manera, pero hacerlo evidente con todas las palabras podía desatar un acto de rebeldía, Scorpius había aprendido que, a veces, picando a las personas, se lograba que vayan por el buen camino. -De ser así tengo que decir que me sorprende, lo esperaba de todas pero de ti... no, no lo esperaba de ti. Ahora que lo pienso tiene sentido, antes decías que hablaba mucho y nunca hacía nada, y ahora lo dudas, como si eso es algo que intuyes, pero no estas segura, mientras todos sabemos que ese es muy hablador, pero cuando se trata de poner las manos en el fuego sale corriendo, claro que como esta en la casa de los valientes se da de mucho, pero es una farsa y tu y yo lo sabemos, creo que me has dejado solo...- Finaliza con un toque de melancolía y soltando un suspiro mientras niega con la cabeza. -De su primo... increíble-Agrega al cabo de un rato, pensativo.


«A veces no tienes ni idea de qué debes hacer, ni de quién se supone que eres, ni de donde estás, y parece que el día va a terminar igual qué empezó, pero de pronto ahí está delante de ti, rebosante de color y vida, esperándote tal como lo imaginaste»



avatar
Scorpius H. Malfoy
#Slytherin - Capitan
#Slytherin - Capitan

Lechuzas :

99


Ingreso :

05/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Dominique C. Weasley el 7th Febrero 2015, 1:59 pm

El ego de Malfoy era como una moneda, tenía dos caras, una era la útil, podía ser todo lo orgulloso que quisiera y pasar sobre las personas a su antojo, eso era lo que llamó la atención de Dominique desde el primer día que habló con él, especialmente porque su generación prometía no seguir los errores de sus padres y brindarle al mundo mágico un poco de las paz perdida hace tantos años. El segundo lado era el irritable y el que acababa por ponerle los pelos de punta a la rubia de ojos claros, ese que se inflaba en su pecho y miraba sobre la cabeza de aquellos que lo apreciaban, incluso aunque fuera en broma. A veces esa parte jugaba con la paciencia de Dominique y eso no era algo que le gustara, por lo menos no a menudo. Si Heeni y Albus no estuvieran en el medio seguramente la chica rubia ya le habría mandado los balones a la garganta y no hablaba de quiddich, por lo menos en esas discusiones que ambos tenían en la sala común cuando el cuarteto esmeralda quería una conversación cálida como si se tratara de cuatro mortales completamente normales. El problema del liderazgo siempre era visible entre ellos, Scorpius porque tenía todas las características para dar órdenes. Dominique porque simplemente no quería machacar su orgullo por mucho que apreciara a Malfoy. Sus intereses eran tan distintos que a veces la chica podía llegar a pensar que no encontraba la explicación a como seguían juntos. Rueda los ojos y bufa con una sonrisa, si, le daba gracia, porque sabía que era imposible que ambos estuvieran juntos en una relación más allá de amistad, Scorpius era guapo, si, y probablemente fuera el chico perfecto para muchas, pero ella se había acostumbrado tanto a ver sus fallos, sus caídas, sus enojos y a estar presente como apoyo que solo podía tomarlo como un hermano menor, si, menor, porque a veces la rubia poseía más cordura aunque eso fuera poco creíble y trataba de que su amigo no se sumiera en un pensadero a cambio de que viviera como ella; en el presente. —Me quito la corona entonces—. Comenta con un gesto como si hiciera una reverencia. Luego ríe y entra en sus cabales normales, aquellos de una adolescente común que tanto pensaba que había perdido. —Tranquilo, no tienes que vigilarme, Scorp, para tu desgracia no es posible, lamento romper tus ilusiones—. Sin embargo ella de por sí sabía que ninguno de los dos se tomaban esas discusiones en serio.

Lo último la hizo detenerse, tanto que la muchacha de cabello largo y rubio se quedó congelada por unos momentos viendo a su amigo. Sus ojos expresaban infinita atención pero por alguna razón su cuerpo no se movía y quería fruncir sus gestos y lanzarle el libro por la cabeza por no podía, además el texto estaba un poco lejos de su alcance. ¿Afecto?, ¿A Potter?, ¿de qué afecto hablaba?, porque desde luego Scorpius sabía de la ruptura de la rubia con su familia lo cual no daba pie a que insinuara aquello a menos que llevara seis años fingiendo escucharla cuando no lo hacía. La bilis subió a su garganta y algo fuerte y potente se ciñó en su cerebro, especialmente en la parte trasera de su cabeza que empezó a sudar y a calentarse. ¿Ella enamorada de Potter?, ¿Qué carajo estaba leyendo Scorpius ahora?, ¿novelas de incesto y pecado? No, desde luego que no estaba enamorada de James, pensarlo le resultaba sumamente repulsivo. Lo molestaba y peleaban sí, pero porque precisamente no se soportaban y ninguno iba a dejar que el otro tuviera el puesto de líder en ganar la batalla, no. La rubia ve al suelo, se siente sofocada de la rabia de querer patearle la cara y no poder hacerlo, de que él fuera su mejor amigo y bromeara de esa manera, ese tipo de bromas y sarcasmos sacaban lo peor de ella pero el encuentro en su pecho del enojo y la sorpresa solo se resolvía en una graciosa ironía, ¿qué tramaba? Ella no admitiría, ni si quiera frente a Scorpius, que la única razón por la que le había afectado el adjetivo puesto por James era porque Potter la había callado situando la malicia de la rubia en un nivel extremadamente superior a lo que ella era, la había visto como ella nunca se vio y si, causó tanta sorpresa que la calló, pero eso era algo que él no iba a saber, por lo menos no estaba en sus planes contarlo, no ahora.

—Scorpius…—. Menciona su nombre y por primera vez sus ojos se topan directamente con los de él. —¿Tienes problemas mentales?—. Y eso fue lo único que salió lo odiaba por decirlo y atraparla de esa forma, pero conocía sus trucos y estaba segura que había sido una manera de capturar su intención y alejarla de lo que fue o pudo cambiarla, o eso esperaba. Suelta una risa sin forma alguna y ladea el rostro. —¿Tenías que hacer eso para llamar mi atención?—. Dominique pasa una mano por sus cabellos, ya puede respirar con mayor libertad. —Me hubiera quedado con la quema de brujas.



No todos pueden predecir, muchos se jactan de hacerlo a la perfección pero la verdad es que nadie conoce los rumbos que tomará la vida. Un día estas aquí, otro estás allá, el tiempo puede correr a la normalidad, pero incluso en las mejores situaciones siempre va a haber un segundo, uno solo, donde la historia pueda tomar otro curso.



avatar
Dominique C. Weasley
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

142


Ingreso :

21/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Scorpius H. Malfoy el 9th Febrero 2015, 12:14 pm

Costaba creer que cualquiera de los dos tenía tan solo dieciséis años. Ninguno de los dos se solía comportar de esa manera. Dominique, en sus ansias de mostrar perfección actuaba como una persona mas adulta, tratando de superar a su hermana que tantos años le llevaba. Y, al lograrlo, parecía quien parecía, una joven fuerte, pero no alguien joven y espontanea. Scorpius por su parte pasaba por lo mismo, cargaba en sus hombros el peso de una familia que había se había dejado humillar años atrás y que aún sufrían las miradas frías y acusadoras. El rubio se las había tenido que ver con esas, con una gran meta que tenía en su vida y con tantas cosas que quería hacer y que, entre todo eso, había dejado de hacer cosas de personas de su edad, salvo ir a clases y jugar quidditch. A veces pensaba que hubiera preferido que su padre fuera a prisión, bien o mal eso hubiera facilitado las cosas, a él no le hubiera molestado ser un par de años menor, de igual manera hubiera con Potter y su banda de inútiles buenos para nada. Lo único que hubiera importado es que, de ser menor, no hubiera podido conocer a Rose Weasley, no hubiera podido entablar con ella aquella extraña amistad que luego rompería el rubio para beneficiar a la pelirroja, pues de seguir a su lado, seguramente hubiera acabado lastimada. Fue un acto gentil por parte de Scorpius en eso, y se arrepentía cada vez que la hacía quedar mal en público, pero era lo que se debía hacer. Era lo mejor para la prefecta. Una sonrisa se hace clara en su rostro al escuchar las palabras de Dominique, con quien era una de las únicas personas con las que se sentía nuevamente joven, con quien se sentía que podía ser un niño. Quizá ese instinto venía por la anterior explicado, que al verla veía un igual. -Me dejas devastado mujer- Continúa en broma, él sabía que no era posible, ella también lo sabía, por eso la broma tenía sentido entre ambos.

Valía la pena. Valía la pena picar a Dominique para ver como su rostro se transformaba y parecía que se le caería la cara a pedazos. Observa con atención el rubio a la joven y ve todos los cambios en su rostro que pasen desde la estupefacción hasta la rabia, pasando por la confusión. El joven debe hacer un esfuerzo para mantener su boca cerrada y que ninguna mueca reflejara que por dentro quería reír hasta llorar. Espero a que la muchacha recobrara la razón y soltó una carcajada cuando al fin emitió una respuesta hacía a él. -Vamos, tienes que admitir que fue divertido- Explica alzando sus brazos con aire de inocencia. -Aunque espero que cuando lo consideraste no hayas ido demasiado lejos- Bromea y baja de un salto al piso para estar mas en guardia por si la joven acababa por decidirse que la mejor opción era matarlo. -Y no, no tengo problemas mentales, tu lo abrazabas con tu voz cada vez que mencionabas su nombre, deberías agradecer que haya sido yo quien lo notara, en caso contrario, otra persona no lo olvidaría, pero vamos a los echos, sigue siendo un bueno para nada y no tienes de que preocuparte no eres una bestia, eres una persona que decidió ser diferente a su familia, al igual que yo, y eso es algo que no puede hacer, porque por mas diferente que quiera ser a su padre, lo van a seguir comparando por el resto de sus días. Es un pobre infeliz, pero en vez de tratar de hacer algo al respecto prefiere hacer infelices a las demás personas, no dejes que lo logre- Le explica de manera mas seria, seguro de lo que esta diciendo y se deja apoyar nuevamente en el barandal, para estar mas cómodo.

Parecía ser el karma de la generación que se vivía en ese momento, tener padres que habían arruinado la vida de sus hijos, incluso cuando lo que habían echo era salvar al mundo. Se preguntaba si lo hubieran salvado sabiendo que arruinaban la vida de sus primogénitos. -Entiendo porque te quieres alejar de tu familia, una persona con problemas es bastante, pero ya mas de cinco es una catástrofe. No entiendo como con tantos Weasley el mundo no ha explotado hasta el momento, no es que lo desee, valoro mi vida, pero, de verdad, ¿Nunca pensaste en irte?- Le pregunta mirando un punto fijo de la pared para luego volver su mirada a los ojos claros de la chica esperando que esta responda con la verdad y no con cualquier otra cosa, y para esa última parte la chica era bastante buena. -Y hablando de familia, ya pensaste que harás este 19, porque si planeas algo grande creo que vas a tener que meterle ganas o no vas a llegar- Agrega cambiando de tema por un momento. Le interesaba saber que pensaba Dominique, pero a la vez no tenía demasiados ánimos de escuchar drama de las demás personas.


«A veces no tienes ni idea de qué debes hacer, ni de quién se supone que eres, ni de donde estás, y parece que el día va a terminar igual qué empezó, pero de pronto ahí está delante de ti, rebosante de color y vida, esperándote tal como lo imaginaste»



avatar
Scorpius H. Malfoy
#Slytherin - Capitan
#Slytherin - Capitan

Lechuzas :

99


Ingreso :

05/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Dominique C. Weasley el 9th Febrero 2015, 12:45 pm

Si la vida hubiera sido más justa los hubiese juntado como hermanos y así sellarían ese pacto donde la sangre no estaba involucrada, después de todo si hasta físicamente podían pasar como hermanos, ambos eran rubios, de los fuertes y platinados, de ojos claros y punzantes, fríos cuando querían y de un temple que no muchos toleraban con un humor negro que era difícil de descifrar. A veces Dominique pensaba que nadie la conocía como Scorpius, o Albus, pero que el primero llevaba enorme ventaja porque la veía desde lo exterior mientras que Albus se topaba con el amor de primos que se supone que deben de tener. Scorp captaba sus movimientos, sus gestos, cuando estaba enojada, cuando quería estar sola, le bastaba solo con observarla para saber lo que la Weasley necesitaba y en secreto esa era la manzana de la discordia ya que a Dominique no le gustaba sentirse tan conocida por otros. De igual manera ella se jactaba de conocer a su amigo como nadie, el ejemplo era ese, sabía cómo anticipar sus bromas y en especial que lo hacía para atraer a la rubia consigo y que se dejara de pensar estupideces o preocupar por cosas que carecían de sentido, ella se lo agradecía enormemente pero nunca diría cuan aprecio le tenía, no como todos lo hacían el día de San Valentín o probablemente con cartas, abrazos y besos. Solo ellos entendían esa especie de amistad y solo ellos sabían hasta donde llegarían por el otro. Malfoy era su soporte y quien la hacía volver cuando la mente de la rubia viajaba a miles de kilómetros en busca de explicaciones que la vida no podía darle. ¿Qué significaría su amistad para el rubio? Sabía que el día en que lo dijera sería porque estuviera en una cama y ella fuera su último recurso para su testamento, bien, quizás no tan fuerte.

¡Desde luego que era una broma! Y Dominique todavía no entendía como lo dudó en un primer momento sabiendo que esa era una estrategia típica de Malfoy para centrarla de nuevo, jugar con su mente y con su cordura para que pensara en el poco sentido que tenían sus preocupaciones hasta el punto de volver en sí. Ella lo mira con un gesto de desaprobación bastante maternal, como si se tratara de un pequeño niño que hace algo malo y ahora con una sonrisa quiere remendar toda la culpa que en algún momento pudo sentir. Cada vez que el chico sigue con su broma del amor de la Weasley hacia su primo las cejas de Dominique se alzan hasta puntos insospechados como si no pudiera aguantar más lo escéptica que estaba. —Vale, ya me estas asustando, Malfoy—. Lo siguiente la hace sentir un poco más tranquila, en el fondo es precisamente lo que ella ya sabía pero necesitaba que le dijeran. Sin embargo seguiría diciendo que el término “bestia” no era precisamente el mejor para describirla y que nunca imaginó escucharlo de la boca de alguien de su familia. Ella no era una villana, Dominique solo era libre y era lo que no muchos entendían. —No voy a dejar que lo haga, no va a lograrlo—. Si no fuera su amigo seguramente muchos pensarían que el joven rubio era pésimo para dar consejos, incluso su tono parecía querer repetir algo que le hastiaba decir. Afortunadamente Dom lo conocía de sobra y para ella fue el mejor consejo recibido, uno que ya sabía pero que necesitaba oír de otra persona. Le costó pronunciarlo, incluso creyó que no lo haría, pero tomó un respiro y al verlo moduló un claro. —Gracias.

Dominique lo escucha y camina con cortas y lentas zancadas a donde se encuentra su amigo. Cruza sus brazos y los frota un poco con sus manos, hacía algo de frio y evidentemente no estaba bien abrigada. —Si, es decir, nunca lo pensé con fuerza y no se si te lo conté alguna vez pero la única vez que consideré irme de casa seriamente fue el día que me di cuenta que mi magia había despertado. Sabía que iba a ser como mis padres pero nunca tuve indicios claros, cuando tenía ocho años era verano, Victoire fue a la casa y no dejaba de hablar de sus buenas notas y todo eso, me estresaba, me molestaba, estaba tan exasperada que cerré mis ojos por dos segundos y desee desaparecer, justo entonces el vaso que estaba frente a mi explotó. Mis padres, en lugar de reclamarme, prefirieron felicitarme por mis dotes de magia, yo no era tonta, nunca lo fui, vi la preocupación en los ojos de mi familia, querían hacer como si nada hubiese pasado, bien, lo siguen haciendo—. Termina por encogerse de hombros mientras acomoda un mechón de sus cabellos. La mención de su cumpleaños 17 hace que sonría inevitablemente, desde pequeña le gustaba esa fecha. —Pensaba hacer una fiesta en la Madriguera con todos mis primos y tíos, estas cordialmente invitado, tendremos juegos y partidos de quiddich y seguro James tendrá ganas de darte una paliza—. Desde luego era broma, la rubia sonríe y niega un poco rascando la punta de su nariz respingada. —No he planeado nada este año, Scorp, así que si te la quieres dar de organizador estaré esperando, me gusta el pastel de fresa y vainilla—. Sonríe como si fuera una niña pequeña. —O podemos ir al mundo muggle y te haces un tatuaje como regalo. Uno que diga: Dominique es la mejor amiga que tengo y tendré.


No todos pueden predecir, muchos se jactan de hacerlo a la perfección pero la verdad es que nadie conoce los rumbos que tomará la vida. Un día estas aquí, otro estás allá, el tiempo puede correr a la normalidad, pero incluso en las mejores situaciones siempre va a haber un segundo, uno solo, donde la historia pueda tomar otro curso.



avatar
Dominique C. Weasley
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

142


Ingreso :

21/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Scorpius H. Malfoy el 19th Febrero 2015, 6:22 pm

De una manera u otro, todas las personas eran como estrellas, a la distancia todos eran iguales, las cosas cambiaban cuando uno estaba cerca. Recordaba claramente una tarde con su abuelo, donde el pequeño le aseguro que no sería como su padre, que él no cometería los mismos errores. Vio una sonrisa de satisfacción en los ojos claros de aquel abuelo, pero luego esa sonrisa se volvió amarga. Scorpius no recordó lo que Lucius Malfoy le dijo aquella tarde, pero si recordó la frase de un poema, y siempre lo relaciono con esas palabras olvidadas. Scorpius siempre vio que todo el mundo daba las cosas por sabidas, no se adelantaban a un echo, a una sonrisa o no prevenían la ira de alguien a su lado, pero veían a una criatura y la comparaban con un padre o un hermano. Eso fue algo que Scorpius siempre odio. Se fue alejando poco a poco de su familia, de sus padres, de las miradas preocupadas, y al final acabo solo, tal y como lo deseaba. Llego a Hogwarts de esa manera, y al cruzar la mirada con Dominique, vio un reflejo de si mismo. Eso es quizá lo que mas lo separa del otro, descubrir que son mas de lo mismo, que no hay un enemigo al otro lado de ese espejo, sino alguien en quien se puede confiar de verdad. Siempre decían que en el cielo lleno de estrellas, todas son diferentes, pero siempre hay una que es igual a otra, solo hace falta encontrarla. Reconocía algunos gestos de él en la chica, y sabía que si ella lo anticipaba era por las mismas razones. Conocerse es fácil cuando uno se reconoce en el otro, y por eso también se distanciaron, ambos acostumbrados a estar solos en un mundo donde todos se mantenía lejos, era extraño tener cerca a otra persona. Dominique y él pudieron ser enemigos, pero en cambio, detrás de ese velo que cubría sus verdades, había un puerto seguro con el que ambos contaban en secreto.

Le sonrió con amabilidad al escuchar sus palabras, y la acerco a su pecho para darle un abrazo corto. -Se que no lo harás y si llegas a hacerlo sabes que no te dejaré, prefiero matarte si eso te detiene- Bromea con un poco de seriedad en su voz, y tras un corto beso en la coronilla la suelta. A veces sentía que debía darle a la joven alguna muestra de cariño, algo que parecía que le faltaba y que al mismo tiempo alejaba. No estaba mal que alguien se preocupara por uno, decía Astoria cada vez que escuchaba las criticas de su hijo. Scorpius no la escuchaba, porque no le gustaba que se preocuparan por él, pero él si se preocupaba por las demás personas. Frunce el ceño de inmediato al escuchar las palabras y deja asomar una sonrisa torcida en sus labios. -¿Eso fue un 'gracias'? Espera que lo grabe en mi memoria, creo que es la primera vez que lo escucho después de seis años, tengo que recordarlo, nunca se sabe si habrá una segunda vez o cuanto tarde en llegar de voz. Vaya, James te cambio- Volvió a bromear, siempre al borde de que la rubia acabara por darle un golpe.

Se queda en silencio mientras Dominique le cuenta su historia, y sonríe cuando escucha que exploto el vaso. -No creo que pueda ir- Comenta de inmediato continuando la broma de la chica. -Ya sabes eso de las familias felices no es mi estilo.- Rueda los ojos, notando cierta verdad en sus palabras. Se toma un momento para responder a la primera parte, se toma un momento para armar sus ideas. -Siempre imagine que de pequeña eras de esas niñas dulces que corría por un prado con una canasta llena de flores, dos trenzas y cantando canciones alegres que provocan resultados peores que la viruela de dragón en los humanos que la escuchan. Ya sabes, todos tenemos un pasado oscuro- Agrega con un poco de ironía, y una sonrisa que no muestra sus dientes en su rostro. -Me cuesta imaginarte haciendo explotar un vaso, digo, una niña rodeada de tanto amor, ¿Cómo es posible que tenga tanto enojo dentro suyo?- Se ríe sin poder contenerlo. -Deberías haber aprovechado mejor la oportunidad, en mi primera muestra de magia el tire a mi padre un libro por la cabeza. Y he escuchado de un par que se volvieron asesinos en sus primeras acciones de magia, ya sabes mover un cuchillo y que acabe en la cabeza de alguien. Cuando sea Ministro de Magia les daré ideas a los pequeños para que sean mas creativos- Agrega intentando sacar una sonrisa a su amiga. -Si de algo te sirve mi opinión, no creo que los hijos acaben siempre siendo como los padres, tampoco creo que sean la versión mejorada, pero siempre creí que un hijo es aquel que ve los errores de sus padres y se las arregla para no cometer los mismo, es como un libro, esperando ser leído, una canción esperando ser escuchada o una historia esperando ser leída, solo hay que estar atentos. Creo que eres muy atenta, dudo que cometas los mismos errores que tus padres y que tu hermana, tu tienes mas inteligencia y mas personalidad, solo tienes que saber el elegir el mejor modo de lograr de eso, hacer algo mejor.- Se encoge de hombros sin decir mucho mas, pues, eso era lo que él creía, por mas de que no tuviera todo el sentido del mundo. -Si, soy de los que creen que una sola persona puede cambiar el mundo si sabe mover las piezas correctas del juego- Le confiesa como si fuera algo sabido por todos.


«A veces no tienes ni idea de qué debes hacer, ni de quién se supone que eres, ni de donde estás, y parece que el día va a terminar igual qué empezó, pero de pronto ahí está delante de ti, rebosante de color y vida, esperándote tal como lo imaginaste»



avatar
Scorpius H. Malfoy
#Slytherin - Capitan
#Slytherin - Capitan

Lechuzas :

99


Ingreso :

05/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Dominique C. Weasley el 20th Febrero 2015, 10:45 am

Dar las gracias no era lo suyo y no era porque no quisiera, a veces lo hacía de manera inconsciente pero el agradecimiento era una palabra suave, blanda, llena de emociones positivas y que semejaba a una caricia del viento luego del tono fuerte y prepotente de Dominique. Si bien su tono de voz era musical y suave por su naturaleza de semi veela, ella lo había transformado a uno más fuerte, decidido y que o daba lugar a rodeos, entonces, después de toda una charla con ese mismo tipo de palabras, dar las gracias era como acariciar la mejilla luego de haber dado una fuerte bofetada; completamente inútil. No lo hacía entonces a menos que fuera necesario, en ese caso bajaba dos octavas de su voz y suavizaba sus gestos, daba a entender que de verdad estaba agradecida, desde luego eso era algo que había sucedido con contadas personas y se resumía a su círculo; Albus, Heeni, incluso Callie, solo que la chica estaba tan a su nivel que las dos se lo tomaban como una broma, aunque en el fondo sabían que la otra si estaba en verdad agradecida. Con Scorpius era complicado hacerlo, ella lo quería, era su mejor amigo y en verdad lo apreciaba, pero su ego era algo que no toleraba y más de una vez estuvo cerca de golpearlo por abarcar todo el castillo con sus fanfarronerías dignas de su apellido, los dos eran egocéntricos y a veces se peleaban por quien llevaría la cabecilla en esa guerra eterna, solo que el rubio por ser hombre podía valerse de recursos de los que Dominique se valía a su manera y a ciencia cierta la competencia era diferente. Una sonrisa se formó en los labios de la rubia cuando la abrazó y dio un beso en su coronilla, era más de lo que esperaba pero le fue suficiente para saber que él había entendido lo que ella quería decir, sin embargo lo siguiente hizo que rodara sus ojos, era imposible que Malfoy se desprendiera un segundo de lo que era, Dom acierta un pequeño puño en su brazo, realmente no uso mucha fuerza y tampoco le molesta no hacerlo. —No te acostumbres, sabes que no lo voy a hacer siempre, y si sigues hablando de James voy a enterrar su impecable peinado en el campo de quiddich cuando tenga la menor oportunidad, y sabes que puedo hacerlo—. Dominique despeina al chico y luego alza su dedo índice, ese gesto es más de su madre, Fleur, así le indica que es una clara advertencia y que sus habilidades pueden ayudarla a darle una buena paliza sin remordimientos.

Dominique se acomoda un poco en un muro mientras cruza sus brazos y lo escucha. Sus cejas de van alzando de manera incrédula, ¿en verdad pensaba que era una chiquilla de trenzas que cantaba por el campo?, bueno, los recuerdos de Dominique no iban tan lejos, nunca fue una niña de ese estilo, prefería dejarle esos asuntos a su hermana mayor, pero si había sido muy diferente a lo que era ahora, siempre mantuvo una huella distinta a la de sus primos y familiares, pero antes el sello Weasley aún era visible en su frente. Dom lo deja hablar pero niega soltando una pequeña risa cuando habla de esa manera. —Vamos, Malfoy, era una niña, tenía ocho años, creo que más bien empecé todo siendo muy pequeña, a esa edad lo máximo que podía desear era que a Vic se le cayera el cabello o que alguien manchara su uniforme, o que no volviera a casa, no esperaba matar a nadie de mi familia—. Mientras habla mueve sus manos como es normal en ella y termina por negar, aún con ocho años era muy inocente, quizás porque todos fueron criados bajo una cuna de tranquilidad nada parecida al entorno en donde crecieron sus padres. Dominique se mantiene atenta y frunce su ceño cuando lo escucha ladeando su rostro, ¿Quién lo diría?, en ese preciso momento Scorpius le estaba dando toda una charla que le había interesado más de lo que ella pensó que podría interesarle. Cuando el muchacho termina, la rubia se separa de la pared y camina a su encuentro.

—Vaya, vaya, nos estamos poniendo filosóficos, Scorp, me sorprendes, en serio, no esperaba eso de ti—. Dominique pone una mano en su propio pecho de manera dramática para luego soltar una sonrisa un poco más cálida. —Es broma, grandulón, me agradan tus momentos de pensamientos profundos y filosóficos, son muy interesantes—. Y sin pedirle permiso, Dominique se toma todo el atrevimiento del mundo para pinchar una de las mejillas de su amigo, sin embargo la suelta antes de que él reaccione —¿Te soy honesta?, no era una niña de coletas que cantaba por el campo pero si una que jugaba quiddich en el prado de su abuela con sus primos, yo era más chiquillo que mis otras primas, más guerrera si lo quieres ver así. En fin, creo que estamos destinados a otra cosa, Scorp, que a ti te aguarda algo más interesante que lo que tu padre pasó en su momento, a mi también, no sé, me gusta pensar eso—. La rubia se encoge de hombros y toma un respiro para luego relajar cada pieza de su cuerpo. —Pero ya, basta de temas dramáticos, cuéntame tu que has hecho estos últimos días, ¿alguna víctima en las garras de Malfoy Jr?


No todos pueden predecir, muchos se jactan de hacerlo a la perfección pero la verdad es que nadie conoce los rumbos que tomará la vida. Un día estas aquí, otro estás allá, el tiempo puede correr a la normalidad, pero incluso en las mejores situaciones siempre va a haber un segundo, uno solo, donde la historia pueda tomar otro curso.



avatar
Dominique C. Weasley
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

142


Ingreso :

21/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Scorpius H. Malfoy el 22nd Febrero 2015, 11:32 am

Según la experiencia del mismo Malfoy, nunca nadie quería hablar de cuando eran pequeños y algo tontos. Las personas solían evitar el tema salvo que sean parecidos a lo que eran en ese momento. Ese parecía ser el caso de Dominique, que tras un par de palabras se defendió explicando como eran las cosas en verdad, y como se supone que debían ser. Tenía un punto, y es lo había ganado, de niños ninguno piensa en muertes, y si lo hace debería ser demasiado terrible. Miro en su mente el pasado que una vez había sido, a un niño bien peinado y con la ropa arreglada siguiendo las indicaciones de unos padres sin dudar un segundo en lo que le pedían, en ese tiempo sabía que lo único que querían era lo mejor para él, ahora Scorpius sabía que lo único que deseaban era lo mejor para ellos mismos. Ese niño era bastante diferente a lo que era ahora, pequeño, sin mucho cuerpo, flaco. Dedico una mirada a la joven, sabiendo perfectamente que no se pondría a hablar sobre su pasado, porque simplemente no tenía deseos de recordar como sus padres tuvieron intenciones de manipularlo para que sean como ellos, y como su abuelo le mostraba esos detalles para que saque el verdadero Malfoy que había dentro de si mismo. Tampoco quería recordar los arrebates que había tenido con el viejo, porque él no iba a seguir sus pasos, él no iba a vivir la vida que su abuelo hubiera querido vivir. No había dudas, él era una nueva clase de Malfoy al igual que Dominique era una nueva clase de Weasley.

Le tomo la muñeca a la joven sin hacer demasiada fuerza y la movió para que debe de despeinar su cabello. Cuando tomo su mejilla solo la miro mal para acabar rodando los ojos. Prácticamente su relación se basaba en eso, en molestarse mutuamente, en ver quien sacaba primero lo peor del otro. Una competencia que aún no tenía ganador, pues, los dos eran demasiado competitivos como para donerle la victoria a la otra persona de una manera tan fácil y gratuita. -Se que lo admitirás en algún momento, eras una niña con coletas que corría por el patio de su casa cantando canciones- Le dijo con tono jocoso, molestando, como siempre. -Tampoco veo que haya tantos primos que sean mayores que tu, ahora que lo pienso- La volvió a picar haciéndose el pensativo por un momento. -Si, todos tienen tu edad, si eras una niña con coletas y no lo quieres aceptar, pero no te preocupes ya me hice una tierna imagen de ti en mi mente y no creo que la puedas borrar- Bromea mostrando una sonrisa de superioridad, y cruzando los brazos en su pecho, dándose como ganador.

-Higgs- Responde de inmediato cuando la rubia hace aquella pregunta, sin dudar ni por un segundo. Dudando de que la rubia recordara porque Scorpius se metería con alguien de su propia casa, vuelve a apoyar las manos en el barandal suspirando profundamente. -La practica, el otro día. La bludger que rozo a Heeni porque él no estaba atento- Creyó que eso era suficiente para que Dominique entendiera, y recordara. Scorpius estaba anotando un tanto nuevo cuando escucho la queja de su prima y la mirada envenenada con la que miraba al golpeador, y también fue plenamente consciente de la mancha roja que tenía cuando el entrenamiento acabo, y eso que no le había dado de lleno. Scorpius no bromeaba cuando decía que nadie se metía o tocaba a su prima. En cierta forma, esa pequeña era su hermana, y la trataba como tal, como una de sus mas valiosas posesiones, que alguien tratara de lastimar a Heeni era meterse plenamente con él. Por lo tanto cuando le comentó a Albus de que era hora de que ese golpeador abandonara el puesto por un accidente en el que ninguno de los dos tendría nada que ver, este acepto. Tardaron un poco en acordar como podría aquel joven, que se las daba de mucho, lastimarse, pero cuando tuvieron el plan perfectamente detallado, fue como empujar una pieza del domino, todas las demás piezas cayeron uno a uno, obteniendo el resultado deseado. -Creo que vamos a tener que buscar otro golpeador, a no ser que Higgs aprenda a batear con su otra mano, porque la que estaba usando no creo que le vuelva a ser útil ni para rascarse la nariz- Comenta sin sentir nada de pena contra aquel ex-compañero. -Puedes quedarte tranquila, no le arrancamos el brazo, fue mi idea original, pero Albus la descartó porque sería demasiado complicado encontrar a alguien que le arrancara el brazo, así no nos podía culpar a nosotros- Hace una mueca recordando que le había gustado mucho la idea de arrancarle aquel brazo flaco al joven, sería como romper un palillo, pero ya estaba echo.

-¿Tu?- Pregunta en cambio observando nuevamente a la rubia. -¿Alguna víctima ha caído en tus garras afiladas?-


«A veces no tienes ni idea de qué debes hacer, ni de quién se supone que eres, ni de donde estás, y parece que el día va a terminar igual qué empezó, pero de pronto ahí está delante de ti, rebosante de color y vida, esperándote tal como lo imaginaste»



avatar
Scorpius H. Malfoy
#Slytherin - Capitan
#Slytherin - Capitan

Lechuzas :

99


Ingreso :

05/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Dominique C. Weasley el 22nd Febrero 2015, 10:31 pm

¿Cómo había sido de niña?, una sola palabra, normal, común. Dominique vivía en el montón de sus numerosos primos, si, era hermosa, era semi veela, pero eso no parecía importar en el mundo mágico donde todos marcaban pauta de una manera y u otra. Fue una chiquilla común, sin rebeldía, que jugaba y molestaba a los más grandes y cuidaba a los pequeños, que se dejaba consentir y sonreía, quizás no era muy femenina, era más bien arriesgada, mientras las chicas usaban muñecas ella prefería escribir o volar en su escoba, no le gustaban las lociones o los perfumes fuertes, siempre tenía tierra en la punta de la nariz, en la ropa o en los zapatos, pero hasta eso contaría como un aspecto normal, los hijos siempre están distintos pero entraban en un parámetro que se veía todos los días. Entonces, ¿Dónde estaba esa niña?, quizás perdida en el prado mas allá de la montaña de la madriguera o en el mar inmenso que quedaba frente a la casa e sus padres, no sabía, pero ahora la rubia era feliz con lo que era, era feliz con su libertad y ya no le importaba que otros dijeran que era mala, que estaba loca o que simplemente se había acoplado al ideal de las serpientes, simplemente ya ignoraba todo aquello y no se sabía si eso era malo o muy bueno. Que Malfoy la califique de tierna hace que frunza el ceño como si fuera una niña pequeña, lo apreciaba pero nunca iba a dejar que el rubio aplastara su ego de esa manera, era la única batalla que mantenían en pie y ninguno le daba la corona al otro así que era algo más bien eterno. Cruza los brazos y se encoge de hombros torciendo los gestos como si no le quedara más remedio, bien, no le quedaba más remedio. —Mientras no me confundas con Heeni todo va a estar bien, no quiero llegar a esos límites de ternura, no los soportaría. Además, apuesto a que tú eras un niño que corría por los pasillos de tu inmensa casa con una capa de superhéroe, probablemente estabas desnudo porque no te querías bañar y te alzabas en lo alto de la escalera con las manos en la cintura diciendo “Soy el rey del mundo”—. A todas estas Dominique hacía los gestos como podía en su posición, no pudo evitar una carcajada musical así que dejó que saliera mientras cubría sus labios con sus manos.

Dominique chasquea la lengua y rueda los ojos recordando al chico claramente, expresando con sus gestos que a este no le habría deparado un futuro muy bueno al tropezar a Heeni por un mero descuido, trataría de decirle a su amiga cuando bajaran que ese había sido el destino de los dos chicos que la dejaron esperando por horas en la sala común, aunque lo agradecía, tuvieron suficiente tiempo para poder hablar y cerrar algunas conversaciones importantes. —Claro, recuerdo, pobre diablo—. Susurra. No puede culpar a Scorpius de haber defendido a Heeni cuando ella misma estuvo cerca de hacerlo. Dominique abre mucho sus ojos, parece que todo fue peor de lo que imagino y ahora el chico tendría una mano inútil por un buen tiempo, imaginaba una golpiza pero no a esos extremos, sabía lo mucho que Heeni le importaba a ambos pero ¿acaso no habían pensado en el equipo? Probablemente no ya que eran hombres y solo podían retener un pensamiento a la vez si no se recalentaban. Dom rueda los ojos un poco desesperada, parece Molly Weasley cuando sus nietos no bajan a comer la sopa cuando está caliente. —¿Qué carajo no pensaron en el equipo?, esta bien que quieran matarlo pero podían pensar en que el equipo tiene que estar completo y que mal que bien él no es un completo inútil y ya lo conocemos, quizás el que venga si va a ser un tarado que se caiga de la escoba y vamos a tener que hacer audiciones de nuevo—. Plantea moviendo las manos con sus ojos azules muy abiertos, si había algo por lo que Dominique se preocupaba era por el quiddich, no hasta el punto de ser capitana, no hablaba desde ese lado de la responsabilidad, no le gustaba perder tiempo con gente que no supiera hacer las cosas bien. —Cuando vea a Al le voy a jalar las orejas y cuidado si no se la arranco y ahí si vas a tener a un jugador sin miembros en el equipo.

Toma un respiro y niega moviendo sus cabellos de un lado a otro, la rutina no había estado muy divertida que digamos, fuera de lo de Potter no tenía mucho que contar. —Bien, no, la rutina ha estado algo floja, Scorp. Rose salvó a mi lechuza de morir, la vi estas noches, solo que… sabes cómo es, no puedo ser… ruda con ella, es muy Rose, Heeni, hablamos un poco ya sabes, lo mismo de siempre… — No le iba a admitir que casi le lanza a la castaña a su primo. — Conner Dubois estaba en Las Tres Escobas el otro día y me dijo que le gustaba antes, no sé si contará como víctima. Oh, y vi a Kray… es todo, creo, no soy una bruja muy mala que digamos—. Y hay temas que cortaba porque incluso frente a Scorpius no sabía explicarlos.


No todos pueden predecir, muchos se jactan de hacerlo a la perfección pero la verdad es que nadie conoce los rumbos que tomará la vida. Un día estas aquí, otro estás allá, el tiempo puede correr a la normalidad, pero incluso en las mejores situaciones siempre va a haber un segundo, uno solo, donde la historia pueda tomar otro curso.



avatar
Dominique C. Weasley
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

142


Ingreso :

21/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Scorpius H. Malfoy el 8th Marzo 2015, 10:04 pm

Hay quienes no quieren crecer, quienes se aferran al sueño de querer ser niños por siempre. Había quienes no veían el momento de crecer, y otros que simplemente seguían el curso que la vida ofrecía. Su infancia no era nada parecida a lo que Dominique planteaba y por eso ríe al escuchar sus palabras, porque nadie, en verdad, lograba dar como había sido su infancia en realidad. Si íbamos con su abuelo, era un hombre que parecía temer cada vez que alguien apuntaba con el dedo a los culpables, siempre preparado para correr cuando alguien decida que no era mas inocente y que lo declaraban culpable. Su madre no parecía decir mucho sobre las sombras de aquel pasado que habían vivido. Su padre en cambio parecía desear con todos sus deseos redimirse de todas las malas decisiones que había tomado tiempo atrás, se había vuelto medimago para ayudar a los demás, y eso en su mundo no era mas que un palabrarío dicho con palabras bonitas para que las personas crean que dejaron atrás la persona que eran. Scorpius no creía que las personas sean capaces de dejar atrás algo que habían sido, para él todo lo que había sido alguien quedaba como sombra en el pasado, esta se podía ignorar, recordar, pero siempre estaría ahí para siempre. No se podía cambiar el pasado, si se podía cambiar el futuro, pero nunca era posible compensar los malos cometidos años atrás. Él de niño, no había sido lo que su amiga creía, tampoco había sido un niño que había estado bien vestido y con el pelo engomado porque sus padres se lo pedían, era de los niños que habían tomado las decisiones que quería y que los demás habían aceptado sin tener otra opción. En su mundo, en su casa, no había tiempo para niños, y nadie sabía como tratarlos, le habían dado amor y cariño, pero eso no había evitado que el muchacho creciera de la misma forma que era ahora, frío y calculador.

-No te confundiré con Heeni- Promete de mala manera dejando el tema de la infancia muy en el pasado de la conversación que llevaban. -Ella es mas inteligente- Dice en broma tosiendo de manera que parezca que no quería que la joven lo escuchara, lo que era completamente el objetivo de decir esas palabras en voz alta.

Rueda los ojos cuando comienza a regañarlo. -Claro mamá- La carga irrumpiendo sus palabras para luego dejar que siga. Espero a que termine con los brazos cruzados en su pecho y mirando a la joven con las cejas en alto y una mirada de suplica que pedían que se detuviera de aquel suplicio. Cuando por fin termino, respiro aliviado de manera dramática para molestar mas a la joven. -¿Desde cuando no hago algo sin pensar en lo que viene? ¿Crees que me nombraron capitán porque soborne al Jefe de Casa? Podría haberlo echo, pero este puesto me lo gane por mis propios medios, te guste o no, y no haría nada que perjudicara nuestras jugadas y mucho menos que nos trajera una derrota asegurada- Explica de manera intensa, con aquel rastro posesivo y protector sobre el equipo que llamaba propio. -¿Quién piensas que soy Dominique? En serio es insultante lo que planteas, pero mira que soy tu amigo que se que no estás pensando lo que dices- Agrega abriendo sus brazos, algo molesto por las palabras que la joven le había dedicado, y el tono critico que había utilizado. -Tengo un reemplazo, dos en realidad, porque el otro golpeador también era bastante desastre y creo que merecemos algo mejor. Son las chinas Choi, Sook, nunca se cual es cual, y creo que ninguna de las dos es de china, pero no importa. Son primas, bastante buenas, creo que podrían funcionar, ambas visten de ángeles y esconden mil demonios dentro, creo que te podrías llevar bien con ambas- Explica cuando en realidad quería decir que esperaba que se llevara bien, el equipo debía ser mas unido, y si bien Albus, Heeni, ella y él se llevaban tan bien que conocían las jugadas de memoria, tenían que abrirse a mas jugadores.

-¿Alguien cree eso que eres mala?- Pregunta en broma, decidido a picarla por todas las veces que no la había estado molestando en la semana. En otras palabras la joven estaba por recibir una tarde de sobredosis de Malfoy, y si no se había dado cuenta, ya era problema de ella. -No creo que eres mala, pero si aburrida, y no, ese chico no cuenta como víctima, cuenta como un muerto que creyó que decirte iba a servir de algo, cuando lo que acaba de hacer es condenarse a la horca- Explica para luego elevar sus hombros y dejarlo caer. -Creo que deberíamos mover un par de cartas, a este castillo le falta un poco de suspenso y de maldad, y si tengo que escuchar otra vez charlas sobre las estrellas y el destino mágico que esconden, en astronomía, creo que me tiraré personalmente de aquella torre- Explica recordando que esa noche tenía que subir a la torre para escuchar a esa joven profesora hablar sobre cosas que ni ella misma entendía.


«A veces no tienes ni idea de qué debes hacer, ni de quién se supone que eres, ni de donde estás, y parece que el día va a terminar igual qué empezó, pero de pronto ahí está delante de ti, rebosante de color y vida, esperándote tal como lo imaginaste»



avatar
Scorpius H. Malfoy
#Slytherin - Capitan
#Slytherin - Capitan

Lechuzas :

99


Ingreso :

05/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Dominique C. Weasley el 8th Marzo 2015, 11:26 pm

Malfoy no toleraba sus sermones y ella, evidentemente, no toleraba los del rubio de rasgos fuertes. Ella podía decirle mil cosas que sabía que Scorpius ignoraría olímpicamente y seguro él trataría de hacer lo mismo pero sabiendo que los resultados no serían los usuales y que ella terminaría por irse antes de que el pronunciara la última palabra. Esas eran las demostraciones que evidenciaban como esa amistad era completamente distorsionada pero como aún así seguía latiendo al ritmo de un fuerte corazón. Hasta ahora, y probablemente dijera hasta ahora porque Dominique era de las que pensaba que no había que marcar algún tiempo en la historia, no se habían peleado hasta el punto de no hablarse, hasta el punto de ignorar de lleno la presencia del otro y marcar un punto y final en su historia amistosa, sin embargo rozaban el borde cada vez que lanzaban comentarios venenosos o, por lo contrario, acababan discutiendo tras un tema profundo que, graciosamente, habían sido los que los ayudaron a conocer al otro. Bien, parecía que la vida no sería justa con ella y que tendría que seguir dibujando pasos en su historia con Malfoy, porque mal que bien era su mejor amigo y, aunque no lo dijera, no podía negarlo. Al escuchar la comparación con su amiga ella solo pudo rodar sus ojos grises —Alguien quiere quedarse esta noche sin nariz—. Susurra chasqueando la lengua.

Y si había algo que los dos podían odiar a igual intensidad era que el otro intentara hacer de hermano mayor o cualquier autoridad que de por sí carecía en sus vidas. No había que decirlo, tampoco es que Scorpius lo hubiese mencionado o Dominique lo hubiera confesado en una de sus sesiones de amistad por siempre y para siempre. El asunto era que daban en el clavo en ese mismo punto porque se expresaban de manera similar en esa exacta ocasión. Se sabía que Dominique estaba cerca de estallar porque rodaba los ojos, fruncía los labios y ponía uno solo de sus brazos en su diminuta cadera, desde luego Malfoy no era tan femenino pero si habían detalles que lo denotaban. Cada vez que el rubio le daba cuerda a su discurso algo en el pecho de la Weasley bullía con tal fuerza que parecía a punto de querer salirse por sus ojos. Si, le daba la razón en todo aunque no retiraría lo dicho, pero no era necesario tal sermón para demostrar que había acertado en algunos puntos, el chico parecía encerrado en su propio mundo dando un sermón que a ella no le interesaba. No fue si no hasta que mencionó a las chicas asiáticas que pudo reaccionar, mirando con fuego en sus ojos a su amigo y cruzando sus brazos, Dominique había tensado sus labios, estaba verdaderamente frustrada. —¿Ahora me viste cara de embajadora inglesa para darle la bienvenida a los extranjeros?, vale, dime si necesitas un puesto así en el equipo, te aseguro que hay muchos chicos interesados—. Rueda sus ojos mientras se muerde el labio y se encoge de hombros. —Y no compares, pueden haber muchas chicas así pero Dominique Weasley hay solo una. Permite que te recuerde cuando necesite un consejero de amistades, por los momentos no tengo ganas de hacer labor social, cariño, así estoy bien— Finge una sonrisa exagerada y luego vuelve a sus gestos comunes, cuando ella necesitara amigos seguramente los buscaría por su cuenta. No subestimaría a nadie pero no estaba interesada en hacer amigos, no era buena en ello.

Por primera vez en toda la noche estaba de acuerdo con él. Dominique ignora lo primero para posarse a su lado y dejar todo el peso de su espalda sobre un soporte, pone las manos a sus espaldas y juega con un mechón que cae de su larga cabellera mientras lo escucha con la mirada un tanto perdida. —Si, tienes razón, todo esta un poco aburrido. Creo que por eso envidio un poco el año de mi tío Harry, tenían tantos problemas que no hallaban la manera para resolverlos. No me malinterpretes, no soy fanática de la parte de mortífagos y eso, pero si desearía algo en lo que ocuparme un poco, tengo tiempo sin divertirme, ¿alguna idea?—. Su peor época sin duda había sido el quinto curso, luego de terminar su relación con Wittler solo dedicó tiempo a saciar sus deseos y cualquier cosa que quisiera hacer, por lo cual tanta calma resultaba extraña.


No todos pueden predecir, muchos se jactan de hacerlo a la perfección pero la verdad es que nadie conoce los rumbos que tomará la vida. Un día estas aquí, otro estás allá, el tiempo puede correr a la normalidad, pero incluso en las mejores situaciones siempre va a haber un segundo, uno solo, donde la historia pueda tomar otro curso.



avatar
Dominique C. Weasley
#Slytherin
#Slytherin

Lechuzas :

142


Ingreso :

21/01/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Scorpius H. Malfoy el 17th Marzo 2015, 3:31 pm

Y allí se encontraban. Dos almas solitarias en busca de algo por hacer, ya sea tomarle el pelo al otro, o ir a molestar a alguien mas. Algunas personas dirán porque no tienen vida, no tienen aficiones, y no son lo suficientemente amigables para entablar una larga conversación. No importa. A Scorpius no le importaba.

Sonríe al escuchar su comentario, Dominique no era de las personas que eran extremadamente obedientes, e incluso era capaz de hacer todo lo contrario a lo que le pedían solo para joder a la otra persona, por eso el rubio cambio de estrategia, simplemente no importarle lo que fuera a hacer Dominique. -Como quieras. No te vi cara de nada, solo cara de aburrida y que necesitas urgentemente algo por hacer- Hubiera bromeado con que necesitaba un novio al cual molestarle todo el tiempo, pero ahí si estaba seguro de que la rubia reaccionaría con un golpe o algo por el estilo, además, Scorpius era ligeramente protector con ella y no la gustaba verla con otras personas. Y definitivamente desde que Dominique había salido con Wittler había considerado que los gustos de la misma estaban completamente fallados, pero claro que se divirtió con aquella corta relación, e incluso a veces se creía culpable de que hayan terminado, pues no dejaba de hacer bromas pesadas al castaño, quien no se la merecía.

Suspiro cansado y agotado de no hacer nada y estar aburrido. -Vamos- Le dijo tomando a la chica de los hombros y girándola de manera que le de la espalda a él y la fue encaminando hasta la puerta sin sacar las manos de sos hombros pequeñas. -Creo que tengo una idea de lo que podemos hacer. Consiste en arruinar el día de alguien, un puffo y algún profesor que este de nuestro lado así bajan los puntos de las otras cosas- Comenta mientras salían por la puerta. -Tenemos que ponernos al día o creerán que hemos perdido nuestro toque, no podemos permitir eso, ¿Verdad?-


«A veces no tienes ni idea de qué debes hacer, ni de quién se supone que eres, ni de donde estás, y parece que el día va a terminar igual qué empezó, pero de pronto ahí está delante de ti, rebosante de color y vida, esperándote tal como lo imaginaste»



avatar
Scorpius H. Malfoy
#Slytherin - Capitan
#Slytherin - Capitan

Lechuzas :

99


Ingreso :

05/02/2015



Volver arriba Ir abajo

Re: Ghost Towns, Dominique C. Weasley y Scorpius H. Malfoy

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.