Novedades
Clases de Hogwarts
Oclumencia [Inscripciones] Vuelo [Abierta]Vuelo [Inscripciones] Astronomía [Abierta]Pociones II [Inscripciones] Clase [Estado]Astronomía [Inscripciones] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]Clase [Estado] Clase [Estado]
Censo del Foro
09
06
10
10
01
13
00
29
20
Novedades
21/01
Apertura del Foro! Hay Personajes Canon disponibles. Recuerda que puedes pedir cualquier apellido Canon de la saga.
30/01
Nueva entrega de 'El Profeta' y 'Corazón de Bruja'. Se han abierto los eventos y mini-tramas. No olvides pedir tus banderines.
28/02
Trama Global #1: 'Día de San Valentín'. Finalizada!
15/03
Awards de Marzo: Abiertos! Nuevas ediciones del Profeta y Corazón de Bruja. Nuevos Eventos Abiertos.
29/03
Mini-Trama 'Una mano a la comunidad' Finalazada, gracias por participar!.
02/04
La Mini-Trama 'De vuelta a la normalidad' continua, !ah comenzado un ataque en Hogsmeade!
Playlist
Puntos y Premios
Puntos de las Casas
Gryffindor: 20200
Hufflepuff: 6350
Ravenclaw: 21200
Slytherin: 16620
Jefes de las Casas
APELLIDO, Nombre
[Gryffindor]
APELLIDO, Nombre
[Hufflepuff]
DELACOUR, Gabrielle
[Ravenclaw]
APELLIDO, Nombre
[Slytherin]
Menciones Especiales
WEASLEY, Dominique
[PJ. Femenino]
ROVENSKY, Robin
[PJ. Masculino]
POTTER, James
[PJ. Destacado]
WEASLEY, Rose
[Mejor User]
WEASLEY, Rose
[Mejor Roler]
LONGBOTTOM, Alice
[Mas Popular]
ROVENSKY, Robin
[Mas Travieso]
MALFOY, Scorpius
[Mas Malvado]
FINNIGAN, Fiorella
[Mejor Jugador]
Guía de Usuarios
Tumblr
Facebook
Últimos temas
» Cierre del Foro
31st Mayo 2015, 7:27 am por Robin Rovensky

»  •Mini-trama: ¡Comida que no corre, vuela!
30th Mayo 2015, 7:46 am por Harlem Sonke

» El precio de la libertad [Robin]
30th Mayo 2015, 7:31 am por Robin Rovensky

» Cuidado con el ¿gato? // Brunette Moreau
16th Mayo 2015, 12:35 pm por Brunette Moreau

» Manos a la obra » Heeni A.
14th Mayo 2015, 2:07 am por Rose M. Weasley

» ciudad silenciosa, elite
13th Mayo 2015, 4:31 pm por Invitado

» Tokio University *Af. Normal*
13th Mayo 2015, 7:01 am por Invitado

» How long it's been? // Joanna Miller
12th Mayo 2015, 10:56 pm por Richard V. Malloy

» Fiendfyre | Afiliación Normal (Cambio de Botón).
11th Mayo 2015, 2:19 pm por Cunning

Hermanos
Directorios
Elite [55/55] {CERRADO} Última Limpieza 07/04

if you're going to blame someone, do not look at me » Jacob C.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

if you're going to blame someone, do not look at me » Jacob C.

Mensaje por Rose M. Weasley el 9th Febrero 2015, 3:37 am

La elección fue sencilla. Ninguno de sus allegados comería el almuerzo ese día, a todos se les habían presentado eventos que requerían si o sí de su participación, y ella que había acabado con los deberes temprano, simplemente estaba sola. Su estómago comenzó a delatar su necesidad de alimentarse, negándose a entrar siquiera al Hall de Entrada del castillo; en cambio, optó por adentrarse en el pasillo que la conduciría hasta las cocinas, donde luego de efectuar las debidas 'cosquillas' a la pera, el retrato se movió, revelando la entrada—. Buenas tardes —sonrió la joven Weasley en cuanto los elfos notaron su presencia, asegurando encontrarse bien y asintiendo posteriormente ante la petición de que tomara asiento. Los veía demasiado ocupados preparando el menú que los inquilinos degustarían esa tarde, por lo que se quedó allí, sentada, rodeada en menos de un parpadeo por múltiples pergaminos que habían surgido de su bolso. No obstante, que se concentrara en aquella historia que venía atacando su mente no era razón suficiente para ignorar que cierto grupo de elfos domésticos evitaba pasar por delante de la muchacha, seguramente esperando cerrar sus verdáceos párpados a tiempo por si se le ocurría regalarles una prenda. Admitía que durante su primer año había sido esa su prioridad, liberar a todo cuanto ser mágico se le cruce por el camino; Sin embargo, no era la primera vez que bajaba a las cocinas por voluntad propia, y en una de esas visitas, fueron los mismos elfos quienes le explicaron porqué preferían quedarse en Hogwarts, sirviendo, que enfrentarse al mundo que afuera les deparaba.

Un pedazo de las tartas de manzana que acostumbraba a degustar apareció frente a ella, buscando al culpable de tal hazaña con su mirada, sonriendo con dulzura al ver a un elfo parado a pasos de donde se encontraba sentada, como si estuviera aguardando en silencio su veredicto sobre tal delicia. Rose no lo hizo esperar, encontrando prácticamente el paraíso en la canela que detectó entre tanta fruta—. Está deliciosa, gracias —susurró en su dirección, moderando su tono tanto para hacerse escuchar como para no distraer a los demás. Pero dicha criatura se vio en la obligación de regresar al trabajo junto a sus compañeros, volviendo a sumir a la leona en otra lectura, una más. Por primera vez -y esperaba que fuera la única- las letras prolijamente redactadas no consiguieron su meta de desviarle de su aburrimiento, por lo que solo lo pensó una vez, antes de colocarse de pie y aclarar su garganta, como en casa ocasión que quería decir algo y buscaba que la escucharan—. ¿Estaría bien si los ayudo? —solía cocinar cuando estaba de vacaciones, encontrándolo productivo e interesante. A veces se sentía una inútil dependiendo de una varita, y aunque otros consideraran un insulto querer aprender de los tan temidos muggles, ella era una excepción, como siempre.

No obstante, ¿por qué sentía como si hubiera dicho una blasfemia, en lugar de estar ofreciendo su ayuda? Los elfos habían detenido su labor en seco, examinando minuciosamente a la alumna en busca de algo que confirmara su teoría de que estaba enferma. Y Rose no pudo más que bufar ante aquella reacción, sin tener arrepentimiento alguno de sus palabras. Cuando decía algo, lo decía en serio, y aun no había llegado el día en que se disculpara por su forma de pensar.  A su parecer, ese momento nunca tendría lugar en su vida.



I’ll stand by you;; Won’t let nobody hurt you:


avatar
Rose M. Weasley
#Gryffindor - Prefecto
#Gryffindor - Prefecto

Lechuzas :

122


Ingreso :

21/01/2015



http://lovely-nathrper.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: if you're going to blame someone, do not look at me » Jacob C.

Mensaje por Invitado el 9th Febrero 2015, 10:03 am

A pesar de ser un amante de las criaturas mágicas, había una especie a la que Jacob no acababa de tomarle el gusto y eso que era, según algunos decían, la más inocente de todas. Los elfos domésticos vivían por y para servir a los magos, preferían dañarse a sí mismos que a sus amos...pero se estaría engañando a sí mismo si negara que no le repugnaban.

Lo cierto es que no le habían hecho nada malo como raza en general, salvo aquel día de segundo cuando se había quedado dormido en la sala común y lo despertó uno de ellos, provocándole por poco un infarto. Era la primera vez que sus ojos acostumbrados al mundo muggle veían algo así y le parecieron criaturas provinientes de sus peores pesadillas. Más tarde descubriría cuál era su función y comportamiento, lo que no hizo más que acrecentar su desagrado hacia ellos.

Si se paraba a analizarlo, su apatía venía por razones externas a ellos, aunque aquello no importaba demasiado, pues el chico no cambiaba su comportamiento por muy incoherentes que fueran sus motivos. Admitía que le recordaban a aquellos peluches cabezones llamados 'Furbys' o a unos 'Gremmlins' deformados mediante torturas mediavales. Todavía esperaba que alguno de ellos perdiera los papeles y se convirtiera en un orco sediento de sangre, pero por desgracia hasta ahora no había ocurrido. Pero todas aquellas analogías con la cultura muggle no tocaban la verdadera razón de su sentir hacia la especie. Lo cierto es que le recordaban a su madre, tan sumisa y sacrificada, dócil y manejable como un perrito faldero. Y, no, no es que odiara a la mujer que le dio la vida, pero le evocaba una faceta de su vida que aborrecía, su propio fracaso e indignidad. Sin embargo, mientras entraba en las cocinas, no pudo más que esbozar una pequeña y apretada sonrisa que se parecía más a una disculpa. No tenían culpa de su rechazo pero tampoco podía evitar que siguiera ahí, muy dentro de él.

Pretendía hacer una parada rápida, comer algo e ir a la biblioteca a estudiar. Aquella noche quería adentrarse en la zona prohibida y seguir con la lectura de un libro mucho más interesante que los académicos, pero primero tenía que dedicarse a sus asignaturas. Había pasado once años de su vida ignorando la existencia de la magia y todavía tenía que ponerse al día en muchas cosas. Odiaba pensar que los demás tenían una ventaja innata sobre él, pues aquello solo demostraría que los de linaje no impuro eran efectivamente superiores.

Al entar se encontró con una escena un tanto peculiar, que involucraba a cierta Weasley famosa. ¿Y qué Weasley-Potter-Granger no es popular? Eran los chicos de oro del colegio y de la sociedad mágica británica en general, todo porque sus padres habían luchado contra un mago osucuro hacía ya más de un par de décadas. Las únicas guerras que Kray podía apreciar eran las que habían sucedido en el mundo muggle, así que él no tenía ningún tipo de sentimiento de agradecimiento hacia tales familias. Si esperaban que fuera a besar el suelo que pisaban, estaban muy equivocados. De hecho, desde que lo supo se regozaba en tratarlos con una indiferencia y hostilidad especial, solo para compensar a la cantidad de lameculos que tenían que soportar. Su padre había combatido en Iraq y lo único que le dieron fue una patada en el trasero cuando se quedó incapacitado. Jake, por su parte, no heredó admiración, sino palizas producto del alcohol en el que su padre ahogaba los recuerdos de sus batallas. ¿Cómo era aquello justo?

No te esfuerces, princesa, deja que los esclavos hagan su trabajo. —Comentó tomando el pastel más alto de la pirámide que habían preparado para el almuerzo. — Te hacen sentir mal, ¿eh?, que se comporten tan bien contigo sin pedir nada a cambio...aunque, bueno, siendo quien eres ya debes de estar acostumbrada a esos tratos. — Tras esto simplemente le pegó un mosdisco al pastel, sin esperar respuesta, como si hubiera estado hablando consigo mismo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: if you're going to blame someone, do not look at me » Jacob C.

Mensaje por Rose M. Weasley el 10th Febrero 2015, 7:54 pm

Las cocinas era un sitio que tanto alumnos como profesores solían visitar a cualquier hora, a pesar de estar siempre ocupada por los cien elfos que trabajaban sin descanso. Estos siempre los recibían con cortesía y respeto a pesar de no ser sus amos, sin embargo, alguna que otra hostilidad era filtrada entre sus palabras, sorprendiendo el simple hecho de que no intenten ocultarla. Tales criaturas tenían todo el derecho a quejarse ante alguna autoridad, mas no lo hacían, nunca lo hacían aunque fueran despreciados. Y los alumnos siempre volvían, repitiendo la misma escena una y otra vez. Entonces, ¿Cómo no había previsto que alguien pudiera entrar de pronto y presenciara la escena? La voz masculina que adornó el lugar no sonaba familiar a sus oídos, por lo que cuando giró sobre sus talones, quedando de frente, tuvo que entrecerrar sus párpados intentando identificar ese rostro entre tantos que había visto. ¿Tenía Rose de algo por lo que avergonzarse? Absolutamente no.

¿Kray, no es así? —aquello fue más una afirmación para sí misma que para el aludido al hallar la respuesta, asintiendo ante sus palabras, dando a entender que le estaba prestando atención. Aun así, no pudo evitar suspirar ante lo último dicho, pensando si realmente existió un encuentro previo donde pudiera conocerla, para asegurar aquello con evidente desinterés. Prejuicios. Prejuicios. ¿Cuándo es que se libraría de ellos? Incluso la pelirroja se vio obligada a decir adiós a un antiguo amigo que por creer que tenía la vida sencilla, sin obstáculo alguno, nunca se esforzaría en nada. Que lo que el adquiriría posteriormente a meses de trabajo, ella lo ganaría solo con mostrar su sonrisa, muchos suponían que tenía el mundo a sus pies, hecho que no estaba nada más lejos de la realidad. Mas no todos pensaban así de ellos, hubo varias veces donde sus progenitores la habían llevado a eventos de sociedad, teniendo la necesidad de esconderse cuando notaban la atención que solían prestarles a ella y sus primos. ¿Por qué de aquella admiración? ¿A qué se debía ese brillo peculiar que muchas personas tenían cuando la veían por primera vez? ¿Acaso provenían de un futuro donde ella había descubierto la cura a algún maleficio imperdonable, había creado una regla que beneficie a la humanidad, o simplemente todo se resumía a que era la primogénita de dos héroes de guerra? Y cuando descubría que por lo último era que recibía aquella cordialidad, Rose no podía evitar ponerse firme y prometerse a sí misma que un día haría algo para ser reconocida, no por su apellido, si no por ella—. Ilumíname, entonces, ¿Quién se supone que soy? —volvió a tomar asiento, recargando su rostro en la palma abierta de su mano, con sus pupilas descansando con suma tranquilidad sobre el águila, sin dar muestra alguna de si sus palabras le habían afectado; o al menos, eso quería creer ella. Después de todo, muchos solían advertirle a Rose que su rostro era un libro abiertos, cuyas páginas siempre se daban a entender—. ¿Acaso he vivido todos estos años equivocada, y no soy otra más que una estudiante ocupando un puesto de prefecto que el año entrante otro heredará? —la placa dorada con la "p" en mayúscula era a su parecer, la única diferencia con el resto de los inquilinos, sin embargo, Kray parecía contar con su propia opinión; una que le interesaba escuchar, aunque se imaginara a dónde estaría orientado. Terminó por desviar su atención de él, retornando sus pupilas a los pergaminos, los cuales leyó por arriba antes de apilarlos y dejarlos en un sitio donde sabía que no molestarían. Las cuatro largas mesas que eran una réplica de las que se encontraban en el Gran Comedor estaba repletas de comida, menos el sitio en el que se había acomodado, recordando a la perfección que nadie habituaba a ocupar los extremos del mueble.

Tomó su pluma, comenzando a plasmar pequeñas notas que recordó que habían visto en clase esa mañana—. Por cierto... —elevó su mirada, buscando con la misma al muchacho—, los elfos no son esclavos, están aquí trabajando voluntariamente por mucho que me disguste eso — La comunidad mágica resultaba ser cruel de una u otra forma, en vez de elegir esforzarse para aprender y ser independiente, le dejaban el trabajo duro a otros seres, quienes al criarse de esa forma -sirviendo a otros, transportándolos gracias a su habilidad especial- no conocían otra forma de vida. Hufflepuff los había introducido en el castillo para que trabajaran, no para que otros abusaran de la satisfacción que aquellas pequeñas criaturas experimentaban al servir a alguien. Dejó escapar un suspiro, el cual pronto dio paso a una sonrisa que fue apoderándose con parsimonia sobre sus afresados labios, contempló como el Ravenclaw degustaba de su tarta, ¿es que acaso no veía lo mismo que ella?—. De hecho, esa torta que estás comiendo es puro y exclusivamente por mérito de ellos, ¿No crees que es una grandiosa oportunidad para darles las gracias por lo menos una vez? —su tono de voz siempre tintado de dulzura no sonó como un desafío, ciertamente lo fue. Y mientras aguardaba por su respuesta, la pelirroja volvió a su escrito, finalizando con el párrafo.



I’ll stand by you;; Won’t let nobody hurt you:


avatar
Rose M. Weasley
#Gryffindor - Prefecto
#Gryffindor - Prefecto

Lechuzas :

122


Ingreso :

21/01/2015



http://lovely-nathrper.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: if you're going to blame someone, do not look at me » Jacob C.

Mensaje por Invitado el 24th Febrero 2015, 8:24 pm

La chica menciona su apellido como si no estuviera muy segura de quien era. Kray, por su parte, conoce todo lo que puede conocer respecto a ella sin invadir su intimidad o fiarse de los chismorreos que corren en los pasillos del colegio respecto a ella y su familia. Que después de todos aquellos años compartiendo clases, partidos y demás eventos, ella pareciera dudar, solo le hacía sentir como si fuera una hormiga. No solo hería, es más, con ello solo conseguía que aumentara su desprecio hacia ella. Así que si eso era lo que prentendía, lo había conseguirdo. Su aire de autosuficiencia pasó a convertirse en una expresión gélida, intentando encubrir toda emoción que delatara su orgullo herido, dedicándose a asentir en confirmación simplemente una vez.

Le había preguntado quien era y estaba dispuesto a contestarle, pues lo tenía claro. Ella, por su parte, trata de hacerse destacar por sus méritos. Sus ojos se posan en la enseña de prefecto, luego vuelven a subir hacia la mirada de la chica, sacudiendo la cabeza ligeramente con una sonrisa en su rostro. ¿Pretendía acallarle o mostrar su valía? ¿De verdad pensaba que una insignia dada aleatoriamente a unos alumnos valía para algo? A Jacob ni le intimidaba ni le producía respeto. También su padre llevaba siempre colgado del lateral de su chaqueta una 'medalla al valor', pero al hombre no  le quedaba ni gota de eso en el cuerpo.  Jacob no era gran amigo de la autoridad y no le importaba pasarse una semana en la sala de castigos por decir o hacer lo que quería.

Para mí tan solo una hija de héroes, por el momento. ¿O te crees que el interés que todos muestran en ti es por tu cara bonita? Deberías empezar a asumirlo. — Dice recordando aquel sabio consejo de que solo una vez que aceptas tus debilidades y defectos dejan de ser un arma para tus enemigos. Jacob lo había interiorizado, haciendo de ser un sangre sucia un orgullo para que nadie pudiera utilizarlo contra él. Al fin y al cabo, le estaba dando un gran consejo.  Para él la guerra que vivieron los padres de la chica era un hito lejano que nunca había llegado a comprender o interiorizar...a sentir. Por ello, no le infundía ese respeto y agradecimiento hacia el bando vencedor. De hecho, y aunque no pueda decirlo por su propio bien, tiene más interés en Lord Voldemort que en los esfuerzos que se llevaron a cabo para detenerlo. No se avergüenza en admitir que la figura de aquel mago oscuro lo atrae e intriga, porque lo comprende y, hasta cierto punto, se identifica con él, sobre todo lo que ha leído sobre su infancia y juventud.

Respecto a la chica, sabía que era inteligente, tenía talento y, efectivamente, una cara bonita - aquello no se lo podía negar. Probablemente aquella insignia estaba bien merecída, no lo discutía. Pero si fuera una alumna cualquiera, de padres, por ejemplo, muggles, seguro que al pasar desapercibida no ostentaría todos los méritos que ahora ostenta. ¿Tanto le costaba admitir que había nacido en cuna de oro?

Se termina su postre en varios enormes bocados, aprovechando que la leona ha vuelto a tomar la palabra. De repente se ha visto envuelto en un interesante debate con la Weasley y no pretende huir de la conversación. Toma asiento a su lado sin pedir ni necesitar permiso alguno, interrumpiendo aquella sesión de estudio tan atípica. No sabía cómo podía concentrarse con el estruendo de las cocinas.

No por prohibir llamarlos esclavos dejan de serlo. Puedes llamarlos como quieras, pero un nombre es solo eso, vacío de contenido si los seguimos tratando igual, ¿no crees? — Critica, acomodándose en la silla hasta que está con dos patas en el aire, balanceándose hacia atrás. Era conocedor de que la madre de la chica había llevado a cabo la campaña de derechos de los elfos, pero la sociedad mágica todavía no había adaptado del todo lo del papel a la realidad. No era solo culpa de los magos, muchos de los elfos se negaban a dejar atrás sus costumbres. — Además, algunas personas disfrutan siendo esclavos. — Al añadir esto algún elfo con a oreja puesta en la conversación desequilibró mágicamente su silla, aunque la bondad innata de las criaturas hacía que no se plantearan dañar a los demás y la silla solo calló hacia delante, quedándose solo en un pequeño susto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: if you're going to blame someone, do not look at me » Jacob C.

Mensaje por Rose M. Weasley el 9th Marzo 2015, 3:04 pm

Dejó caer sus hombros en cuánto lo escuchó, intentando no mostrarse decepcionada. El chico tenía razón, debería estar acostumbrada a que la identificaran gracias a los logros de sus padres. No obstante, ella tenía su propia opinión y era difícil que cambiara de parecer en algo, siendo lo obstinada que podía llegar a comportarse—. En ningún momento lo he negado. Solo pensé que me dirías algo diferente —esbozó una pequeña sonrisa, mirando al muchacho, prestando atención a la tonalidad verdácea que este poseía en sus pupilas. Una mirada era capaz de expresar y transmitir más cosas que con las palabras. A Rose le gustaba que, cuando estuviera entablando una conversación, mantuvieran a su vez una conexión de miradas—, Estoy orgullosa de ellos, de cómo sacrificaron lo más preciado para traer la paz al mundo, pero eso no quiere decir que cada vez que me presente, tenga que nombrarles.  Puede que toda la comunidad mágica reconozca mi apellido paterno, pero te aseguro, que en un futuro no muy lejano, más bien cercano, serán mis propios méritos los que me describan—no deseaba abarcar ese tema por mucho más tiempo, era diferente a sus progenitores y esperaba que entendieron eso. Todos los Weasley habían nacido con la presión de las expectativas, el mundo parecía esperar mucho de ellos, mientras que los niños solo deseaban tener una época de estudios y un futuro tranquilo, sin sentir temor por decepcionar a alguien, o que al equivocarse, sean duramente juzgados. Pero nadie más que ellos lo entendían, o siquiera se esforzaban por hacerlo—. ¿No desearías tú también eso? ¿No lo deseas?

Aun con su mirada en el pergamino, examinándolo minuciosamente en busca de alguna falta de ortografía o de coherencia, escuchó sus pasos dirigirse en su dirección, para posteriormente captar su figura tomando asiento. Supuso que él también se había dado cuenta de que podrían estar estorbando—. No son esclavos —volvió a repetir con suavidad, elevando apenas su mentón, y descansando sus orbes en dichas criaturas mágicas—, Una persona con dichas características, está privada de sus acciones, de sus pensamientos, y hasta me atrevería a decir que de sus sentimientos. En cambio, los elfos pueden renunciar cuando lo deseen, nadie se los prohibirá. Sin ignorar el asombroso hecho de que son los únicos que pueden trasladarse con total tranquilidad, incluyendo Hogwarts, sin temor de sufrir una despartición. Son inteligentes y muy habilidosos. Tienen la capacidad de utilizar la magia sin tener que canalizarla a través de la varita, como nosotros. Creen que tienen una deuda con los magos, pero lo cierto, es que esa deuda hace tiempo fue saldada —dejó escapar un suspiro, arreglando sus rojizas hebras hacia un costado de su cuello, junto con una pequeña risa cantarina que la traicionó al contemplar la hazaña del elfo doméstico—. Deberías cuidar tus palabras, a menos que quieras acabar envenenado o con el estómago revuelto. Después de todo, nadie más que ellos se ocupan de lo que comemos —tomó la cuchara que anteriormente estaba usando, cortando un pedazo de su tarta de manzana y degustando de tal delicia, diciéndose a sí misma que podría comer eso toda su vida. Aun sentía deseos de ayudar a terminar a preparar los distintos platos que los inquilinos disfrutarían esa misma tarde, pero ya no se encontraba sola, y estaba completamente segura que Kray rechazaría su oferta . Y hablando del joven de séptimo, ¿Qué es lo que ella conocía de él? Era un año mayor, dejaría pronto el castillo escocés. Lo había visto en clases cuando llevaba algún encargo de los profesores, también era su obligación advertir sus diferentes ubicaciones cuando estaban sobre la escoba, en pleno vuelo, intentando ayudar a su equipo al alzarse con la victoria. Era hijo de muggles -aunque ese rasgo no tenía ninguna importancia para la chica- y solía ser lo suficientemente travieso para conocer el Aula de Castigos. Pero nada de eso le servía para aventurarse en desvelar los misterios en cuánto su personalidad, no esa que mostraba la mundo, si no la que habitaba en su corazón.

Rose solo deseaba tener un agradable intercambio de opiniones, antes de que las agujas del reloj le anunciara que debería continuar con sus obligaciones. Y si en ese período de tiempo, podía conocer más a la persona que tenía al lado, no lo desaprovecharía—. Entonces, ¿algo que me quieras contar acerca de tí, Kray? Aparte de que tienes talento para el Quidditch, y para esquivar mis bludgers —un tinte de diversión se filtró entre sus palabras, a la vez que ladeaba su rostro con una de sus célebres sonrisas dulces, la primera que le dirigía al águila desde su encuentro—. ¿O acaso me permitirás conocerte lo suficiente hasta tener mi propia opinión? —la curiosidad era tal vez el rasgo que más preocupaba en la hechicera, esta no conocía límites. Varias veces había terminado en aprietos, mas ella se negaba a dejar esa parte de su ser. Gracias a su curiosidad era que le gustaban los libros y no los veía como herramientas de estudio, si no de conocimiento, de diversión.



I’ll stand by you;; Won’t let nobody hurt you:


avatar
Rose M. Weasley
#Gryffindor - Prefecto
#Gryffindor - Prefecto

Lechuzas :

122


Ingreso :

21/01/2015



http://lovely-nathrper.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: if you're going to blame someone, do not look at me » Jacob C.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.